Liverpool rescató un gol en Avellaneda

Carlos Núñez anotó el descuento para el negriazul, que cayó 2 a 1 ante Independiente

El triunfal recorrido de Liverpool por la Copa Sudamericana se interrumpió el martes de noche en Avellaneda, cuando Independiente se impuso 2-1 y cortó una racha de cuatro partidos sin derrotas en el torneo continental. A pesar del traspié, los negriazules regresan con ilusiones de revertir la serie cuando en un mes disputen la revancha en Montevideo.

Los rojos se impusieron por la efectividad que mostraron en el comienzo de cada período, pero Liverpool mostró rebeldía y en el final encontró el descuento.

Independiente salió a jugar el partido en la cancha de Liverpool y eso llevó a los negriazules a sufrir los peores minutos en Avellaneda en el mismo inicio del encuentro, por la velocidad que le pusieron los rojos al juego, por la presión en la salida y porque los visitantes no se sintieron cómodos en ese escenario. Zapata, Rosales, Vidal, Villafañe, por adentro o por las bandas generaron serios problemas defensivos a los dirigidos por Julio César Antúnez.

Esa presión de Independiente se transformó rápidamente en ventaja en el marcador para los anfitriones, porque a los 6 minutos Vargas estableció el 1-0.

Cuando parecía que el local podía seguir aprovechando ese buen comienzo, Liverpool se plantó con autoridad en la cancha. Ordenó sus líneas, corrigió los problemas defensivos y fue llevando, a medida que avanzaron los minutos, la pelota y el peligro a la cancha del rival.

A los 12 minutos, Carlos Núñez, la figura de la cancha y que siempre jugó en desventaja porque estuvo rodeado por dos o tres defensas, se mandó entre los rivales a pura velocidad y llevó la primera ocasión de los negriazules. Su disparo fue desviado al córners por el golero Diego Rodríguez.

Núñez siguió insistiendo con su velocidad y su juego. Ferreira sumó su experiencia y así Liverpool comenzó a creer que podía dar vuelta el partido.

Independiente ya no fue el mismo del comienzo, pero tenía en cancha jugadores capaces de desequilibrar con espacios. Por esa razón, a los 38 minutos, en un contragolpe, después de un córners que ejecutó Liverpool, Morel generó la segunda situación más clara que tuvieron los rojos en el primer período. Esta vez el disparo fue desviado por Matías Castro, que otra vez se comenzaba a transformar en uno de los jugadores más importantes de su equipo.

Un minuto después, a los 39, Villafañez disparó desde afuera del área y Castro desvió al córners.

Arrancó y gol
Otra vez Independiente. Un error de Semperena derivó, a los cuatro minutos de comenzado el complemento, en el segundo tanto de los rojos de Avellaneda. El gol fue convertido por Paulo Rosales.

Ese tanto fue demasiado castigo para un Liverpool que hasta ese momento había jugado bien y merecía al menos la igualdad. Pero en el fútbol los goles no se merecen, se hacen y, en ese sentido, el rojo de Avellaneda fue efectivo y por eso había subido el 2-0 al marcador.

De allí en más el equipo dirigido por Antúnez ya no tuvo fuerzas para quebrar la resistencia de los rojos y el partido se transformó en un trámite, en el que Independiente manejó la diferencia en el marcador.

Con el ingreso de Martín Benítez, Independiente tuvo la posibilidad de convertir más goles, pero Castro evitó la caída.

Liverpool buscó descontar y con rebeldía, la velocidad y puntería de Núñez, a los 85 minutos marcó un gol que le ilusiona decara a la revancha que en un mes jugarán en el Franzini.


Populares de la sección

Comentarios