Llegó la primera sonrisa

Con goles de Giorgian De Arrascaeta y Nicolás López, la celeste venció a Nueva Zelanda 2-0 y dio un paso importante pensando en los octavos de final

Con la obligación de salir a ganar, Uruguay se plantó con todo en el Bursa Atatürk Stadyumu y salió a golpear futbolísticamente desde el primer momento a Nueva Zelanda.

Con una postura agresiva, la celeste se paró en campo contrario y en la primera que tuvo la mandó a guardar. Un tiro libre a cinco metros del área fue suficiente para que Giorgian De Arrascaeta rematara cruzado al palo del golero y pusiera así en ventaja a Uruguay a los 4’ minutos de juego.

Tras el gol, los dirigidos por Verzeri se adueñaron de la pelota y se defendieron con ella pero no lograron ser profundos hasta el minuto 31’, momento en el que Nicolás López dispuso de una jugada clara que tuvo como final un remate desviado al córner por un defensor.

Nueva Zelanda esperó atrás y se defendió como pudo aunque cometió varios errores defensivos. En ataque no tuvo más que un par de aproximaciones que los zagueros Giménez y Silva terminaron desactivando de buena manera.  La más clara de los oceánicos fue a los 36’; un remate cruzado de Thomas que pasó al lado del palo tras rozar en un defensor.

El primer tiempo se fue con un Uruguay cerca del arco adversario aunque sin mucha claridad en los últimos metros. La celeste terminó con 67 % de la posesión de la pelota y el control del partido cuando terminaron los primeros 45 minutos.

El comienzo del segundo tiempo tuvo una variante en el seleccionado uruguayo. Felipe Avenatti ingresó en lugar de Diego Rolán e hizo que el equipo quedara con dos puntas bien definidos: el delantero de River Plate y el Diente López, que tuvo las dos chances más importantes en los primeros minutos del complemento.

Tanto avisó que concretó. En su cuarta jugada clara del partido, a los 75’ de juego, Nicolás López puso el segundo para la celeste tras una jugada colectiva que terminó con pase de Avenatti y concreción del Diente que primero remató de cabeza y, tras el rebote en el poste, empujó al gol con el pie.

Tras este tanto, Nueva Zelanda aflojó y el partido se volvió un trámite para ambos. Con este panorama, que se mantuvo hasta el final del encuentro, la celeste estuvo más cerca de llegar al tercero que los oceánicos de descontar.

El triunfo hace que Uruguay llegue a tres puntos en el grupo a falta de una jornada que será el próximo fin de semana ante Uzbekistán. Un empate pone prácticamente a la celeste en octavos de final ya que los cuatro mejores de los seis terceros clasificarán a la siguiente ronda.


Populares de la sección

Comentarios