Los calambres van dejando enseñanzas a Pereiro

El juvenil volante se retiró por molestias musculares por segunda vez consecutiva, pero ya está recuperado y a la orden para el jueves ante Gremio

A los 70 minutos del partido del domingo, que Nacional le ganó a Rentistas 2-0 por la segunda fecha del Clausura, el juvenil volante Gastón Pereiro se acercó al banco de suplentes, giró su pierna izquierda, se tomó los gemelos y le mostró a la sanidad y al técnico que sentía un calambre. Instantes después lo sustituía Richard Porta. Lo mismo había sucedido una semana antes, en el estreno de los tricolores en el Clausura frente a Racing. Esa vez fue a los 74’.

“Gastón está bien, lo único que tuvo fue un calambre. Ya le había pasado la semana pasada. Siente la molestia durante el partido y al otro día está bien”, explicó a El Observador un integrante de la sanidad de Nacional.

Hasta diciembre, Pereiro jugaba en Tercera división, tenía edad de Cuarta y giraba en la órbita del plantel principal, aunque sin la notoriedad y el suceso que alcanzó por estos días. Apenas era un juvenil más. Pero así es la vida del futbolista en Uruguay. El talento rápidamente lo empujó y lo hizo aparecer en un mundo en el que debe lidiar ante profesionales que tienen otro recorrido y, entre sus logros –después de tanto entrenamiento–, cuentan con un físico que tiene la madurez que brinda la experiencia.

Pereiro tiene talento, picardía, sabe con la pelota, pero le falta desarrollar su físico.

Desde Nacional explicaron a El Observador que los calambres, que no son más que eso –en los jugadores de mayor edad se pueden transformar en lesiones musculares, por eso la preocupación de la sanidad cuando un jugador acusa esa molestia–, pueden ser el detonante de la tensión que está experimentando el joven futbolista al que le transformaron el entorno en cuestión de horas y en días en los que ya no mira a sus ídolos como tales sino que los sustituye en el campo de juego.

También Pereiro experimentó un cambio importante en las exigencias del entrenamiento y del juego. Hasta 2013 enfrentaba a los de su edad, ahora a hombres.

De todas formas, pese a que por segunda vez en cuatro partidos (en tres fue titular) no pudo completar los 90 minutos, en la sanidad de Nacional no se inquietan por la situación del volante y subrayan: “No hay lesión”. No planean cambiarle la alimentación ni el entrenamiento. Solo espera que madure.

El volante surgido en las juveniles del club ayer realizó trabajos regenerativos y hoy entrenará en forma normal. El jueves estará en la oncena de Nacional que debutará en el grupo 6 de la Copa.

En las dos fechas del Apertura, Pereiro jugó 153 minutos y convirtió un gol. En la Copa Bridgestone Libertadores jugó 73 minutos, y siempre vino desde el banco.


Populares de la sección

Comentarios