Leodán, el jardinero que jugaba de jas

El árbitro del clásico tiene el hobby de las plantas y las fotos, es cuñado de Stuani, le gusta el rally y estudiar el perfil del jugador y la táctica a utilizar

Todos los días se iba en ómnibus desde Paraje Piedritas –donde nació– , cerca de Tala a la escuela, el Colegio Divino Salvador y luego al Liceo San José, ambos de dicha ciudad. Eran 7 kilómetros. Jugó al fútbol en los dos clubes locales, Atenas y Nacional, ambos de Tala y lo hizo hasta los 18 años.

"Jugaba de volante de marca, pero también me ponían de lateral por las dos bandas. Era polifuncional", dice Leodán González con una sonrisa a Referí. Como el viejo jas.

Vino a estudiar abogacía a Montevideo –pero nunca se vino a vivir– y al mismo tiempo realizó el curso de árbitros porque un amigo lo anotó. Aún le quedan unas pocas materias para recibirse.

"Debería vivir ya en Montevideo, pero gano en calidad de vida", indicó. Es poseedor de un nombre distinto. Leo Dan, es un cantante argentino que tuvo su furor en la década de los años de 1970. El nombre del juez del clásico del domingo, viene por él, aunque sin fanatismos.

"Mis padres no eran fanáticos de él. Simplemente les gustó ponerme este nombre", sostiene. Y recuerda una anécdota: "Hace poco fuimos con Andrés Cunha y una cuarteta de uruguayos a arbitrar en Venezuela y en migraciones allá la persona que me atendió me dijo: 'Leodán, como el cantante'. No lo podía creer".

Uno de sus trabajos de los últimos tiempos era en las oficinas del Parque de Vacaciones de UTE y Antel. Entonces en 2013 se anotó en un curso para poder ingresar a la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) y quedó.

Su hobby principal es hacer el jardín de su casa y las fotos. "Los sábados o domingos que no arbitro, me meto con eso. Lo riego, siembro plantas, me gusta mantener el pasto bien cortito y muy verde".

Debido a eso, obviamente que "los caracoles me enloquecen, me comen todas las plantas y tengo que tener cuidado con el veneno por mi hija chica y el perro".

Su padre fue ciclista y quería que él fuera un profesional en la materia. "Hasta me armó una bicicleta profesional a mis 15 años. Me llevaba a ver ciclismo, pero no me atraía. Lo que sí me gusta mucho es ir a ver rally", agregó.

El tema del gel en el pelo es algo que ya lo tiene incorporado. "Siempre uso gel, no solo en los partidos". Sus compañeros lo gastan con este tema, "pero después, cuando ellos se quedan sin gel, saben que están cubiertos por mí. Nunca me falta", dice sonriendo.

Está casado con Leticia Stuani, la hermana de Cristhian, el futbolista de Middlesbrough de Inglaterra y de la selección nacional. "Cuando nos pusimos de novios, Cristhian tenía 13 años y jugaba en Atenas de Tala. Hice de asistente en un partido de Tercera división entre Danubio y River que perdieron 4-1 y le cobré algunos offsides. No protestó. Lo teníamos asumido los dos. Hoy soy padrino de su hija y él padrino de la mía".

Pero con el paso del tiempo se volvieron a encontrar en una cancha. Fue en ocasión que Uruguay enfrentó a Trinidad y Tobago. "Yo era el cuarto árbitro y él fue a entrar, por lo que tuve que anunciar el cambio", recuerda.

Amante del jardín, no puede sorprender el nombre de su hija: Jazmín, de tres años, es la nieta que hoy acapara a la familia, tanto a los abuelos maternos como paternos. Es que los dos hijos de Cristhian están en Inglaterra y además, desde el lado González, es la única nieta.

En materia de clásicos, dirigió uno en Quinta y otro en Tercera. Fue el preliminar de Primera en 2010. "El estadio estaba repleto y era espectacular arbitrar así. Me fue muy bien y allí; poco después, me ascendieron a Primera", recuerda.

A sus 33 años será su primer clásico en Primera. "Es un partido difícil, pero sea quien sea el jugador o el árbitro, deben respetar todo, por lo que es la propia historia del clásico", afirmó Leodán.

A su vez, sostiene que no cree "que haya que preparar el clásico de una manera diferente a otro encuentro. Hay que seguir con la línea de trabajo. No decir 'me preparo a full'. El otro día hice Tacuarembó-Villa Teresa por el Uruguayo de Segunda división y me preparé igual a como veníamos haciéndolo".

De todas maneras, reveló un tema interesante. "Lo que sí me gusta estudiar es el perfil del jugador, saber quiénes juegan, la táctica, cómo atacan y cómo defienden. Creo que eso es importante para el árbitro".

Se va a jugar sin gente en la Tribuna Olímpica. Al respecto, comentó a Referí: "Como trabajador del fútbol, nadie quiere que suceda algo así. Como árbitro, me es indiferente".

Respecto a los partidos en los que le fue mal con su arbitraje, y cómo vive al otro día, si sale a la calle o prefiere no hacerlo, tiene una visión muy buena: "El hecho de tener la oportunidad de levantarte, ya es espectacular".


Populares de la sección

Acerca del autor