Locuras uruguayas en la copa

Jugadores y equipos locales forman parte de las “Historias insólitas de la Copa Libertadores”, el nuevo libro del escritor argentino Luciano Wernicke

Además de ser protagonistas por sus títulos y rica historia en la Libertadores, los clubes y jugadores uruguayos también han dejado su marca en las anécdotas más curiosas de la Copa.

Al escritor argentino Luciano Wernicke, quien presentó en Uruguay su reciente libro “Historias insólitas de la Copa Libertadores”, habló con El Observador y eligió algunos de los cuentos más asombrosos que han tenido a uruguayos como figuras, entre los varios que forman parte de su nueva publicación.

La farsa de Vila Belmiro
“El partido de Vila Belmiro que se juega con el árbitro chileno Robles, que fue una farsa, es una de las historias más insólitas que involucra a uruguayos”, contó Wernicke al recordar el segundo partido de la final que Santos y Peñarol disputaron en 1962.

Los brasileños habían ganado en el Centenario por 2-0 y recibían a los aurinegros en un estadio abarrotado de espectadores. Los carboneros se pusieron 3-2 a los 51’ y el partido tuvo un clima embravecido, que llevó a que el árbitro recibiera un botellazo en la cabeza, lo que lo dejó una hora fuera de la cancha para recuperarse.

Estaba tan caliente el asunto que los dirigentes mirasoles le pidieron que lo suspenda. Y Robles le explicó que ya estaba suspendido, pero tenían que jugar hasta los 90 minutos porque si lo terminaba en ese momento no salían vivos. Y así, se jugó. Santos hizo un gol, pero en el formulario el árbitro estampó que había ganado Peñarol 3-2, lo que levantó las quejas de los brasileños, que luego ganarían la tercera final.

“Ha pasado en Argentina y en otros partes del mundo, pero en Copa Libertadores cómo pudo haber pasado una cosa así, que los tipos jugaran por nada”, comentó Wernikce.

Danubio y los narcos
Otra de las historias favoritas de Wernicke con uruguayos es la que tuvo a Danubio como protagonista cuando fue a jugar contra Nacional de Medellín en 1989. El árbitro argentino Juan Bava fue quien contó lo que vivieron los jueces antes de aquel encuentro.

“Habían empatado 0-0 en Montevideo y unos tipos que se supone que eran narcos de Pablo Escobar se le metieron en la habitación con ametralladoras, los amenazaron y les dijueron ‘acá dejamos el dinero, mañana gana Atlético Nacional’”, contó el escritor.

“Para peor, el árbitro que los recibió, que era el cuarto árbitro, un juez local, los llevó a comer y les fue diciendo ‘acá mataron a uno, allá a otro’, metiéndole un susto bárbaro”, agregó.
Pepe Sasía y Cococho Álvarez

Al elegir dos uruguayos “insólitos” en la Copa, Wernicke mencionó a Emilio “Cococho” Álvarez de Nacional y a José Sasía de Peñarol.

Sobre el primero repasó cuando Nacional tuvo que visitar a la Universidad de Chile en 1970.

“El técnico chileno estaba muy sorprendido por lo bien que jugaba Álvarez. Y encima tenía a su mejor jugador lesionado. Y el lesionado le dice al DT: ‘Póngame que yo le resuelvo el tema de Cococho’”, contó el escritor. Con insultos y golpes, el delantero sacó de sus casillas al zaguero tricolor que le propinó una trompada, por lo que ambos fueron expulsados.

Y de Sasía, eligió cuando los hinchas de Olimpia le tiraron la naranja en 1961. “Le pidieron que no fuera a jugar contra Olimpia, él dijo que iba igual, hubo un penal, lo quería patear, le tiraron una naranja, la tomó, la mordió, la escupió, se la mostró a los hinchas en tono desafiante, pateó el penal y lo metió. Es algo increíble”.

La trompada de Cococho: Lo hizo entrar y echaron a los dos. “Cuando el chileno está saliendo de la cancha con el ojo negro, lo mira a su técnico y le dice ‘listo maestro, ya le arreglé el problema’”.

Danubio en Medellín: La terna argentina fue amenzada en la previa al partido con Nacional de Medellín en 1989. “Acá dejamos el dinero, mañana gana Atlético Nacional”, les dijeron. Fue 6-0 para el local.

“Me meto y lo hago yo”: El línea argentino fue quien reveló la amenaza. “Te aclaro una cosa –le dijo a su compañero juez– si van 87 minutos y van 0-0 me metó yo a cabecear y la clavo en un ángulo”, contó.

El Tano, De León y Egidio: “A Sasía y Cococho los valoro mucho. Como valoraba a Nelson Gutiérrez, a Hugo De León (foto), ahora a Egidio Arévalo Ríos, ¡como mete Egidio!”, dijo Wernicke.

Simulacro en Villa Belmiro: Por el clima en las tribunas, el juez, que recibió un botellazo en la cabeza, les dijo a los jugadores de Peñarol que lo suspendía pero debían jugar hasta el final para evitar incidentes mayores.

Sasía y la naranja: “Hay que tener un coraje –por no decir otras cosas– realmente importantes”, dijo Wernicke sobre el momento en que Sasía desafió a los hinchas de Olimpia que le tiraron una naranja.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios