Lodeiro versión 2013

Tabárez. El entrenador mantuvo una charla el viernes con el jugador de Botafogo al que le expresó que “está por encima de lo que ha mostrado hasta ahora” y agregó que “lo está logrando a los 23 años”

Hora 11.10 en el Complejo Uruguay Celeste. En la cancha el sol cae a pleno. A la distancia se ve a Washington Tabárez hablando con Nicolás Lodeiro. El entrenador gesticula. El jugador lleva las manos en la espalda. Para y sigue el diálogo hasta que cada uno toma su camino.

Tabárez lleva la convicción de que se está encontrando con un jugador en pleno proceso de maduración a pesar de su corta edad.

El camino de Lodeiro va impregnado de la ilusión que le generó la charla con el conductor de la selección.

¿Qué le dijo Tabárez al exvolante de Nacional que terminó el Brasileirão con Botafogo y se puso a entrenar en el Complejo?

“Le dije  que esta es una versión de Lodeiro por encima de lo que ha mostrado hasta ahora. Él se ha convencido, y no es tema menor su llegada al fútbol de Brasil, de que no todo se hace en función de una expresión de deseo, con verticalidad o en tiempo record”, comenzó revelando Tabárez en diálogo con El Observador.

El entrenador sigue adelante en los aspectos que lo llevaron a hablar con Lodeiro.

“Contra Bolivia que fue lo primero que yo noté, pese a que perdimos y fue una experiencia negativa en cuanto a resultado, dije y no sé como se interpretó que vi cosas que me hacían pensar que no estábamos muertos. Y no solo por Lodeiro”.

Hasta desembocar en el análisis individual del jugador de Botafogo.

“Ahora Lodeiro procura no perder la pelota, que muchas veces implica dar el pase atrás o decir ‘no me la des que estoy marcado’ y señalar con la mano al compañero que está libre. Y lo está logrando a los 23 años porque hablamos de Lodeiro como si fuera un veterano. Y me entusiasma que los jugadores sigan teniendo esa evolución”.

Como se recordará, cuando Uruguay perdía feo con Bolivia en la altura de La Paz, el técnico mandó a Lodeiro al campo de juego y lo hizo cumplir una función que no es habitual: la del doble cinco con Arévalo Ríos.

Su producción determinó que  fuera titular en el amistoso con Polonia del mes de noviembre.

La duda futbolística
La producción de Lodeiro plantea un aspecto futbolístico de cara al futuro.

El proceso de Tabárez se caracterizó por jugar con dos pilares en la mitad de la cancha y ahora aparece Lodeiro sorprendiendo. Esto genera la disyuntiva o el ejercicio mental en el entrenador de saber que cuenta con otra posibilidad.

“Es otra opción porque depende de los partidos y de las circunstancias. Pero cuando le digo que nosotros queremos ampliar el espectro de jugadores, también queremos ampliar el espectro de posibilidades tácticas. Contra Argentina recuperamos la intensidad defensiva pero fallamos en la otra parte. ¿Por qué fallamos? ¿Porque yo me expliqué mal o porque el jugador anduvo mal ese día o porque hay ciertas cosas que solo las podemos dar con jugadores de otras características? Entonces todo eso ahora está sobre la mesa y está en todos nosotros, y cuando digo nosotros hablo del cuerpo técnico y los futbolistas, porque todo lo conversamos con los futbolistas”, expresó Tabárez.

El Maestro se adelantó a la posible pregunta.

“Entonces, usted me dice: ¿van a jugar el Ruso y Arévalo o uno va a salir? Y pueden ser las dos cosas, y además las circunstancias pueden determinar, porque ahora uno anda con problemas de lesión y el otro no juega con frecuencia. Hay que ver la realidad cuando vengan a jugar. Pero nosotros ya tenemos que ir encaminado todo lo que probemos al próximo partido de eliminatoria que es de local contra Paraguay y necesitamos ganar para seguir en carrera. Paraguay va a hacer lo que hace cualquier equipo que viene de visitante, de tomar sus precauciones defensivas y de jugar sus últimas cartas para reengancharse en la tabla. Y nosotros debemos tener en esa mesa de posibilidades un planteamiento táctico de propuesta”.

Tabárez concluyó hablando de la respuesta que le brindaron sus dirigidos en el último amistoso contra Polonia.

“Que jugaran así quizá no lo esperaba. Pero nosotros propusimos todo lo que se dio ahí, no lo hicimos, lo hicieron los jugadores, pero lo propusimos. Sí realizamos  algunos cambios posicionales. Hay una cosa que no se dice, y se sigue diciendo que Lugano no juega, pero nadie dice cómo jugó Lugano contra Polonia, que para mí jugó bien. No mostró los problemas que muestra un jugador que no compite habitualmente. Y esos mensajes de que no podía jugar llegaron. Y eso en particular me dio fuerza, no digo que me guste andar en esos líos, pero el efecto que me genera es ponerme en son de guerra, entre comillas, y tratar de defender lo que uno ha hecho y aquello en lo que uno cree. Pero la sorpresa no fue total porque este grupo me demostró muchas veces que se levantó de momentos difíciles. En el vestuario, luego del partido, no hubo gritos ni festejos, pero vi abrazos de satisfacción por rl deber cumplido”.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios