Las razones por las que Messi fue el mejor de 2015

El argentino ganó por quinta vez el premio un año después de superar una crisis en el club

Lionel Messi logró este lunes en Zúrich el Balón de Oro FIFA 2015, el quinto en su carrera, algo poco imaginable hace hace 12 meses, cuando su club, Barcelona, atravesaba una crisis, antes de remontar en la segunda mitad de la temporada y ganar cinco trofeos liderado por la Pulga.

Pero algo ocurrió hace un año, en la gala del Balón de Oro 2014. Al recoger el premio al mejor jugador, el portugués Cristiano Ronaldo lanzó un desafío a su gran rival: "Quiero alcanzar tus cuatro Balones de Oro".

Embriagado por la emoción de su tercer galardón y por el Mundial de Clubes que acababa de conquistar, el delantero de Real Madrid, gran rival de Messi en la última década, no podía aventurar que lo que estaba provocando era el despertar de una bestia. El argentino aceptó el reto y en 2015 renació cual Ave Fénix para cumplir una de sus mejores temporadas como profesional.

En esta misma época, hace un año, Messi atravesaba un periodo de dudas: sentado en el banquillo en Anoeta en la derrota de Barcelona ante Real Sociedad, el 10 se ausentó sin explicación convincente del tradicional entrenamiento a puertas abiertas del periodo navideño, dando cabida a todo tipo de especulaciones en la prensa sobre su enfrentamiento con Luis Enrique, el técnico que también estaba muy cuestionado por los malos resultados, que llevaron incluso al club a despedir al entonces director técnico y a convocar elecciones a la presidencia.

Sin embargo, aquellas palabras de Cristiano en la gala del Balón de Oro cambiaron el destino y Messi se dedicó a lo que mejor sabe hacer: jugar a fútbol y marcar goles.

Barcelona comenzó a ganar y al final de temporada llegaron títulos que parecían imposibles meses antes: la Copa del Rey, la Liga española y para coronar una gran temporada, la Champions.

Además de los títulos con su club y del vicecampeonato en la Copa América con Argentina, Messi contribuyó a los éxitos de Barcelona con 43 goles en 38 partidos de campeonato, además de 18 pases de gol y acabó máximo anotador de la Champions (con 10 goles, empatado con CR7 y Neymar).

Obras de arte en forma de goles

Más allá de los números, Messi dejó acciones para la historia, como cuando marcó contra Bayern Múnich después de dejar literalmente sentado con un enganche a Jerome Boateng.

O el primer gol en la final de la Copa del Rey (victoria 3-1 ante Athletic Bilbao), en la que recibió la pelota en el centro del campo y se plantó en el área vasca, regateando a cuantos defensores le salían al paso, para batir al arquero rojiblanco. Un tanto que fue finalista del Premio Puskas, conquistado este lunes por el modesto brasileño Wendell Lira.

Además batió el récord de goles marcados en el campeonato español y el de máximo anotador en la historia de Barcelona, unas cifras que sigue agrandando partido tras partido.

A sus 28 años (cumplirá 29 en junio), el rosarino parece no tener límites y tal como ha empezado la actual temporada, en la que ya ha ganado la Supercopa europea y el Mundial de Clubes, contribuyendo con goles decisivos pese a haberse perdido por lesión dos meses de competición (octubre y noviembre), pocos dudan de que puede seguir acumulando más Balones de Oro.

Buen año también en lo personal

El año 2015 hasta fue bueno en lo personal, ya que tuvo a su segundo hijo, Mateo. La paternidad, estrenada en 2012 con Thiago, parece haber dado más serenidad a Messi, algo que se traslada también al césped, donde ya no parece aquel jugador ansioso por el gol del principio de su carrera, sino que ahora disfruta con un papel más de pasador que de finalizador.

La sociedad que forma con el brasileño Neymar y con el uruguayo Luis Suárez ya es considerada por muchos la mejor delantera de la historia.

Y su historia de amor con Barcelona, la ciudad a la que llegó con 13 años porque en Argentina no había ningún club que pudiese pagarle el tratamiento para poder crecer que necesitaba la Pulga, parece más viva que nunca.

Lo que dijo Messi

"Es un momento muy especial para mí volver a ganar un Balón de Oro después de dos años viendo como lo ganaba Cristiano", fueron las primeras palabras de Messi al recibir el prestigioso trofeo de manos del presidente interino de la FIFA el camerunés Issa Hayatou.

"Cinco Balones de Oro es mucho más de lo que podía soñar cuando era chiquito", añadió el delantero del Barcelona, antes de finalizar dando las gracias "al fútbol en general por todo lo que viví, tanto lo bueno como lo malo".



Fuente: AFP

Populares de la sección