Liverpool le ganó a Fluminense pero no alcanzó

El equipo de Bertoldi venció 1-0 a su rival con gol de Juan Ignacio Ramírez pero quedó eliminado por el 0-2 en Maracaná

Liverpool le ganó a Fluminense por 1-0 con gol de Juan Ignacio Ramírez en el Estadio Centenario pero ese resultado no le alcanzó para clasificar a la próxima fase de la Copa Sudamericana.

Desde el inicio del partido el equipo de Alejandro Bertoldi salió a imponer condiciones con una presión asfixiante para jugar en cancha de Fluminense ante un equipo que salió a jugar cómodo respaldado por la ventaja obtenida en Maracaná.

Consciente de que si dejaba jugar a su rival tenía todas las de perder en un Centenario casi vacío, Liverpool fue un equipo muy agresivo, que buscó siempre presionar la pelota y escalonar a los rivales para dejarlos sin opciones y construir ofensivas desde los errores que Fluminense tenía en la salida.

Es verdad que para cumplir con semejante intención ante un equipo en los papeles muy superior en rendimiento, nombres e individualidades, el equipo de Belvedere tuvo que hacer un esfuerzo mayor.

Liverpool tuvo que cerrar filas y encarar el partido desde el desafío de las bajas, ya que perdió a cuatro jugadores importantes en la zona más crítica del campo de juego.

Al lesionado Cristian Latorre se le sumaba el suspendido Gonzalo Freitas y los juveniles Santiago Viera y Nicolás De La Cruz, afectados a la gira mundialista sub 20 que tiene a Uruguay en Asia. Sin la contención de los primeros tres ni el juego, la pegada, la visión y el fútbol que aporta el último, la noche parecía más complicada que nunca para el equipo de Alejandro Bertoldi.

Sin embargo desde el callejón central Gustavo Aprile fue figura, tapó todos los huecos de su equipo, tuvo aire para trasladar y romper líneas defensivas mientras que Maximiliano Cantera fue siempre opción de pase. A los costados Federico Martínez y Matías Toma dejaron una zanja con despliegue constante y triangulaciones que tuvieron a Nicolás Royón como protagonista.

Fue el propio Royón quien aprovechó una buena jugada colectiva para pisar el acelerador a fondo y centrar al medio para que Juan Ignacio Ramírez le ponga rostro a la ilusión tras el 1-0.

Fluminense sintió el impacto del gol y le pesaron las piernas en un primer tiempo donde estuvo desbordado en velocidad, donde perdió el medio del terreno y donde nunca pudo generar una chance clara de peligro sobre el arco de Guillermo De Amores.

El equipo brasileño se partió desde su sistema táctico ya que el 4-3-3 que paró Abel Braga quedó estirado y la pelota nunca le llegó a Richarlison, Henrique Dourado o Wellington Silva. Justamente los primeros dos fueron un azote en Maracaná y en la noche gélida del Centenario fueron espectadores de lujo.

En el complemento Liverpool intentó mantener la tónica pero cedió el terreno y buscó la fórmula de replegarse atrás para salir en velocidad por los extremos.

Con la pelota y lejos de la presión asfixiante del principio, Fluminense pudo jugar con mayor libertad y recién a los 54 minutos tuvo la posibilidad de igualarlo cuando Richarlison hizo estallar una pelota en el travesaño ante el quede defensivo de la última zona de Liverpool.

Luego de 15 minutos donde Fluminense se adueñó del trámite en busca de un gol salvador para avanzar a la próxima fase, Liverpool volvió a torcer la balanza del partido y volvió a dominar a su rival desde lo físico cuando las ideas ya se habían ido del Centenario. Fue así que desde los 75 minutos intercambiaron golpe por golpe y obligaron a De Amores y a Diego Cavalieri a intervenir para sostener el sueño.

Gustavo Viera y Pablo García buscaron ser los revulsivos de un equipo que no encontró claridad en los últimos metros pero que dio una muestra de coraje, con muchos pibes, ante un rival superior.

Liverpool se fue de la Copa Sudamericana jugando de igual a igual. Lo eliminaron de pie.


Embed


Fuente: AFP

Populares de la sección