Locura por el 13

Los dirigentes tricolores confirmaron la contratación de Sebastián Abreu. Mirá el video del "Loco" invitando a los hinchas a su presentación oficial este domingo

De un plumazo, Nacional contrató a tres jugadores. Los Reyes Magos llegaron con retraso al Parque Central, pero lo hicieron con la bolsa llena de buenas noticias. Iván Alonso, el colombiano Efraín Cortés y Sebastián Abreu quedaron a una firma de convertirse en jugadores tricolores.

El Loco se roba los titulares, por su trayectoria (vistió 18 camisetas de clubes diferentes), porque es la cuarta vez que regresa al club, por sus goles y porque los hinchas lo están esperando desde 2005. La venta de camisetas número 13 va a explotar.

Pero no menos importante son los otros dos. Alonso jugó en buen nivel en el fútbol español y fue dos veces goleador en México. Tiene la contra de que hace seis meses que no juega porque una falla cardíaca lo alejó de las canchas cuando defendía a Toluca. La serie de chequeos médicos que se realizó en Estados Unidos le dieron el visto bueno para seguir jugando profesionalmente, aunque no en la altura.

Es el delantero que pidió Gustavo Díaz cuando llegó al club. Ese inconveniente que surgió a mitad del año pasado postergó su llegada. Alonso proviene de una familia de delanteros. Su padre Daniel y su primo Diego son ex jugadores, y su hermano Matías defendió a Peñarol, entre otros tantos clubes.

Cortés es el menos conocido de  los tres. Es colombiano, tiene 28 años, jugó los últimos años en Querétaro de México y durante una temporada formó la zaga de ese equipo junto a Adrián Hueso Romero, que integra actualmente el plantel tricolor.

Uno de los pedidos del técnico fue un defensor rápido, ya que los cuatro jugadores que tiene en el plantel para ocupar ese puesto (Alejandro Lembo, Andrés Scotti, Romero y Jadson Viera) no tienen la velocidad como principal virtud.

Mauricio Victorino apareció como el primer candidato. Pero el contrato que aún lo une con Cruzeiro y una lesión en el tobillo que no le permitía integrarse de inmediato, le relegaron, después incluso que el presidente Eduardo Ache lo había nombrado como seguro refuerzo del equipo.

Más adelante surgió el nombre de Carlos Valdés, otro colombiano, integrante de la selección de su país y que el año pasado se destacó en la liga de Estados Unidos. Al jugador le sedujo más la oferta que recibió de Independiente de Santa Fé.

El tercero apareció por los palos. Cortés, que se ilusionó el miércoles cuando su representante Fernando Pavón le dijo que se había solucionado su incorporación y contó en Sport 890 que estaba haciendo las valijas para viajar a Montevideo. Pero luego la negociación sufrió un retraso, hasta que ayer, tras otra reunión de los dirigentes con Pavón, se decidió que llegue por un año.

El capítulo de Abreu es largo y tendido. Ache gestionaba su regreso desde antes de ganar las elecciones de diciembre. En el bar Nuevo García se reunió más de una vez con los empresarios Gerardo Rabajda y Jorge Chijane, representantes del jugador de la selección celeste.

Pero el opulento contrato que el Loco tenía con Botafogo (¤ 100 mil mensuales) hasta después del Mundial de 2014 hacían que su llegada a Nacional fuera prácticamente una utopía.

Botafogo le dio tiempo a Abreu para que negociara con Nacional. Llegaron a un principio de acuerdo y solo faltaba solucionar el plazo del contrato porque el Loco quería tres años y Nacional ofrecía uno y medio. Al final parece que van a transar en dos y una opción por otro más.

Luego el Loco viajó a Río de Janeiro para desvincularse de Botafogo. La fórmula que llevaron el jugador y Chijane fue que el club brasileño le abonara 10 de los 20 meses que le quedaban de vinculación.

La llegada de Abreu al fútbol uruguayo lo convertirá en el futbolista mejor pago del mercado. El Loco cobrará US$ 50 mil mensuales, aunque otras fuentes indican que tendrá un sueldo mayor. Juan Manuel Olivera, de Peñarol, cobra una cifra cercana a los US$ 50 mil.

Abreu, Alonso y Cortés llegaron el mismo día. Después de tanto esperar los refuerzos, cayeron en avalancha. 

Abreu siempre llegó con Ache

Las cuatro veces que Sebastián Abreu llegó a Nacional (2001, 2003, 2004 y 2013) lo hizo con Eduardo Ache como presidente. “El regreso de Abreu era un sueño de toda la gente de Nacional. Hay que rescatar el apoyo y lo que aportó Abreu para volver. Hizo un sacrificio enorme en lo particular para venir a terminar su carrera en Nacional y es una alegría enorme para la hinchada”, dijo Ache en radio Universal.

El presidente agregó que la influencia del Loco “va mas allá de la cancha y a mi me gustaría que estuviera 15 años en Nacional; domina adentro de la cancha y todo lo que concierne a una institución y a un partido: comunicación, imagen, sale a hablar cuando tiene que hablar y conciliar cuando debe hacerlo. Es de esos jugadores que dejó su impronta en el club y estos tres años la vamos a rubricar más”.

Ache dijo que el contrato de Abreu está acordado de palabra y que no tiene dudas que se va a quedar seis años en la institución, seguramente imaginando su reelección en 2015.

Loco Abreu invitación

Populares de la sección

Comentarios