Las salidas en falso, el dolor de los Juegos

Varios atletas han quedado eliminados, incluso en finales por medallas, por salir antes de tiempo. ¿Cómo es el reglamento?

"No quiero estar aquí, quiero irme para mi casa". Llorando, el puertorriqueño Javier Culson lamentó su eliminación en la final de los 400 vallas de los Juegos de Río al haber cometido una salida en falso que lo dejó sin posibilidades de pelear por el oro.

Con problemas para hablar por el llanto incontrolable en el estadio Olímpico, el atleta, viejo conocido del uruguayo Andrés Silva, agregó que estaba "destruido". "Los nervios me traicionaron. No estaba ansioso, no sé qué pasó", apuntó el vallista boricua de 32 años, quien señaló que "nunca antes" le había pasado algo así en su carrera y que siente que falló a su familia y a Puerto Rico.

AFP_F75M5.jpg
Culson deja la pista y a lo lejos un árbitro le muestra la tarjeta roja / AFP
Culson deja la pista y a lo lejos un árbitro le muestra la tarjeta roja / AFP

Como él, varios atletas han visto la tarjeta roja -sí, en el atletismo también hay tarjetas- y quedado afuera, en distintas instancias –series, semifinales y finales- por causa de las salidas falsas. Y, también como él, los gestos de dolor y las lágrimas han aparecido en los eliminados por esa vía.

Una regla que se ha endurecido

La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) ha modificado su normativa con respecto a la salida y hoy en día no hay margen de tolerancia para ningún deportista. Incluso el propio Usain Bolt fue descalificado por largar antes de tiempo en la final de 100 metros del Mundial de Daegu 2011.

La salida en falso de Bolt en Daegu 2011
La salida en falso de Bolt en Daegu 2011

La evolución de la norma la ha endurecido. Antes del año 2001, cada deportista tenía un margen de dos salidas en falso, cada uno. Eso hacía que podían haber hasta 16 salidas si los ocho corredores de aquel entonces, hoy hay nueve carriles, tenían sus dos oportunidades.

Pero a la TV, ¿cuándo no?, ese sistema no le servía porque generaba demoras y eso a su vez ocasionaba pérdidas millonarias en publicidad, principalmente en la cobertura de grandes eventos. En el aspecto deportivo, también causaba distracciones a los competidores.

En ese contexto, en 2005 se determinó que iba a haber una única salida en falso permitida para cualquiera de los competidores y que en el caso de que hay una segunda el atleta sería descalificado, sea quien sea, y así sucesivamente si habían más casos.

AFP_ET4YX.jpg
La notoria salida en falso de Andrew Fisher, de Bahrein, quien fue descalificado en la semifinal de 100 metros / AFP
La notoria salida en falso de Andrew Fisher, de Bahrein, quien fue descalificado en la semifinal de 100 metros / AFP

En 2010 volvió a modificarse la reglamentación y se eliminó esa primera y única salida en falso "colectiva" y desde ese momento el que sale antes de tiempo es descalificado de forma directa.

Obviamente, los jueces pueden entender distintas circunstancias externas que lleven a las salidas en falso y perdonar a los deportistas. En esos casos, el árbitro muestra una tarjeta verde para indicar que la salida en falso no sanciona a ningún atleta y se procede a reiterar la largada.

Embed

Salidas controladas

La regla no termina ahí. Además de eso, está controlado el tiempo de reacción de los atletas, para lo que se mide electrónicamente, mediante sensores, el tiempo entre el disparo de largada y el impulso de los deportistas contra los tacos de partida.

Los atletas no pueden largar antes de 0,1 segundo porque se considera que de hacerlo así se han jugado la salida, intentando sacar ventaja de sus rivales.

¿Cómo se determinó ese tiempo? Para eso se calculó cuánto demora el tiempo del sonido del disparo, cuánto se demora en ser escuchado por los deportistas, la capacidad de reacción ante el sonido, y también el tiempo entre escucharlo y despegar del taco.

Esa ecuación dio que ningún ser humano está capacitado para salir antes de 0,1 segundo. A pesar de eso, algunos deportistas han logrado demostrar que sí pueden hacerlo, pero de momento la IAAF no cambia su regla, aunque no se descarta que se adapte en el futuro.

En los informes oficiales de los resultados, además de las posiciones y los tiempos de cada participante, también se indica el tiempo de reacción de cada uno.

Embed

El caso de la natación

En la natación las salidas en falso también son penalizadas. Un caso recordado se dio en Río en los primeros días de competición con el español Manuel Durán, de 20 años, quien estaba en sus primeros Juegos y los nervios le jugaron una mala pasada.

El español dio una salida en falso pero como no fue intencional le permitieron competir en los 400m libres, pero con la concentración ya en el suelo. Y terminó último con un tiempo de 3:53.40 minutos, más de cinco segundo por detrás del egipcio Marwan Elkamash.

La FINA explicó a la AFP que el español no fue descalificado pues la salida en falso respondió a una advertencia dada al danés Anton Ipsen, que no estaba firme a la hora de la largada.

Embed

El juez ordenó que todos se colocaran de pie para iniciar nuevamente el proceso, pero Durán saltó al agua. Al ver la salida en falso, se sentó en la orilla de la piscina y se lamentó con las manos en el rostro.

"Estaba nervioso y escuché algo en la tribuna que me hizo hacer lo que hice. Yo creía que estaba desclasificado, me dijeron que volviera a nadar y después nada más. Me afectó claro la concentración, no tenía cabeza ya. Subí mi tiempo en cinco segundos", explicó a periodistas después en la zona mixta.