Lo que el US Open se llevó

El retiro de Clijsters, el anuncio de Roddick más la contundencia de Federer y Djokovic marcaron el pulso de la primera semana

Que la competencia seria de los torneos de Grand Slam empieza en la segunda semana no escapa a la realidad y, generalmente, en los primeros días de juego solo queda espacio para algunas sorpresas. Sin embargo, el presente US Open fue dueño de una particularidad. Más allá de confirmar la mentada frase, también es verdad que se empezó a “jugar” en la primera semana.

Porque para lo que suceda de octavos de final en adelante, mucho tendrá que ver la ausencia del español Rafael Nadal (número tres del mundo), el sorteo y, con él, el camino que le tocó a Andy Murray (4) y los posibles cruces de semifinales para los dos primeros del ranking ATP, Roger Federer (1) y Novak Djokovic (2). Parece difícil que algún otro tenista pueda pelear por el título.

El número cinco, el español David Ferrer, ya viene muy lejos a pesar de que ayer solventó su pasaje a octavos al vencer a Lleyton Hewitt. Quizá el francés Jo-Wilfried Tsonga (6) pudo haber intentado algo pero, confirmando lo dicho antes, no fue capaz de colarse para la segunda semana.

Entonces, en lo previo, solo queda mirar hacia el argentino Juan Martín del Potro, que está en su torneo favorito y con los gratos recuerdos de 2009, cuando alzó la copa en Flushing Meadows al vencer a Roger Federer y cortarle la racha ganadora de cinco títulos en este torneo. Además, llega a Nueva York con la confianza ganada en Londres, donde fue bronce.

Delpo venció el domingo a su compatriota –y promisorio–Leo Mayer por 6-3, 7-5, 7-6 (9). Esta vez la suerte para Federer y Djokovic estuvo repartida, porque mientras Murray aparece por el lado del suizo en el cuadro principal, conformando una eventual semifinal, Del Potro lo hace por el lado del serbio. En este caso, Del Potro también tendrá que sortear a un inspiradísimo Andy Roddick, en su último torneo como profesional y ante su público.

Roddick se convirtió en la sensación del torneo al anunciar su retiro del certamen tras pasar a segunda ronda. Ayer despachó al italiano Fabio Fognini por 7-5, 7-6 (1), 4-6, 6-4. En cualquier caso, tanto Federer como Djokovic llegan a los octavos de final sin ceder un solo set y casi sin despeinarse.

Además, ambos llegan enfocados a continuar su duelo personal, por ahora dominado por el suizo, quien volvió este año a la cima al arrebatársela a Djokovic. Tras el torneo Federer seguirá como número uno, sin importar lo que suceda de aquí en más. Djokovic venció ayer al francés Julien Benetteau por 6-3, 6-2, 6-2.

En el cuadro femenino lo más relevante fue hasta acá la derrota y retiro de la tricampeona en Nueva York (2005, 2009 y 2010), la belga Kim Clijsters. Su despedida definitiva se produjo el sábado cuando perdió junto a Bob Bryan 6-2, 3-6, 12-10 en el dobles mixto ante Ekaterina Makarova y Bruno Soares. Serena Williams, por su parte, se muestra contundente, mientras las mejores del mundo buscan terminar la racha de los últimos siete Grand Slam, ganados por distintas jugadoras lo que marca la gran paridad existente entre las damas.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios