Lewis siempre vuelve

Hamilton regresó a la senda triunfal en Montreal, luego de las dos victorias sucesivas de Rosberg en España y Mónaco

El británico Lewis Hamilton, con Mercedes, se alzó con la victoria en el Gran Premio de Canadá de Fórmula 1, en el circuito Gilles Villeneuve de la ciudad de Montreal, séptima prueba puntuable del Campeonato del Mundo de F1.

Hamilton, que largó desde la pole, dominó la carrera de principio a fin y terminó por delante de su compañero de equipo, el alemán Nico Rosberg, y del finlandés de Williams Valtteri Bottas, segundo y tercero respectivamente.

Tranquilo, únicamente con la victoria en la cabeza, el británico mantuvo la posición en la salida y, a partir de ahí, mantuvo su ritmo, vuelta a vuelta, sin perder ritmo.

Con puño de hierro y nervios de acero, su pilotaje hizo el resto: se pasó media carrera viendo a Rosberg por los espejos retrovisores a menos de dos segundos, pero no le tembló el pulso en ningún momento y se llevó una victoria que se le había escapado en los últimos dos Grandes Premios.

El circuito dela Isla de Notre Dame, es uno de sus favoritos, un talismán, y se nota. No en vano se ha impuesto allí en cuatro de las ocho carreras que ha disputado: "Me encanta Montreal, el circuito y la ciudad. Ha sido un fin de semana fantástico. No me he sentido cómodo con el equilibrio del coche, Nico iba rápido pero aún tenía tiempo guardado en el bolsillo", comentó Hamilton.

De esta forma, el británico suma 151 puntos y amplía su ventaja al frente de la clasificación de pilotos con respecto al alemán Nico Rosberg, también de Mercedes, segundo, con 134.