Los chicos la dejaron pasar

Con los grandes en flojo nivel, los chicos no aprovecharon la oportunidad de ir por el título

El Apertura que acaba de finalizar será recordado por su bajo nivel y por la magra producción de los clubes "grandes", quienes dejaron varios puntos en el camino. Peñarol, el campeón con tan solo 31 unidades en 45, uno de los promedios más bajos en el historial de torneos cortos, y Nacional, que finalizó a una unidad.

¿Y qué pasó con el resto de los clubes? La que pudo haber significado una buena oportunidad para que los equipos "chicos" pudieran pelear por el campeonato solo fue aprovechada por Cerro, quien en las últimas fechas escaló hasta llegar hasta la última fecha con posibilidades de levantar la copa y finalizó a tres puntos del campeón. Los demás conjuntos dejaron pasar una gran ocasión para meterse en la definición del primer certamen de la temporada y terminaron lejos de los primeros puestos.

En la franja entre los 20 y 25 puntos se colocaron equipos que habían arrancado el torneo no con chapa de candidatos, pero sí de poder estar más arriba.

Wanderers, que había jugado la Copa Libertadores en el primer semestre del año, cambió de DT, llegó Gastón Machado por Alfredo Arias, y tuvo un gran inicio con cinco partidos invictos entre los que estuvo el triunfo ante Nacional por 2-1 en el Viera. Luego tuvo derrotas y triunfos y en la recta final estuvo cinco fechas sin ganar –cuatro empates y una caída– que lo dejaron fuera de la pelea, para terminar el Apertura con 24 puntos tras su triunfo en el partido final ante Rentistas.

Con una unidad menos, 23, se ubicó el River Plate de Juan Ramón Carrasco. En su regreso a los darseneros, el técnico que ha sabido ser protagonista con equipos en desarrollo estuvo lejos de serlo. El club del Prado venía de terminar segundo en el Clausura, con Guillermo Almada de DT y no pudo repetir. "JR" mantuvo la base del plantel, incluido Michael Santos, quien fue figura en el semestre anterior, pero su equipo quedó lejos.

El DT se dio el lujo de golear a Peñarol, que fue campeón, y su conjunto fue el que más tantos anotó, un sello de su estilo.

Fénix, de Rosario Martínez, se metió en esa franja y sumó 23 con seis triunfos, cinco empates y cuatro derrotas, que le permitieron terminar por arriba de Danubio y Defensor. Fue el que recibió menos goles, fiel a la escuela de su DT.

Los franjeados de Maroñas, que jugaron Copa Sudamericana, tuvieron dos triunfos en el arranque, pero luego cayeron en una racha negativa con tres derrotas, dos empates y otras dos derrotas. En ese pozo, cambiaron de DT: se fue Jorge Castelli y asumió Lucho González, quien terminó invicto en las últimas seis fechas, con cuatro victorias y dos igualdades que le permitieron sumar 22 puntos.

Y Defensor, que volvió a ser protagonista en un torneo continental, por el Apertura hizo 21 unidades. El equipo de Juan Tejera tuvo un gran comienzo con cuatro partidos ganados –uno de ellos ante Peñarol– que lo dejaron en la cima de la tabla. Pero luego comenzó a sentir la doble actividad. Cayó ante Liverpool, empató ante Villa Teresa y luego perdió 4-0 ante Nacional. Su crisis se agudizó y en siete partidos solo ganó dos, para cerrar el torneo con dos derrotas.

La zona baja

En la franja de 15 a 20 puntos se colocaron siete equipos. El Tanque Sisley quedó con 19 puntos y tuvo la virtud de empatarle a ambos grandes. Lo siguió Rentistas, que se mantuvo en su nivel con respecto a los anteriores torneos y sumo 18 unidades.

Sud América, que tuvo un arranque complicado y cambió de técnico, logró repuntar y quedó en la misma posición que el "bicho colorado" y que Liverpool, que regresó a Primera y en el Clausura buscará la permanencia.

Plaza, otro ascendido, y Racing, último en el pasado Clausura, igualaron con 17 puntos, mientras que Juventud, que debutó en la Sudamericana, terminó anteúltimo con 15 puntos.

La tabla la cerró lejos Villa Teresa con 5 unidades, quien ya tiene comprometida su permanencia.

Populares de la sección

Acerca del autor