Liga de Loja, un gusto

El afán de recaudación aumentó más del 50% la cantidad de participantes, pero su verdadero valor no está en la primera fase, sino a partir de cuartos de final

Para prestarle atención a la primera fase de la Copa Sudamericana hay que ser muy fanático del fútbol. ¿A quién se le puede ocurrir en Montevideo sentarse frente al televisor un jueves a las 16:15 para mirar Inti Gas-Millonarios? Ni un desempleado podría ocupar su tiempo de esa manera. Según Wikipedia, Inti Gas se fundó en 1972, le dicen Los Ñes o Los Gasíferos y en 40 años de historia la sede pasó por varias ciudades y se llamó Olímpico San Luis, Olímpico Somos Perú, Olímpico Aurora Miraflores, Loreto FC y su actual denominación data de 2008 cuando lo adquirió un empresario de Ayacucho, dueño de Inti Gas, una empresa que “se caracteriza por la rapidez en la entrega de gas a los distribuidores”, según reza una publicidad. También por la velocidad para irse de la Copa, porque ya quedó eliminado.

También participan en la presente edición clubes tan desconocidos como León de Huánuco, Unión Comercio, CD Lara, Mineros, La Equidad y Liga de Loja, el futuro rival de Nacional. Liga de Loja es más joven que Inti Gas: tiene 33 años. Nació en la Universidad Nacional de la provincia de Loja. Su barra brava se denomina “La Garra del Oso” y juega como local en el estadio Reina del Cisne, cuya capacidad es de 14.594 espectadores. Su palmarés internacional es de dos partidos, los que le ganó a Monagas de Venezuela (2-0 y 4-2) para clasificarse a la segunda fase de la actual Sudamericana.

El afán de recaudación de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF) y de Fox Sports, la cadena televisiva dueña de los derechos de televisación de los torneos de la Conmebol, hace que cada vez haya más clubes que participen, más partidos para televisar y más espacio para vender publicidad. La primera edición de la Sudamericana fue en 2002, participaron 21 equipos y se jugaron 40 partidos. En esta de 2012 compiten 47 clubes y se jugarán 92 partidos.

Hay instituciones que salen del ostracismo gracias a este torneo. A Cerro Largo, por ejemplo, le dio un empujón para maquillar el estadio Ubilla y para que los interesados observaran las condiciones de Adolfo Lima, uno de sus mejores futbolistas. En general, la primera fase suele ser un planchazo en el estómago, pero el nivel se eleva a medida que avanzan las series. El año pasado jugaron Universidad César Vallejo, Deportivo Anzoátegui, La Equidad y Yaracuyanos, pero a la semifinal llegaron Vélez Sarsfield, Liga de Quito, Universidad de Chile y Vasco da Gama.

El color de la competencia que llena el segundo semestre de cada año está de octavos de final hacia adelante y para eso hay que sortear el gris de  la primera parte.

Para los clubes uruguayos es la gran oportunidad que esperan para terminar con la racha de desgracias en el ámbito internacional. De 1988 a esta parte, cuando Nacional fue campeón de la Libertadores y después de la Recopa, el que más cerca estuvo de las mieles del éxito fue Peñarol, finalista de la Libertadores 2011.

En la Sudamericana, Nacional alcanzó las semifinales en 2002, la primera edición, y cayó contra Atlético Nacional de Medellín; en 2006 los tricolores llegaron hasta cuartos después de haber dejado por el camino a Boca Juniors, igual que Defensor Sporting al año siguiente, y la última gran actuación le correspondió a River Plate, el darsenero de Juan Ramón Carrasco, que avanzó hasta semifinales y terminó vapuleado por Liga de Quito. 

Los US$ 4.000.000 de la Uchi

El último campeón de la Copa Sudamericana es Universidad de Chile. Al cabo del torneo, los azules sumaron ganancias cercanas a los US$ 4.000.000. Un gran negocio, sin dudas.

En premios de la Conmebol acumuló alrededor de US$ 1.180.000. Los primeros US$ 100.000 llegaron por participar. Increíblemente el conjunto chileno fue el último del continente en conseguir la participación para la edición 2011.

Después, la tesorería creció a medida que fue cruzando de fases: US$ 140.000 por la segunda ronda, US$ 180.000 por octavos de final, US$ 210.000 por cuartos, US$ 250.000 por semifinales y US$ 300.000 por llegar a la final.

A todo esto se sumaron las recaudaciones cuando jugó de local. Siempre actuó a estadio lleno, salvo en la primera llave cuando el rival fue Fénix de Uruguay. En la final contra Liga de Quito la recaudación superó el US$ 1.000.000, mientras que en los tres encuentros anteriores (semifinales con Vasco, cuartos con Arsenal y octavos con Flamengo) fue levemente inferior a los US$ 500.000.

Además hay que agregar la valorización de sus futbolistas. Apenas terminó el torneo fue transferido Eduardo Vargas a Nápoli de Italia, el jugador más desquilibrante de la Uchi, en US$ 1.500.000

Los campeones de la Sudamericana son: San Lorenzo (2002), Cienciano (2003), Boca Juniors (2004 y 2005), Pachuca (2006), Arsenal (2007), Internacional (2008),  Liga de Quito (2009), Independiente (2010) y la Uchi.

Más copas

Obtener la Sudamericana, además, da derecho a participar de otras dos copas, que también tienen ingresos extras. La Suruga Bank, que se disputa contra el campeón de la liga de Japón, y la Recopa, frente al ganador de la Copa Libertadores.


Populares de la sección

Comentarios