Los cuatro momentos que le valieron el oro a Simone Biles

La gimnasta afroamericana ratificó su condición de una de las mejores de la historia

Era uno de los puntos clave del calendario olímpico: el All Around Individual, el momento en el que se consagra la campeona de una generación. Ya había sido clave para que las "fabulosas cinco" le aseguraran otro título olímpico a EEUU, a esta altura la incontestable potencia de la gimnasia femenina. Y desde mañana vendrán las competencias individuales por aparato, donde buscará seguir alargando esa leyenda que ya tiene 10 títulos mundiales, y que le ha valido el mote pesadísimo de "la nueva Nadia Comaneci".

Biles suelo

Embed

Biles viga

Embed


Barras asimétricas

Embed


Biles Potro

Embed

Pero ayer, esta niña de 19 años, con cambió una historia de abandono y pobreza en su niñez por una de perfección gimnástica desde que alguien descubrió su talento en la escuela, fue la reina de los Juegos Olímpicos. Con perfección técnica, pero también gracia, esa que muchas veces desaparece de los rostros de las estresadas adolescentes que cargan sobre sus hombros con las expectativas de un país.

Así, Biles ganó el oro, seguida por su amiga y capitana del equipo de EEUU, Aly Raisman. En tercer lugar quedó la rusa Aliya Mustafina, que la puso a prueba pero se terminó rindiendo ante tanto talento.

Primero fue el potro, que dominó con solidez, luego las barras asimétricas, su punto más flojo y el único que se espera que no gane en individuales, luego la barra fija, para mostrar garra y templanza cuando sus rivales la pasaron momentáneamente en el puntaje, y finalmente, el arte del ejercicio de suelo, donde levantó al estadio entero y aseguró la medalla de oro.

Ahora, Biles apunta al récord de convertirse en la primera gimnasta que se va de unos Juegos con cinco de los seis títulos en disputa.

Y ya tiene reto: aguantar un nuevo ciclo y convertirse en la tercera mujer en la historia que revalida el oro olímpico, algo que no consiguió ni siquiera Nadia Comaneci, campeona en 1976 pero subcampeona en 1980. Suficiente desafío para que la reina de una generación siga haciendo historia. l