Lo quiso Barcelona, luego se derrumbó: De Arrascaeta quiere renacer

Surgió como promesa y luego del Mundial sub 20 de 2013 los grandes de Europa lo buscaron; falto de confianza perdió un puesto que busca recuperar

El 24 de febrero de 2013, Nacional debutó en el Torneo Clausura con la misión de ganar el título y luchar por el Uruguayo en las finales contra Peñarol. Esa tarde, ante un Parque Central lleno, un petiso atrevido se encargó de amargar el primer paso. El resultado fue obvio: Nacional perdió y los hinchas tricolores se fueron masticando bronca, maldiciendo al número 27 rival.

Ese pibe, tímido ante los micrófonos y de firuletes valientes, la rompió. No solo fue la pesadilla del entonces marcador central de Nacional, Efraín Cortés, sino que desnudó todas las falencias de su rival con la gambeta de potrero como argumento.

Defensor Sporting fue campeón en ese semestre y el juvenil, que también había despuntado su magia en la Copa Libertadores sub 20, fue distinguido como el jugador revelación de la temporada en la encuesta Fútbol x 100, que anualmente organiza El Observador.

El genio de Nuevo Berlín sumó 75 votos, seguido de Felipe Avenatti de River Plate (7), José María Giménez de Danubio (3) y Lucas Olaza de River Plate (3).

Curiosamente, las revelaciones que esa noche quedaron en la sombra del volante violeta, pudieron dar el pase al exterior y buscan su lugar en Ternana de Italia, Atlético de Madrid de España y Atlético Paranaense de Brasil.

Luego de una copa del mundo de la categoría en la que rayó a gran altura, los rumores de una posible transferencia al exterior se cernieron sobre su cabeza. En apenas 10 años pasó de repartir pan con su padre en Nuevo Berlín, a estar en la órbita de Barcelona, Sevilla, Roma, PSG.

Sin embargo, los rumores no cambiaron de estado y solo Barcelona hizo una oferta que Defensor Sporting rechazó. “Andoni Zubizarreta (director deportivo de Barcelona) pasó una fórmula que no se ajusta a lo que pretende Defensor. Nosotros queremos entre € 2,5 millones y € 3 millones. Hablamos con Javier Manzo (su representante) y con Giorgian para contarle la situación”, ” dijo Daniel Jablonka a El Observador el 27 de junio de 2013.

“En ese momento me molestó un poco la situación porque quería irme”, confesó a El Observador el propio De Arrascaeta en el living de su apartamento ubicado en el corazón de Pocitos. “Cuando entrenaba en las juveniles de Defensor nos llamaban representantes todos los días, pero después no cumplen lo que prometen y dejan a los gurises tirados. Por suerte él ahora está contento y confía en que Manzo quiere lo mejor para su futuro”, agregó Alfredo, su padre, quien no se despegó del sillón durante la entrevista.

Después de algunos meses, sin transferencia a Europa y en el banco de suplentes de Defensor Sporting, el domingo ante Juventud de Las Piedras, De Arrascaeta volvió a sonreír. El cambio de estado de ánimo también lo evidenció la pelota y el resultado, ya que Defensor Sporting ganó después de ocho partidos y el juvenil volvió a ser clave en el andamiaje ofensivo del equipo.

“Me siento bien, cada vez mejor. Con Tabaré (Silva) perdí el lugar por un bajón en el rendimiento y porque como el equipo no ganaba había que rotar el plantel. Con la llegada de Fernando (Curuchet) recuperé la confianza del técnico. Ahora quiero demostrarle que puedo volver a ser titular”.

El juvenil volvió a su puesto por la expulsión de Nicolás Olivera ante Peñarol y cumplió, anotando un gol en el 2-1 final. “El técnico me dijo que no voy a jugar más por la banda y voy a ser enganche, porque no me gusta marcar. Me cuesta. El problema es que es el lugar de Nicolás (Olivera)”, suelta De Arrascaeta, mientras toma confianza ante la atenta mirada de Rodrigo Charamoni, su compañero de apartamento y también representado por Manzo. “A Charamoni lo llevé a un cumpleaños de mi familia y se puso de novio con mi prima. No lo invito más, aunque ahora es de la familia”, suelta a las risas el juvenil violeta.

Consultado sobre cómo asimiló psicológicamente la caída de su pase, el fraybentino agregó: “Defensor es mi casa aunque el sueño de jugar en Europa siempre está. Yo soy muy joven, tengo muchos años por delante pero la ilusión que te genera un equipo como Barcelona me golpeó un poco. Cuando supe que se cayó el pase resolví decirle a mi representante que no me dijera nada más”.

De familia trabajadora, la presión de salvar económicamente a los suyos tuvo su peso: “Quiero hacer la diferencia rápido para asegurar un futuro a mi familia. Ellos siguen trabajando como antes y yo ahora los puedo ayudar”.

Su padre salió al cruce y afirmó: “Lo bueno sería un equipo donde pueda jugar y no se quede parado”.

De Arrascaeta, quien podía quedar como jugador libre en junio de 2014 y firmó una extensión contractual con Defensor Sporting por tres temporadas, confesó que la liga italiana le quita el sueño: “Hablé por Facebook con Laxalt, pero ellos (Bologna) están en el horno”.

La renovación incluye una cláusula de salida para equipos del exterior, que lo margina de jugar en los grandes del medio local.

“De Nacional me llamaron varias veces, pero únicamente tengo cláusula de salida al exterior. En Uruguay solo puedo jugar en Defensor”, sumó el juvenil, quien antes del Mundial sub 20 cobraba un salario de $ 19.000.

Para el Clausura, y abrazado de su padre, pidió un deseo: “Volver a mi nivel, que Defensor se recupere y poder dar el salto”.


Fuente: Danilo Costas @DCostas8

Populares de la sección

Comentarios