Los 250 días del Vasco en Nacional

El técnico, que este miércoles cumple 250 días de trabajo al frente del plantel, sigue buscando su lugar en la historia tricolor

Rodolfo Arruabarrena cumple este miércoles 250 días al frente de Nacional. No es poco, teniendo en cuenta que Gustavo Díaz permaneció 238 días y Juan Carlos Blanco 30 días como técnicos del equipo antes de que él asumiera. La directiva del club, presidida por Eduardo Ache desde el sábado 8 de diciembre de 2012, apoyó el trabajo del Vasco pese a los barquinazos que sufrió el cuadro en el semestre pasado,  como no lo hizo con el Chavo Díaz -técnico heredado del anterior presidente Ricardo Alarcón- que terminó tercero en el Apertura 2012 con 32 puntos (uno menos de los que puede conseguir ahora Nacional si el domingo le gana a Fénix), había empatado y ganado en sus primeros dos partidos de Copa Libertadores 2013 y perdido y empatado en los dos del Clausura 2013.

Luego pasó el interinato de Cacho Blanco, hasta que después de entrevistarse con diferentes candidatos, los dirigentes resolvieron la contratación de Arruabarrena. El bajo perfil (“no vende humo”, dijo Ache), la experiencia como futbolista, el estilo de conducción que apuesta al diálogo con los jugadores y la campaña que hizo en Tigre, salvándolo del descenso en Argentina y logrando el vicecampeonato en el Clausura 2011, fueron determinantes para la elección del exlateral de Boca Juniors y Villarreal, que a sus 37 años comenzaba su carrera como DT.

Fue presentado en sociedad el 27 de marzo. El 30 de marzo él y sus colaboradores (Diego Markic, Gustavo Roberti y Fernando Gayoso; luego se sumarían Julio Moreno y Líber Vespa) visitaron las instalaciones de Los Céspedes, pero fue el viernes 5 de abril cuando empezó a trabajar en la cancha con los futbolistas. Antes había visto dos partidos desde la tribuna, frente a Danubio y Toluca, y esa primera impresión o quizá su pasado como defensor, hizo que el primer día de labor se enfocara directamente en el fondo. Su idea es clara: “Pretendo que mis equipos sean sólidos, ordenados y ganadores” expresó y agregó: “Para mí, son importantes los grupos, que los futbolistas lleguen a entrenar con alegría”.

El tema defensivo fue en el que más insistió, especialmente después de los tres goles que le marcó Bella Vista en el debut. Para ese partido mantuvo la base de Cacho Blanco y le puso su impronta con el ingreso de Renato César. Incluyó también a Álvaro Recoba como titular, pero se lesionó antes de la media hora. Fue una de las primeras críticas que recibió, haberlo apurado al Chino.

De a poco fue acomodándose en el Apertura, y en la Copa Libertadores gozaba de la clasificación a octavos de final conseguida por el técnico anterior. Pero en una semana lo perdió todo, hasta la credibilidad de los hinchas. El 5 de mayo cayó 3-0 el clásico ante Peñarol, el 9 de mayo quedó eliminado de la Copa con Real Garcilaso en el Centenario y el 12 de mayo tocó fondo al caer 2-0 frente a Juventud de las Piedras. “Esperemos que (el equipo) haya tocado fondo. Va a depender de nosotros levantar esto. El aficionado alienta y por respeto”, dijo Arruabarrena en su peor momento.

Pese a todo y a recibir los primeros silbidos desde la tribuna, el argentino nunca perdió la calma y tampoco el optimismo. “Cuando no se dan los resultados es normal que apunten al entrenador”, dijo. Sin Copa, sin posibilidades en el Clausura y por ende tampoco del tricampeonato Uruguayo, el objetivo era mantener el tercer lugar en la tabla Anual para clasificar a la Libertadores 2014.

Fue entonces que charló con los referentes del plantel: Jorge Bava, Alejandro Lembo, Sebastián Abreu, Alvaro Recoba, Vicente Sánchez, Andrés Scotti, Israel Damonte, Diego Arismendi e Iván Alonso. La idea era “terminar con dignidad el Clausura”, declaró uno de los jugadores. Nacional empató con Racing y le ganó a Progreso y Wanderers. Terminó cuarto en el Clausura a cinco puntos del campeón Defensor y tercero en la Anual a ocho puntos del líder que fue Peñarol.

La preocupación por el rendimiento defensivo quedó de manifiesto en la contratación de tres zagueros para la nueva temporada: Caué Fernándes, Guillermo De Los Santos e Ismael Benegas. También llegaron un volante que pretendía que jugara de carrilero (Álvaro Fernández), un enganche (Ignacio González) y dos delanteros (Richard Porta y Santiago García).

Se fueron 13 jugadores. La mayoría pasó durante el mes de junio por lo que se denominó “La Casa del Gran Hermano”. En el chalé de Los Céspedes Arruabarrena recibió a los futbolistas y les dijo si los tenía en los planes o no. Sebastián Abreu y Alexander Medina quedaron relegados en su idea, lo que generó malestar en los hinchas por el peso histórico de ambos en el club. Más adelante el técnico demostró que no es necio y cuando necesitó a Medina, lo convocó.

Durante la pretemporada ensayó con una línea de tres, porque así quería jugar. Pero en tres partidos amistosos le hicieron ocho goles y cambió de idea. No ganó durante la preparación, pero sí lo hizo en el arranque del Apertura. Venció a Racing, Rentistas y Sud América. En nueve puntos disputados, le sacó ocho de diferencia a Peñarol, pero Arruabarrena siempre mantuvo la humildad. “Nosotros miramos lo nuestro porque es mediocre mirar lo del rival”.

Después perdió con Danubio, pero volvió a la senda del triunfo frente a River Plate, El Tanque, Wanderers y Juventud, hasta que llegó otra semanita para el olvido. Perdió contra Liverpool, Defensor, se recompuso frente a Cerro Largo pero volvió a caer contra Peñarol, ni más ni menos. “Fallamos como equipo, recibimos un golpe muy duro, pero somos todos hombres y tenemos que levantar la cabecita”, señaló después del clásico.

Nacional le ganó a Cerro y a Miramar en los últimos dos partidos. En el mejor escenario, el domingo será campeón del Apertura. En el peor, quedará afuera del desenlace. A 250 días de su inicio, el Vasco busca su lugar en la historia alba.

DÍAS REDONDOS

30 días. El 5 de mayo, cuando Nacional perdió 3-0 el clásico por el Clausura 2013, Arruabarrena y su cuerpo técnico llevaban exactamente 30 días al frente del plantel tricolor.

100 días. El 14 de julio el plantel continuaba de pretemporada en Pilar, Argentina. Recoba, Alonso, Renato César y Mascia entrenaba aparte por distintas lesiones. Arruabarrena esperaba por el zaguero Ignacio Fideleff (finalmente no llegó), mientras que en Montevideo entrenaban Sebastián Abreu, Alexander Medina, Cristian Núñez, Vicente Sánchez, Darwin Torres y Lucas Cavallini, quienes no fueron incluidos en el plantel de la pretemporada.

200 días. Dos días antes de cumplirse los 200 días del Vasco en el club, Nacional le ganó 3-0 a Wanderers por el actual Apertura. Hacía 5 años que Nacional no sumaba 18 puntos en las primeras siete fechas de un torneo corto. Sumaba 10 goles a favor y tres en contra. En esa semana Nacho González se recuperaba de una lesión que lo apartó tres partidos y se aprontaba Recoba para jugar contra Juventud, pero finalmente el técnico sorprendió con la inclusión del juvenil Gonzalo Ramos.

250 días. Se cumplen hoy. Nacional comparte la punta del Apertura con River Plate previo a la última fecha que será el domingo contra Fénix en el Parque Central. El técnico busca el sustituto del goleador Iván Alonso, que resultó expulsado el domingo pasado.


Populares de la sección

Comentarios