Los árbitros de video, blanco de críticas en el Mundial

Algunos señalan que existe un recurso abusivo de la repetición de las imágenes, mientras que otros les acusan de estropear el partido por la lentitud de sus decisiones

Los árbitros de video (TMO) del Mundial de rugby están en el ojo del huracán. Algunos observadores señalan que existe un recurso abusivo de la repetición de las imágenes, mientras que otros les acusan de estropear el partido por la lentitud de sus decisiones.

El Inglaterra-Fiyi fue el viernes el partido más largo del Mundial, sin que hubiera ninguna lesión. Las críticas fueron duras sobre el cuerpo arbitral, que interrumpió el juego en seis acciones dudosas (unos tres minutos de parón) para acudir al famoso TMO (Television Match Official en inglés).

En la más significativa, el try primero acordado y después anulado al medioscrum fiyiano Nikola Matawalu, un ralentí difundido a posteriori de la validación del ensayo en el estadio, muestra una infracción.

El árbitro de ese partido, el sudafricano Jaco Peyper no es el único cuestionado, ya que el día siguiente, su compatriota Craig Joubert lo hizo peor en el Francia-Italia, acordando inicialmente un try al wing Noa Nakaitaci gracias al video, antes de echarse atrás en su decisión mirando también el ralentí, cuando el apertura Frédéric Michalak se aprestaba a intentar la conversión.

Con la aparición del video, que debía ayudar en las decisiones de árbitro, hay muchas menos decisiones controvertidas. Pero su abuso toma tales proporciones que algunos, como el seleccionador francés Philippe Saint-André, se preguntan "si los partidos van a durar pronto dos horas y media, cuando te preparas para 80 minutos".

Perturbador para jugadores

"En el mundo del rugby, queremos un juego continuado", declaró el seleccionador irlandés, Joe Schmidt.

"No hay nada peor para los jugadores que parar mucho tiempo, puede ser perturbador. Se enfrían un poco y eso les hace más vulnerables a las lesiones", explicó Schmidt.

Milton Haig, seleccionador neozelandés de Georgia, ha ido más lejos estimando que "el TMO podría hacer bajar la audiencia televisiva del rugby".

Sir Clive Woodward, entrenador campeón del mundo con Inglaterra en 2003, estimó por su parte que no se debería permitir a los árbitros cambiar sus decisiones.

"Deberían decir: lo siento chicos. He cometido un error. Es un error de arbitraje, pero una vez que has tomado la decisión, no te puedes volver atrás. Peyper y Joubert no deberían haber cambiado sus decisiones, aunque fueran injustas".

Tras estos problemas, los organizadores de la prueba explicaron que "el TMO forma parte del equipo de arbitraje y la tecnología a su alcance es utilizada para tomar decisiones claves durante los partidos".

"Permite asegurar que las buenas decisiones son tomadas para proteger la integridad del juego. Pero todas las personas implicadas en este proceso reflexionan sobre la forma de tomar decisiones rápidas y al mismo tiempo correctas", añadieron.


Fuente: Por Tim Witcher, AFP