Los dibujos del Maestro

Con el plantel completo Tabárez maneja opciones para suplir la baja de Luis Suárez y acostumbrarse a modificar su fisonomía de equipo
A nueve días del debut de Uruguay por la Copa América ante Jamaica en Antofagasta, se completó el plantel de los 23 futbolistas y el cuerpo técnico encabezado por Óscar Washington Tabárez planifica la recta final de la preparación con un objetivo: conformar un equipo dinámico, agresivo y contundente que no extrañe a su hombre estrella: Luis Suárez.

Si bien Uruguay viajará a Chile como campeón defensor, la mirada de este proceso de selección tiene un objetivo claro, la cita mundialista de Rusia 2018,y en ese sentido Tabárez conformó una lista como para que la renovación generacional tenga un bautismo de fuego.

Aún así, la responsabilidad de Uruguay en la Copa América es grande porque, al margen de la avaricia de quienes solo reclaman resultados, este equipo siempre logró arreglárselas con las armas disponibles y hacer camino al andar.

Luego de conocida la sanción impuesta a Luis Suárez por el episodio con el italiano Giorgio Chiellini durante el Mundial de Brasil, Tabárez y su cuerpo técnico comenzaron a dibujar un nuevo equipo en el pizarrón, que pudo verse en los últimos amistosos post Mundial 2014, ante Costa Rica, Chile y Marruecos.

En la cabeza de Tabárez está el dilema a resolver: ¿Cómo jugar sin Suárez y ser igual de agresivos en ataque?

Con hombres como Giorgian De Arrascaeta en el callejón central, Cristhian Stuani –que puede jugar como volante externo o sumarse a la camada de delanteros para acompañar a Cavani– más Diego Rolan, Jonathan Rodríguez y Abel Hernández, Tabárez debe ensayar desde lo táctico fórmulas y opciones para lograr la expresión colectiva que el equipo necesita para defender el título y consolidar un nuevo bloque rumbo al Mundial de Rusia.

Pudo ser perfecta

La Copa América llega en un momento donde cinco jugadores sudamericanos pueden colarse en el top 20 mundial.

Por eso la falta de Suárez hace que el torneo no sea perfecto, ya que estarán James Rodríguez, Arturo Vidal, Neymar y Lionel Messi.

Para el mundo deportivo Suárez es una atracción, pero para Uruguay es un arma de lujo, el primer recurso para ofender al arco rival y el líder futbolístico luego de que Diego Forlán le indicara el camino.

Ante Costa Rica

Ante los ticos Uruguay empató 3 a 3 y luego perdió por penales en un resultado anecdótico, pero que sirvió para el debut celeste de dos volantes que estarán en Chile: Guzmán Pereira y Carlos Sánchez.
Esa noche Uruguay alineó en un 4-4-2 a Fernando Muslera; Maximiliano Pereira, José María Giménez, Diego Godín, Álvaro Pereira; Carlos Sánchez, Arévalo Ríos, Nicolás Lodeiro, Cristian Rodríguez; Edinson Cavani y Luis Suárez.

Perfectamente puede ser ese, sin Suárez y con la aparición de Diego Rolan, Jonathan Rodríguez o Cristhian Stuani para acompañar a Cavani en ofensiva y si Lodeiro evoluciona favorablemente de su esguince ligamentario en la rodilla, el equipo para los partidos ante Paraguay y Argentina en la fase de grupos, ya que ante Jamaica, Uruguay tendrá una mayor vocación ofensiva y puede llegar a plantear un 4-3-3 desde lo táctico.

Ante Costa Rica el punto más débil fue la defensa, ya que Álvaro Pereira sufrió por el carril izquierdo cuando le lanzaron pelotas a su espalda, algo en lo que deberá mejorar ya que será titular ante la ausencia de Martín Cáceres y la juventud del otro lateral natural en su puesto: Gastón Silva.

En la zona media Sánchez demostró credenciales como para seguir, fue el mejor jugador de Uruguay y demostró el mismo ritmo del que exhibe River Plate.

El ex Liverpool aporta dinámica, llegada por las bandas, precisión en las pelotas quietas y gol.
Está claro que por características, Uruguay es un equipo de respuesta más que de propuesta y se le complica jugar ante rivales que se abroquelan en su zona defensiva para contragolpear.

Ante Jamaica y Paraguay, equipos que seguramente se le cierren atrás, Uruguay deberá buscar la mejor fórmula para llegar al gol y manejar la ansiedad.

Ante Chile

Uruguay venció a Chile en un partido donde sufrió por lo apretado del resultado pero donde se vio el mejor volumen de juego.

El equipo de Tabárez atacó con claridad, tuvo la posesión de la pelota y dinámica para golpear en los momentos claves.

Uruguay alineó a Fernando Muslera; Maximiliano Pereira, José María Giménez, Diego Godín, Álvaro Pereira; Carlos Sánchez, Egidio Arévalo Ríos, Nicolás Lodeiro, Cristian Rodríguez, Diego Rolan y Edinson Cavani, un calco del equipo que puede jugar en esta Copa América.

El sistema táctico fue un 4-4-2 cuando Uruguay tenía la pelota en posesión ofensiva y se convirtió en un 4-2-3-1 con Cavani suelto arriba cuando le tocó defenderse.

Con ese dibujo, Arévalo y Lodeiro tomaban la contención por detrás de Sánchez, Rodríguez y Rolan.

Fue el primer partido donde Lodeiro pudo demostrar verdadera polifuncionalidad. A sus características naturales, el sanducero le sumó capacidad para hacer el desgaste, tapar espacios y, con la pelota y oxígeno, quebrar líneas en ofensiva.

El ingreso de Corujo le dio una mayor intensidad defensiva y será otro de los comodines –tanto de lateral como de volante externo defensivo– con el que contará Tabárez.

Si se toma como referencia el partido con Costa Rica, ante Chile Uruguay mejoró en su intensidad defensiva, no tuvo errores conceptuales en la cobertura de los laterales pero volvió a sufrir por arriba, ya que recibió un gol de cabeza.

Con dos centrales de buena estatura como Godín o Giménez, los goles de cabeza pueden llegar por distracciones en las referencias o una mala adjudicación de marcas en una defensa zonal.

Ante Marruecos

El penúltimo amistoso de Uruguay antes de la Copa América –se despide ante Guatemala mañana– se jugó en Agadir ante Marruecos donde solo se destacó la victoria por la mínima merced a un gol de Cavani.

Uruguay comenzó el juego con un 4-3-3 con Fernando Muslera; Maximiliano Pereira, Diego Godín, José María Giménez, Álvaro Pereira; Carlos Sánchez, Egidio Arévalo Ríos, Nicolás Lodeiro; Jonathan Rodríguez, Edinson Cavani y Diego Rolan, un equipo que bien podría ser el del debut ante Jamaica el 13 de junio en Antofagasta.

Atacar con tres hombres posibilita hacer una presión alta, que si se ejecuta correctamente puede generar errores en la salida del rival y ocasiones de gol. Cavani volvió a pararse como el hombre más adelantado en Uruguay pero ofreciéndose a hacer el desgaste para apretar en bloque a los laterales de Marruecos.

El delantero de Paris Saint-Germain corre con el privilegio de que su biotipo le permite hacer ese desgaste defensivo pese a ser referencia en ataque.

Por las bandas, Rolan y Rodríguez pueden ser los extremos que alimenten las diagonales del goleador, pero será importante que la línea medular responda para no obligar a los punteros a tomar atribuciones defensivas.

La presión alta es una herramienta que necesita jugadores concentrados y muy aplicados tácticamente, para no perder balones en el hueco que queda entre los volantes externos y los laterales.

De cara a la Copa América, Tabárez deberá formar un equipo compacto con dos bloques de cinco jugadores. Por un lado la zaga y Egidio para defender y Sánchez junto a Lodeiro y los tres hombres de ofensiva para atacar.

Si Lodeiro y Sánchez no se conectan los hombres de ofensiva quedan aislados y si el rival apela a transiciones rápidas, la columna vertebral del equipo se descalabra.

Arévalo Ríos fue, es y será, el eje de este grupo de jugadores, pero deberá contar con la colaboración de un volante más de marca y de laterales sacrificados ante equipos que salgan a proponer, como será Argentina en el grupo o Chile, Colombia y Brasil ante un eventual cruce.

El 4-3-3 tiene la contrapartida de desgastar a Lodeiro. Si el sanducero no encuentra un socio para la transición el equipo se parte, dejando solo a Cavani y sin apoyo defensivo.

Populares de la sección

Acerca del autor