Las principales dudas de Da Silva mientras se acerca al debut

El DT se ha visto obligado a cambiar algunas de sus ideas tácticas por las urgencias que tiene en cancha
Mucho se habló ya del cambio de DT de Peñarol, de la desestabilización que causó la salida de Bengechea y como el nuevo DT Jorge Da Silva salió a correr de atrás y a contrarreloj a trabajar en una idea con un plantel que no había armado. Más allá de todas las consideraciones, lo cierto es que Peñarol encara la semana previa a empezar el Clausura lleno de dudas, y desde el domingo los "peros" no importarán.

El primer amistoso del ciclo, ante Plaza Colonia el sábado, dejó preocupado al DT. Ahora no tendrá más remedio que corregir sobre la marcha, ya con los puntos en juego.

Durante la semana, en la cancha y en las conferencias de prensa, el DT dio pistas de algunas de sus ideas. Como por ejemplo que no ver a Nández como un "5" de marca sino más como un doble 5, que quiere Forlán arriba, que quiere hombres rápidos por las bandas.

Poco de eso se vio el sábado. Y no porque el DT haya abdicado, sino porque tiene que ver, corregir, ajustar, ir hacia atrás y hacia adelante.

"Quedó demostrado que hay que trabajar mucho, estamos muy lejos de lo que queremos, mas que nada con el balón. Me gustó la actitud, el equipo estuvo agresivo, pero con el balón hay que mejorar muchísimo", se sinceró el sábado, tras terminar el partido. "Se ve que el equipo está nervioso, hay jugadores muy apresurados, hay que ganar confianza y que algunos jugadores puedan encontrar su nivel, que algunos están muy bajos en su juego", agregar.

Donde no tiene respuestas tan claras es en los cambios de dibujo a los que se ve forzado, como, la posición de Forlán. (ver punto 4).

Ante todo, el DT también fue claro sobre lo que necesita traer. Una forma de abrir el paraguas en una situación fuera de lo normal, pero también, de tirarle la responsabilidad a los dirigentes: "Nos está faltando un hombre de peso en el área, que aguante la pelota, que podamos descargar con él. Perdimos pelotas muy fácil y se generaban contragolpes. Tampoco tenemos un hombre que vaya por derecha. Esos dos puestos son claves y la llegada de un zaguero es necesaria", soltó el DT. l

¿Cuatro o tres en la mitad?

La primeras declaraciones de Da Silva dejaban entrever una idea con un doble cinco "marcador" como Marcel Novick (primera opción) o Freitas, otro mixto como Naithan Nández (o Aguiar) y dos volantes rápidos por afuera. Sin embargo, en las primeras prácticas apareció un 4-3-1-2, con Novick de 5 "tapón", tirándose atrás para reforzar la defensa, y dos por las bandas. Esa idea se reiteró en el amistoso con Colonia, y luego se cambió a 4-4-2.

¿Lanzadores o corredores?

Ya sea con cuatro o tres en la mitad de la cancha, la duda es las características de los hombres abiertos: ¿Deben ser lanzadores como Costa, Aguiar o Hernán Novick o corredores como Luque o Albarracín? Quizás dependa del partido concreto, o un equilibrio entre un lanzador y uno que desborde. El sábado empezó con Costa y Nandez por afuera más Forlán de enganche, y después paso a un doble cinco con Luque y Hernán Novick por afuera.

¿Forlán enganche o delantero?

Da Silva dejó claro al arrancar que su idea es que Forlán esté más cerca del área. El partido ante Plaza lo arrancó como enganche, aunque el DT lo explicó: "Teniendo en cuenta que no tenemos a Aguiar, con Diego más suelto podíamos explotar a Ifrán y Palacios". El ex Balón de oro respondió, pero los dos delanteros estuvieron entreverados. Ahora habrá que ver si Forlán pasa arriba o sigue como enganche.

El caso Maxi Rodríguez

El primer clásico del verano tuvo como figura a Maxi Rodríguez, quien mostró que podía hacer de enganche, arrancar desde atrás y darle vitalidad al equipo con control de pelota. Sin embargo, en el partido siguiente no anduvo, y luego se lesionó. Pasaron dos semanas, que en el fútbol es una eternidad, pero parece una época lejana cuando Rodríguez parecía ser la solución al ataque aurinegro.

La falta de un 9 con tamaño

Da Silva no esconde que necesita un 9 grande, que pelee la pelota en el área, que pivotee, que ayude a generar juego de espaldas al arco. No hay un solo jugador con esas características en el plantel tras la salida de Zalayeta. Pero además, el que venga lo ahora con el campeonato empezado, teniendo que adaptarse a las corridas. Sin ese 9, Peñarol podría ser un equipo veloz, pero por ahora solo se ve la cara mala de esa ausencia: es un equipo liviano.

Problema de laterales

Tras un año en el banco, Gianni Rodríguez se perfila a ser el lateral izquierdo titular ganándole la pulseada a Diogo Silvestre, que no fue solución el sábado en Colonia. Pero Mathías Aguirregaray tampoco lo fue del otro lado de la cancha. Ninguno ha logrado aportar subidas con criterio y peligro como para ayudar a solucionar el dilema de las llegadas por afuera.


Populares de la sección