Los desafíos aurinegros para 2016

El equipo de Bengoechea debe apostar a ganar clásicos –algo que el DT aún no pudo en cinco dirigidos–, inaugurar el estadio propio, ganar el Uruguayo y mejorar la producción en la Copa

Pablo Bengoechea tiene una espalda ancha en Peñarol merced a lo que significó como jugador y capitán, no solo del segundo quinquenio del club, sino por lo que fue la supremacía que logró en cuanto a clásicos ganados y goles que le anotó a su eterno rival Nacional.

Esa misma espalda es la que le permitió seguir como técnico hasta junio luego de haber ganado apenas un Torneo Apertura en el cual futbolísticamente su equipo rindió poco. Salvó con lo justo.

Ese será un reto determinante para la segunda mitad del campeonato y para este 2016 que acaba de comenzar. Porque Peñarol viene de perder la final del Uruguayo pasado –nada menos que ante Nacional– y tendrá que ganar sí o sí esta edición que terminará a mitad de año. Entre otras cosas, de ello depende la continuidad o no de Bengoechea.

Pero antes que eso, el técnico aurinegro deberá afrontar otros desafíos muy importantes y que tanto el presidente Juan Pedro Damiani como el gerente de fútbol, Juan Ahuntchain, se lo hicieron saber en los primeros días de diciembre cuando su manejó la posibilidad de que no continuara. Uno de ellos es ganar los clásicos de verano. O al menos, no perderlos. "No te regales", le dijo literalmente Damiani en un almuerzo que compartieron en su casa tras haber ganado el Apertura.

Es que Bengoechea además ha dirigido cinco partidos ante el rival eterno y no ha podido ganar ninguno: empató dos y perdió tres. Eso es es algo que está en el debe y él más que nadie lo tiene claro por lo que fue como jugador y justamente la importancia que tuvo en esos encuentros.

Un hecho que no pasará inadvertido será la inauguración del futuro estadio de Peñarol. Se transformará en uno de los hechos del año y con él, habrá que abordar nuevas responsabilidades como jugar la Copa Libertadores de América allí, el clásico del Clausura y, obviamente tratar de ganarlo o al menos no perderlo porque sería complicado para la historia carbonera perder el primer partido ante Nacional que se dispute allí.

Además, otro de los objetivos del club es mejorar sustancialmente lo hecho en las últimas Libertadores por parte del equipo, algo por lo que se sueña desde 2011.

DEPORTIVO

GANAR UN CLÁSICO, EL URUGUAYO Y MEJORAR EN LA COPA

Pablo Bengoechea ha dirigido hasta ahora cinco clásicos desde que se hizo cargo de la dirección técnica de Peñarol y no ha podido ganar ninguno, siquiera uno de verano. Eso, en un hombre quien supo ser determinante en esa clase de partidos ante Nacional, es un debe importante y se lo hicieron saber en diciembre. Además, Peñarol está clasificado al menos para la definición del Uruguayo por ser campeón del Apertura; viene de perder la final pasada y hay que ganar. Además, la intención es mejorar las pálidas imágenes dejadas últimamente en la Libertadores.

TERMINAR EL ESTADIO

SERÁ LOCAL EN SU PROPIA CANCHA

Como no sucede desde que se inauguró el Estadio Centenario –salvo algunas excepciones cuando jugó en Las Acacias– Peñarol tendrá próximamente terminado su propio escenario. Una obra magnífica y que será el primer escenario FIFA que tendrá el fútbol uruguayo.

Sin embargo, el hecho de jugar allí todos sus encuentros como locatario también implica algunas responsabilidades, como la de ganar la mayor cantidad de encuentros. No hay que olvidar que la intención de Peñarol es llevar a Nacional a jugar allí el clásico del próximo Torneo Clausura que será el 8 de mayo venidero y, por supuesto, hay obligación de ganar.


Populares de la sección