Las prácticas de Nacional son un disfrute

Las sesiones de entrenamiento con el cuerpo técnico de Arruabarrena tienen momentos de intensidad, de concentración y de humor, donde todos se divierten, generando un buen ambiente sin perder la seriedad que siempre tiene que tener un equipo profesional.

Disfrutan los jugadores, disfrutan los técnicos y disfruta la gente afuera de la cancha. Si usted es hincha de Nacional y no tiene planes o la patrona lo mandó a pintar la habitación y hay demasiada humedad, vaya a Los Céspedes. Se va a divertir. Verá a sus ídolos jugar como niños.

El método de entrenamientos del cuerpo técnico encabezado por Rodolfo Arruabarrena hace que cada sesión sea diferente, mantiene a los futbolistas concentrados, trabajan con intensidad y también con humor, lo que genera un buen ambiente.

La práctica del domingo por la tarde empezó con el clásico “monito”. Se divertían los jugadores mientras el cielo amenazaba con negros nubarrones y algunos chispazos de lluvia. Cuando terminó el juego que sirvió para que entraran en calor, los que perdieron pasaron un mal momento, pero risueño.

Jorge Bava, Christian Núñez y Adrián Romero tuvieron que pasar por la pasarela que armaron sus compañeros y recibieron de todo menos mimos: piñazos, patadas y empujones.

Prosiguió con otro juego. Se armaron dos filas de jugadores parados frente a frente y todos identificados con un número. El preparador físico Gustavo Roberti en el medio de ellos y con una camiseta roja en la mano, gritaba un número. Los jugadores de cada fila que estaban identificados con ese número, tenían que correr hacia el preparador físico y agarrar la camiseta. El que lo hacía primero ganaba. El equipo que perdía dos veces tenía que pagar con lagartijas.

Al cabo del ejercicio, los integrantes del equipo vencido tuvo que pagar la prenda. Se colocaron dentro del arco y fueron sometidos a pelotazos por los integrantes del otro equipo.

Las bromas surgieron a cada momento. Cuando apareció en la cancha Maximiliano Calzada (se recupera de la fractura de peroné) con pesas camufladas debajo de la ropa para que los ejercicios sean más intensos, uno de sus compañeros gritó: “¡Ahí viene el hombre bomba!”. Carcajadas.

La relación del entrenador con los jugadores es fluida y eso también colabora. El Vasco tiene 37 años, una edad similar a varios de los integrantes del plantel. Eso los acerca generacionalmente.

Ayer, en un momento, Arruabarrena se alejó del lugar donde entrenaban los que hoy son titulares (ver página 9) y fue hasta donde estaba Pichón Núñez, que no concentró. Lo abrazó, le puso las manos sobre los hombros y dialogaron. Un gesto paternal, de amistad.

“Este es un plantel con muchos referentes y es positivo para que el entrenador pueda apoyarse en ellos y para que los chicos lo entiendan”, es una de las frases del técnico argentino. También, repite siempre que  necesita “la sinceridad de los jugadores para armar el equipo”. Que le digan cuando están cansados o tienen un dolor.

Para llegar a ese grado de comunicación, de fidelidad, es necesario alimentarlo diariamente. Está claro que todo esto no significa que Nacional va a ganar todos los partidos, pero ayuda.

La cercanía no es solo del técnico, también de Roberti, de Diego Markic, del profe Moreno, de Vespa y de Gayoso. Hay buen clima y cada práctica es un disfrute. 

Una charla defensiva

El entrenamiento del domingo terminó con un ensayo de pelota quieta. Fue en el único momento en que se pudo ver el equipo que juega hoy. En determinado momento se detuvo la práctica para intercambiar opiniones. Lembo fue uno de los jugadores que más participó en la charla, junto a Arruabarrena, Markic (también fue zaguero) y Vespa. El funcionamiento defensivo es uno de los que más preocupa al cuerpo técnico. 

De pena y Núñez con 4

Christian Núñez, Carlos De Pena y Alejandro Lembo suman cuatro amarillas, por lo que si reciben una más, quedarán suspendidos automáticamente. Por ese motivo, Núñez y De Pena no fueron convocados para el partido de hoy frente a River Plate, teniendo en cuenta que el próximo partido de Nacional es el clásico. Sí lo fue Lembo, quien estará en el banco. Por su parte, Diego Arismendi tiene tres. 

Recoba afuera

Álvaro Recoba se recuperó de un tirón muscular y en los últimos días entrenó con normalidad, pero no fue convocado para este partido. Seguramente el Chino, con una semana más de trabajos, estará a la orden para el clásico.


Populares de la sección

Comentarios