Las razones de la crisis de Barcelona

Barcelona ganó uno solo de sus últimos seis partidos y el método de Luis Enrique quedó en la mira

Barcelona, actual ganador de la triple corona y dueño del mejor fútbol en mucho tiempo, atraviesa un ciclo negativo (ganó uno solo de los últimos seis partidos) que lo hizo perder toda la ventaja en la liga doméstica y lo dejó eliminado de la Liga de Campeones.

Si Barcelona no fuese Barcelona, entendido por la enorme ventaja de 9 puntos que tenía antes de jugar el clásico ante Real Madrid, ya no sería un serio contendiente al título.

El ciclo comenzó el 20 de marzo, cuando de visitante no pasó del empate 2-2 ante Villareal. Luego de ese partido en el Madrigal, el equipo blaugrana cayó ante Real Madrid, derrotó a Atlético de Madrid en la ida de la Liga de Campeones y luego perdió tres compromisos consecutivos: ante Real Sociedad en la Liga, Atlético de Madrid en la vuelta de Liga de Campeones y frente a Valencia.

La mala racha golpea porque sucede en el tiempo a una cifra envidiable de 39 partidos invictos. De ahí que se impone la pregunta. ¿qué pasó en el medio?

Si bien hoy lidera la Liga Española y está vivo en Copa del Rey, las caídas consecutivas hicieron ruido por el peso de un equipo que hasta hace un mes era invencible.

Las estrellas, como siempre, son las que más responsabilidad cargan debido a la enorme caja de resonancia que generan. El trío Suárez-Messi-Neymar pasó de goleadas históricas con resultados tenísticos a sufrir una sequía que explica la racha.

Pero hay algo que a Barcelona no lo deja bien parado desde el análisis. En esa serie ante los madrileños, quizás el lapso más caliente de la temporada, el equipo no estuvo a la altura, perdió dos compromisos y el que ganó lo hizo cimentado en las individualidades.

Atlético de Madrid demostró como multiplicarse para minimizar al mejor equipo del planeta. Siempre dobló a Messi, lo obligó a jugar apretado contra la banda y lo marcó en triángulos para cortar sus opciones de pase.

Muchos apuntan a un problema anímico, difícil diagnóstico en un equipo de egos controlados y cuya hambre se regenera partido tras partido. Hasta hace apenas un mes, este equipo demolía récords y rivales con la facilidad de un ejercicio escolar.

"Ya se acabó el crédito y somos conscientes del reto. Lo vamos a afrontar como lo hace un jugador de Barcelona, con la cabeza bien alta", dijo Luis Enrique en conferencia de prensa al tiempo que evitó contestar –visiblemente ofuscado- las preguntas sobre el déficit físico de su equipo.

Esa arista es la que más sustento tiene a la hora de explicar la racha. ¿Por qué? Las críticas en España apuntan a que el DT no dosificó el plantel de manera correcta, exprimió a fondo a sus futbolistas y nadie se quejó en beneficio del regocijo que el espectáculo ofrecía. Además las incursiones de sus tres jugadores de ataque en las eliminatorias jugaron un papel clave. Suárez, Messi y Neymar debieron afrontar largos viajes para la última doble fecha de eliminatorias sudamericanas.

"Lo que sucede es que los tres de arriba, que fueron a los partidos de sus selecciones, ahora están muertos", dijo Fabio Capello, entrenador de Real Madrid que le ganó una Liga a un Barcelona disminuido en 2006-2007.

Si bien los más pesimistas ven fantasmas de los equipos de Udo Lattek o Frank Rijkaard, a este Barcelona ni le sacaron un jugador clave (como le pasó al Barcelona de Diego Maradona en 1982) ni tuvo un descenso brusco en su juego como en la temporada 2006-2007.

Hay un dato que también es relevante y es que se trata de un equipo corto. Si bien tiene varios jugadores en el plantel de todo y tipo color, en la cabeza del entrenador hay 14 o 15 jugadores con el nivel como para jugar en los momentos calientes de la temporada, lo que mutila la rotación. Da la sensación de que Barcelona no tiene plan B.

Ante Real Sociedad, sin poder contar con Suárez, alineó a Rafinha y también puso a Arda como titular, pero el aporte de ambos fue nulo. Piezas como Douglas, Bartra, Adriano, Aleix Vidal y Munir son jugadores de relleno para un Luis Enrique que no los considera.

Como muestra basta un botón. En la derrota ante Valencia y con un equipo que no mostraba respuestas de cara al gol, el técnico no hizo ningún cambio. Murió con las botas puestas.

De todas formas, Carles Puyol, histórico capitán blaugrana, se suma a la teoría de que solo se trata de una racha negativa: "Las cosas cambian deprisa en el fútbol. Pero Barcelona sigue siendo uno de los mejores equipos del mundo. La racha de 39 partidos sin perder es increíble, no es normal; del mismo modo que no es normal tampoco lo que está pasando ahora. Aún pueden ganar la Liga y la Copa; y sería una temporada fantástica".

El secretario técnico de Barcelona, Robert Fernández, también habló de esos pequeños errores que desembocaron en esta racha: "La situación de los últimos partidos te obliga a ganar el próximo partido. Con esta situación, los jugadores se precipitan en sus acciones y dificulta ganar partidos, pero creo que nos tenemos que quedar con esta imagen".

Con el diario del lunes, esa seguidilla intensa tras el desgaste emocional del parate de fecha FIFA agarró al equipo en el peor momento. Y así, partido, Barcelona se fue metiendo en la crisis. Hubiese bastado una sola cosa a favor -evitar el segundo gol de Madrid en el clásico, anotar el penal no cobrado en la hora ante Atlético, acertar alguna de las seis chances del primer tiempo ante Valencia, o evitar el gol en contra de Rakitic- y la crisis no hubiese sido tal. Pero pasó, y en un santiamén, todo se dio vuelta.

Si hay algo que rescata a los equipos de la inmediatez del resultado es el juego. Y esta es una de las principales virtudes de Barcelona como para salir de la situación.

Tres posturas del DT

1Descanso nulo
Un punto débil
Luego del empate ante Villareal y previo al clásico ante Real Madrid, Neymar, Messi y Luis Suárez debieron viajar a Sudamérica para jugar eliminatorias. Luego del viaje fueron titulares en todos los partidos y sientieron el desgaste del momento más caliente del año deportivo.

2Escasa rotación
Equipo corto vs Plantel largo
Luis Enrique no confía en todas las piezas de su plantel. Douglas, Bartra, Adriana, Aleix Vidal y Munir han sido figuritas de recambio que no fueron utilizados por el entrenador asturiano. Apenas tuvo minutos Arda Turan pero sin mostrar el mismo nivel que en Atlético de Madrid donde era el dueño de la zona medular.
3problemas de disciplina
Alves sancionado
Mientras los hinchas aún estaban de duelo por la derrota ante Atlético de Madrid y la eliminación, circuló un video de Dani Alves vestido de mujer haciendo bromas, lo que cayó muy mal en el equipo. Fue sancionado por Luis Enrique y no estuvo a la orden ante Valencia.

Populares de la sección