Lochte pidió perdón

El nadador estadounidense se disculpó por haber inventado la historia del asalto y por su conducta tras la fiesta del pasado domingo

El nadador estadounidense Ryan Lochte, que había denunciado haber sido agredido junto a otros tres compañeros durante los Juegos de Rio-2016, episodio que después fue desmentido por la policía, se excusó este viernes por su comportamiento, en un mensaje publicado en Twitter.

"Quisiera disculparme por mi comportamiento de la semana pasada, por no haber prestado más atención y por no haber sido más franco en la manera en la que sucedieron los hechos aquella madrugada", escribió Lochte, lamentando que se haya convertido en el centro de atención "cuando muchos atletas están cumpliendo su sueño de participar en unos Juegos Olímpicos".

El multimedallista olímpico precisó que si no había hablado hasta ahora era porque quería asegurarse de que sus tres compañeros nadadores implicados en el altercado de aquella noche fueran libres de poder abandonar Brasil.

Lochte, Gunnar Bentz, Jack Conger y James Feigen dijeron haber sido victimas de un asalto a mano armada por parte de hombre vestidos de policías de Rio de Janeiro después de abandonar una fiesta en la Casa Francia.

La policía reveló posteriormente que, basándose en las imágenes de las cámaras de videovigilancia, en realidad participaron en un altercado con empleados de una gasolinera provocando actos de vandalismo.

"En teoría, (los nadadores) podrían terminar respondiendo por falsa comunicación de crimen y daño al patrimonio", ninguno de los dos pasible de cárcel, afirmó el jefe de la policía de Rio de Janeiro.

El Comité Olímpico de Estados Unidos (USOC)admitió en una nota oficial que "el comportamiento de los atletas no es aceptable" y pidió disculpas a Brasil.

Una jueza brasileña ordenó el miércoles "la emisión de órdenes de búsqueda y aprehensión de los pasaportes de los nadadores estadounidenses" para impedirles salir del país.