Los clásicos más recordados del nuevo milenio

El Observador escogió dos triunfos manyas y dos bolsos. Repasalos y elegí el tuyo

El hincha sueña partidos, sueña momentos, sueña goles. Elabora en su mente jugadas del ídolo. Sueña el festejo con el que tiene al lado, quizás desconocido. En síntesis, sueña triunfos.

El Observador escogió dos clásicos ganados por cada equipo de la última década, que concretaron esos deseos de bolsos y manyas.

El clásico del "Lucho" Romero
En el Torneo Clausura de 2004, el clásico definía muchas cosas. Nacional, que estaba fuera de competencia de este certamen, tenía asegurada su presencia en las finales por haber ganado el Apertura y, si le ganaba a Peñarol, lo dejaba afuera de la lucha. El aurinegro iba ganando 2 a 0 con dos anotaciones de Carlos Bueno. Faltaban 15 minutos y Hugo de León mandó a la cancha a Luis Romero, uno de los delanteros más identificado con los aurinegros en los últimos tiempos. Cuando parecía que la historia era carbonera, cuando el "Lucho" cumplía cinco minutos en la cancha, a los 28, anotó el descuento. Luego, a los 36, decretó el empate para el delirio de los hinchas tricolores. Los hinchas aurinegros no lo podían creer. Y los bolsos no sabían cómo expresar tanta alegría. Pero, por si fuera poco, cuando el partido se moría, Romero encabezó una de las últimas jugadas del pleito: vio al "Loco" Abreu solo en el borde del área mayor y se la pasó. El minuano apuntó y la mandó a guardar. Delirio y triunfo tricolor en una gran remontada.

El Uruguayo de Chilavert
Nacional venía de ganar un tricampeonato y estaba cerca del tetra, al haber ganado el Apertura en 2003. El Clausura lo ganó Peñarol y la Anual también. Por eso, si  triunfaba en la final contra el tricolor cortaba la racha de su tradicional rival y volvía a ganar un Campeonato Uruguayo luego de cuatro años. José Luis Chilavert, uno de los pilares aurinegros en el Torneo Clausura que Peñarol finalmente se llevó, fue protagonista de la final, bajo la conducción técnica de Diego Aguirre. El experimentado portero guaraní sacó un potente remate de media distancia que Bava, el guardameta que estará el próximo domingo en el arco albo, logró rechazar. Pero en el rebote apareció Joe Emerson Bizera para decretar el único gol del partido, que marcó el triunfo y el título para Peñarol.

Una goleada al son de Lodeiro y Matute
El tricolor venía arrasando en el Torneo Apertura de 2009. El clásico no fue menos y lo empezó ganando casi desde el vestuario, tras una salida en falso de Sebastián Sosa que Mario Regueiro logró aprovechar para así estampar el primero del partido. El bolso tuvo las situaciones más claras y dominó mayormente el juego. Lodeiro, uno de los grandes protagonistas del partido, logró meterse en el área en una maniobra no muy prolija, eludió al portero mirasol en una requebrada memorable y marcó el segundo gol del pleito. En el complemento, el propio "14" tricolor se la pasó al "Morro" García quien ejecutó un notable disparo que se metió contra el segundo palo. Una gran victoria alba.

Cuando Bueno fue protagonista
Pacheco es especialista en golazos de tiro libre contra Nacional y la tarde del 12 de mayo de 2008 no fue la excepción. El ídolo aurinegro sacó un notable disparo que se metió en el ángulo superior derecho del arco de Alexis Viera. Luego, el segundo, fue una orquesta del "Pollo" Olivera que se sacó a varios jugadores tricolores de encima -con gambetas y caños incluidos- y realizó un gol memorable. El hincha mirasol, en ese primer tiempo, sufrió el descuento tricolor por intermedio de Bertolo. Pero Carlos Bueno, que tenía experiencia en la red contra los tricolores, logró anotar el tercero tras un notable pase de Pacheco. En el amanecer del complemento, Olivera volvió a mojar para liquidar la historia. Bueno, no solo fue protagonista por el gol, sino también por hacer enojar a Fornaroli y Cardaccio, quienes resultaron expulsados tras la provocación del delantero aurinegro.

Vos, ¿cuál recordás? Compartilo

Los mejores clásicos entre Nacional y Peñarol

Populares de la sección

Comentarios