Los dueños del agua

Por sexto Mundial consecutivo, EEUU se quedó con el medallero, delante de China y Rusia; en Brasil, que ganó 10 preseas, se empieza a ver la cosecha

La primera semana de los Mundiales de natación de piscina de 50 metros, es de China, porque los asiáticos son especialistas en saltos ornamentales. En la segunda, cuando comienzan las carreras de natación, Estados Unidos hace valer su peso en el agua y tuerce para su lado el medallero, esa tabla que hace más grande a las potencias de cualquier disciplina.

En Barcelona 2013, que culminó el domingo en el Palau Sant Jordi, Estados Unidos tuvo que esperar hasta la última prueba para asegurarse el medallero. El oro en la posta de 4x100 metros libre femenino, que corrieron Missy Franklin, Jessica Hardy, Dana Vollmer y Megan Romano, le brindó el triunfo y mantenerse por sexto Mundial consecutivo como líderes en esa clasificación.

Al igual que en las dos anteriores ediciones (Shanghái 2011 y Roma 2009), el segundo fue China y el tercero Rusia.

En Roma 2009 los chinos estuvieron muy cerca de arrebatarle el primer lugar a Estados Unidos. En esa ocasión, ambos ganaron 11 de oro, pero los norteamericanos  consiguieron más de plata.

EEUU manda desde 2003
La última vez que los nadadores de Estados Unidos culminaron debajo del primer lugar fue en Fuokoka 2001, cuando Australia culminó en lo más alto, China segundo y los estadounidenses terceros.

La mejor expresión del formidable Ian Thorpe, que logró seis medallas (200 m, 400 m, 800 m, 4x100 m, 4x200 libre y 4x400 cuatro estilos), condujo a los australianos al primer lugar. En 2001, los océnicos lograron 13 de oro. China consiguió 10 y Estados Unidos 9.

Desde entonces (ver cuadros), Estados Unidos lideró el medallero y estableció un reinado que alcanzó sus puntos más alto con Michael Phelps, ausente en Barcelona 2013, y que extendió con una pléyade de figuras que hicieron sonar una y otra vez el himno de su país en el inmenso Palau Sant Jordi.

Brasil es Sudamérica
Para los países del continente sudamericano, los podios de los Mundiales de piscina de 50 metros de natación suelen estar muy lejos. El único que saca la cara por el continente es Brasil, que –en medio de la euforia que desató la organización de los Juegos Olímpicos de 2016 y promovió una millonaria inversión para desarrollar atletas de elite– culminó octavo en Barcelona 2013 con tres preseas doradas y 10 en total, más del do ble de las que había conseguido en 2011.

En el Mundial que culminó el domingo también subió al medallero Colombia, a través de Óscar Duque, que logró el oro en high diving, la disciplina que se inauguró en el mundial español.

En el siglo XXI, además de Brasil y Colombia, Venezuela se había anotado una medalla de bronce en 2007.

Seis disciplinas
Los mundiales en piscinas de 50 metros se desarrollan en años impares y son los únicos que reciben además de las pruebas de natación, las de waterpolo, saltos, high diving, aguas abiertas y nado sincronizado. Los mundiales de piscina corta (25 metros), que se realizan en años pares y el próximo será en Doha 2014, solo reciben pruebas de natación.

En Barcelona 2013, la natación la dominó Estados Unidos con 13 de oro (hubo 40 en juego), China logró cinco; saltos ornamentales China con 9 de las 10 de oro, Alemania se llevó la restante, y nado sincronizado fue de Rusia, como siempre, con las siete que hubo en juego.

En aguas abiertas, Alemania ganó dos de las siete, las demás fueron para Brasil, Grecia, Túnez, Estados Unidos e Italia.

En waterpolo el oro fue para Hungría (hombres) y España (mujeres), en tanto high diving fue para Colombia y Estados Unidos.

Seis récords
El torneo de Barcelona estableció seis nuevas marcas mundiales, dos de ellas a cargo de los mismos nadadores: Katie Ledecky (Estados Unidos) y Ruta Meilutyte (Lituania).

Las mujeres españolas
Las 12 medallas que logró España en el Mundial las consiguieron mujeres, una tendencia que ya se inició en los Juegos Olímpicos de Londres (11 sobre 17 medallas) y que demuestra el emergente talento femenino español en el deporte de alta competición.

Quedó totalmente establecido ese histórico carácter residual del deporte femenino español. Cada vez las mujeres en España compiten más y mejor, hay más practicantes, tienen, cuanto menos, la misma capacidad de sacrifico que los hombres y, por los últimos resultados, se han adaptado mejor a los tiempos de crisis.

El mayor éxito, la medalla de oro, fue el del equipo de waterpolo.


Populares de la sección

Comentarios