Llegó la hora del Tiburón

Al agua. Michael Phelps intentará vencer hoy a su compatriota Ryan Lochte y convertirse en el primer nadador en subir tres veces seguidas al podio en la misma disciplina

Los estadounidenses Michael Phelps y Ryan Lochte se disputarán el sábado en la piscina de Londres 2012 las primeras medallas de esta cita olímpica en los 400 metros combinados, en una de las dos pruebas en las que se cruzarán en esta competición.

En la última referencia directa, el pasado mes de junio en las pruebas de selección del equipo de Estados Unidos en Omaha, Lochte se impuso en los 400 combinados a Phelps con 4:07.06 por 4:07.89.

Sin embargo, en los 200 combinados fue el Tiburón de Baltimore, campeón olímpico en la distancia, quien le ganó al de Nueva York, campeón del mundo en Shanghái el año pasado.

Ambos se volverán a cruzar el 1° de agosto en los 200 metros combinados.

Esta será la última vez que Phelps, quien se retirará después de Londres 2012, competirá en una gran cita internacional en una distancia que le ha dado dos medallas olímpicas de oro en Atenas 2004 y Beijing 2008.

Si Phelps gana el sábado, sería el primer nadador en subir a lo más alto del podio tres veces consecutivas en una prueba individual.

Este honor podría recaer en el japonés Kosuke Kitajima en el caso de que Phelps no fuera el primero. El nipón entrará en escena el 29 de julio y si se impone en los 200 metros pecho, será el primero en tener tres medallas de oro seguidas en la misma prueba.

La jornada se completará con las finales de los 400 metros combinados femeninos, el 400 libre y el relevo 4x100 libre femenino.

Phelps, el adicto
Michael Phelps tiene poco tiempo libre entre entrenamiento y entrenamiento, pero el que tiene lo dedica de forma mayoritaria a jugar en red al Call of Duty, videojuego bélico en el que el Tiburón de Baltimore puede emplear hasta 30 horas a la semana, una cifra que puede llegar a ser peligrosa.

Michael Phelps vuelve a dar que hablar por su comportamiento fuera de las piscinas. Si en el agua, el Tiburón de Baltimore es un ejemplo a seguir por su voracidad a la hora de afrontar nuevos retos y batir récords mundiales, en su tiempo libre está lejos de ser un reflejo para los más jóvenes.

El nadador estadounidense ha reconocido que puede alcanzar 30 horas a la semana jugando al Call of Duty, lo que ha hecho saltar las alarmas de las principales asociaciones contra la adicción a los videojuegos de Estados Unidos.

Liz Woolley, la presidenta de Online Gamers Anonymous, ha resaltado que el tiempo de juego recomendado no debe superar nunca las dos horas, lo que Phelps supera, ya que juega de promedio más de cuatro horas al día, algo que podría degenerar en una adicción que traería graves problemas al nadador.

Woolley destaca que los peores casos de adicción a los videojuegos se dan en personas extremadamente competitivas, y que en un momento dado pueden llegar a perder el control. Phelps, por su parte, asegura que le divierte jugar on line con gente que no lo conoce, exponiéndose al “trash-talking” de otros jugadores que no son conscientes de la celebridad con la que comparten batallas virtuales.

Las consecuencias que puede traer una adicción de este tipo pueden afectar a las relaciones personales del nadador estadounidense, además de tener bastantes posibilidades de desarrollar el síndrome del túnel carpiano, sufrir migrañas, alteraciones del sueño, dolores de espalda o desórdenes alimenticios, lesiones que podrían resultar cruciales en la carrera de Phelps.

Pero ahora, el oriundo de Baltimore se dedica de lleno a los Juegos y está dispuesto a seguir escribiendo la historia.


Populares de la sección

Comentarios