Levántate, anda y...gana

El tándem Zeballos / Dotta, ehízo un auto maltrecho y se anotó gran triunfo que les invita a soñar

por Mario Rosa
@mrosasosa

Una victoria basada en un enorme esfuerzo fue la alcanzada por el equipo uruguayo conformado por Rodrigo Zeballos/Sebastián Dotta en el Rally de Erechim, segunda fecha del Campeonato Sudamericano de Rally disputada en territorio brasileño. Los uruguayos dominaron de punta a punta la categoría RC2N.

Sin embargo y tres días antes de viajar a esta clave competencia en el calendario, el equipo sufría un aparatoso accidente en el Rally de Melo por el certamen local que hacía hipotecar las posibilidades de viajar a Erechim en pro del gran objetivo 2016 del equipo que es alcanzar la corona continental.

Pero toda la estructura humana con sede en Maldonado trabajó duro día y noche y en casi tres días, lograron dejar el auto en condiciones para que la tripulación pudiera ir a pelear por la victoria en la categoría RC2N, la más competitiva del Campeonato Sudamericano.

El sábado 7 el auto llegaba a la sede del equipo todo maltrecho y el martes al mediodía salía como si nada hubiese pasado hacia Brasil.

Lo concreto es que Rodrigo Zeballos/Sebastián Dotta le respondieron al equipo de la mejor: ese enorme trabajo de recuperación del auto tuvo el premio más preciado que es nada menos que la victoria.

Un triunfo que además alineó a nuestros compatriotas en la tabla anual como para poder ilusionarse no solo con la gran conquista personal, sino también posicionar nuevamente a Uruguay –después de muchos años- en los primeros planos del rally sudamericano.

Si bien marcaron el ritmo desde el mismo shakedown clasificatorio y luego ese gran nivel lo trasladaron a cada uno de los tramos de la carrera brasileña, tampoco fue sencillo. El gran nivel de los rivales –entre ellos otros tres uruguayos- y los locales, llevaron a que el trabajo del equipo volviera a lucirse para recuperar un Mitsubishi Evo 10 que llegaba a cada asistencia sintiendo el rigor de la dura carrera.

Pero Rodrigo Zeballos/Sebastián Dotta nunca bajaron el ritmo, controlaron siempre a sus rivales desde la posición de liderazgo y alcanzaron un triunfo clave en una carrera que es evidente que les cae muy bien pues se trató de la segunda victoria consecutiva en la tradicional competencia del calendario sudamericano.

Misión cumplida. De ahora en más y con tres carreras por delante, las aspiraciones de Zeballos/Dotta por alcanzar su primera gran consagración internacional aparece como algo mucho más factible. En 2015 perdieron el título por muy poco. Ese sabor amargo hizo que redoblaran los esfuerzos en este 2016 y la conquista de este fin de semana en Brasil es una muestra de ello tras aquel "porrazo" en Melo previo a la partida.

La carrera brasileña –como es habitual- volvió a convocar a fuertes equipos de Paraguay y Brasil además de los uruguayos. Comenzó el viernes con la disputa del tradicional Super Especial nocturno donde ya Rodrigo Zeballos/Sebastián Dotta mostraban sus aspiraciones al estampar el mejor registro y mezclarse con los mejores de la clasificación general.

Precisamente y en ella, se lucieron los paraguayos Diego Domínguez/Edgardo Galindo quienes se alzaron con el triunfo.

Otros dos equipos en meta

Uruguay concurrió a la competencia en Brasil con cuatro equipos todos en la misma categoría: la RC2N, la más dura del certamen regional avalado por la Federación Internacional del Automóvil (FIA). José Levy/Gustavo González con Mitsubishi Evo 10 fueron escalando posiciones para cerrar la carrera en el cuarto lugar y sumar buenos puntos. Asimismo, Fernando Zuasnábar/Martín Rodríguez con Evo 9 lograron arribar al final de la carrera en la quinta posición lo constituye para ellos otro buen resultado.

Además de ello, lograron finalizar la dura carrera entre los 10 mejores de la clasificación general, séptimos y octavos respectivamente.

Por su parte, el equipo conformado por Enrique Pereira/Antonio Piñeiro a bordo de un Evo 9 sufrieron un duro revés mientras disputaban la primera etapa. En la PE5 se salieron del camino y tuvieron un duro vuelco pero felizmente sin ningún tipo de consecuencia físicas para pilotos y copiloto. Sin embargo el estado en el que quedó el auto tras el fuera de ruta hace peligrar su próxima participación en el Campeonato Sudamericano de Rally que tendrá como sede a la ciudad de Catamarca (Argentina) en 30 días.