Lasarte busca el socio de Romero

Para el caso de que Arismendi no juegue, Lasarte confirma hoy el sustituto entre Porras y Rodríguez
En la temporada pasada, con Gustavo Munúa al frente del equipo, Santiago Romero y Gonzalo Porras fueron el doble 5 grabado a fuego en el equipo tricolor. Salvo por un contagio de paperas que tuvo Porras, alguna suspensión o lesión leve de Romero, jugaron siempre y alcanzaron un buen rendimiento durante la campaña de Nacional.

Martín Lasarte asumió en el actual semestre con la idea de mantener la esencia del trabajo que había realizado el entrenador anterior, básicamente porque había logrado un buen funcionamiento y porque el grupo iba a cambiar poco. Así que conservó el esquema 4-2-3-1.

Así, empezó con Romero y con Porras en el mediocampo. Pero, después de algunos tropiezos en las primeras fechas del Uruguayo Especial y en el afán de conseguir mejores beneficios, Lasarte comenzó a cambiar.

En la primera fecha, contra Danubio, actuaron Porras y Diego Arismendi porque Romero tuvo que pasar al lateral. En la siguiente, frente a Plaza Colonia, la contención le correspondió a Porras y Sebastián Rodríguez, futbolista que llegó desde Liverpool.

Luego, ante los negriazules en Belvedere, Arismendi jugó de zaguero y el mediocampo se formó con Romero, Porras y Rodríguez.

Desde la cuarta fecha, en la que Nacional le ganó a Fénix, delante de los zagueros empezaron a jugar Romero y Arismendi.

El equipo no perdió más y mejoró notoriamente en la zona defensiva, por lo que el entrenador decidió mantener esa formación.

Cuando comparten el mediocampo Romero y Porras, el primero es el más defensivo, mientras que el segundo, con un manejo más pulido del balón, se encarga generalmente de iniciar los avances, ya sea con pases cortos o pelotazos para los delanteros, algo que lo hace muy bien.

Porras también tiene buena pegada y habitualmente ejecuta los tiros de esquina y también tiros libres.

Con Arismendi y Romero el funcionamiento cambia. Arismendi es el futbolista que se retrasa para realizar las coberturas delante de la línea de cuatro y el Colorado, que posee más dinámica, se arriesga un poco más en ofensiva y aunque no tiene claridad con el manejo de la pelota, busca el remate desde larga distancia. De esa manera, ha convertido goles, aunque no en el actual semestre.

Esta fórmula es la que le ha dado mejores dividendos a Lasarte, porque además agrega altura con Arismendi, un rubro que tiene mucho en cuenta el actual DT.

El tema es que la presencia de Arismendi el domingo contra River Plate (19:15 horas en el Parque Central) está en duda. El volante no jugó el segundo tiempo contra Racing por un problema muscular (tendinitis en el pubis) y empezó esta semana entrenando diferenciado.

El sábado pasado Lasarte optó por Porras para reemplazarlo con el encuentro en desarrollo. Sin embargo, en las últimas horas surgió la posibilidad de que ingrese Rodríguez por Arismendi.

La ventaja que tiene Porras es que se conoce con Romero por haber jugado muchos partidos juntos. Además, el sábado cuando ingresó lo hizo de muy buena forma y retomó su mejor nivel.

Rodríguez es un futbolista de mucha técnica y poca marca, lo que generaría también un cambio en el rol de Romero. En el partido contra Rampla Juniors, Rodríguez entró en el segundo tiempo a jugar de enganche y no desentonó, porque es prolijo para jugar.

Hoy el entrenamiento se realizará en el Parque Central a puertas cerradas y se sabrá cuál es la idea del técnico para el caso de que no juegue Arismendi.

Ayer el plantel entrenó en Los Céspedes. Arismendi lo hizo de manera diferenciada.

También lo hizo aparte Jorge Fucile (contractura de gemelo), quien está descartado para el fin de semana y en su lugar jugará nuevamente Alfonso Espino.

Otro que entrenó aparte fue Martín Ligüera, debido al golpe en la rodilla que sufrió frente a Racing (ver nota aparte). El volante volverá al banco de suplentes, ya que frente a River Plate estará de regreso Kevin Ramírez.

Populares de la sección