Las peores tragedias de la historia del fútbol

Luego de 27 años los familiares de las 96 víctimas de Hillsborough tuvieron paz; Referí repasa 10 casos donde la pelota se tiñó con sangre
Suele decirse que el fútbol es la única religión que no tiene ateos y, en países donde los estadios son verdaderos lugares de culto, la fe por los equipos se profesa de igual manera.

Sin embargo, al igual que las religiones, algunos fanatismos suelen terminar mal. En el ADN del fútbol europeo la palabra Hillsborough era una herida sin sanar.

El 15 de abril de 1989 –el mismo día que en China comenzó la masacre de Tiananmén–, 96 hinchas de Liverpool perdieron la vida por asfixia y aplastamiento en el estadio de Hillsborough mientras su equipo jugaba ante Sheffield.

Casi como un acto reflejo, la Policía y el gobierno, amparados en medios como The Sun, cargaron contra la mala conducta de los hinchas y acusaron a varios de saquear cadáveres. "Lo único que hacíamos era revisar sus documentos para poder identificar a las víctimas", dijo años después un hincha.

Luego de una extensa investigación que duró más de dos años y con 800 testigos, la fiscalía concluyó que la muerte de los 96 aficionados de Liverpool fue un delito y no un accidente.

El jurado dejó constancia de que hubo errores claros en el procedimiento policial y los servicios de emergencias. Para la tribuna de Liverpool la Policía abrió solo una puerta, lo que generó una avalancha contra las rejas perimetrales que resultaron letales.

Además se permitió el ingreso de una sola ambulancia y fueron los propios hinchas que terminaron socorriendo a sus pares utilizando los paneles de publicidad como camillas improvisadas.

Apenas seis minutos iban del partido cuando el árbitro suspendió el juego por temor a que pasara algo grave, una pesadilla real.

El destino se empeñó en que la víctima de menor edad sea Jon-Paul Gilhooley, de 10 años y primo de un joven llamado Steven Gerrard, años después capitán y símbolo del club.

Fue su popularidad y la lucha de madres y padres anónimos, lo que logró revertir el veredicto de 2012, que señalaba a Hillsborough como una tragedia accidental.

Referí les propone repasar otros nueve episodios donde la pelota, lamentablemente y por diferentes motivos, se tiñó con sangre.

TRAGEDIA DE HILLSBOROUGH
El 15 de abril tuvo lugar la tragedia de Hillsborough que pudo cerrar su herida
El 15 de abril tuvo lugar la tragedia de Hillsborough que pudo cerrar su herida

La primera estampida

El 24 de mayo de 1964 en el Estadio Nacional de Lima, Perú y Argentina jugaban por un boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio. Perdiendo 1-0, Perú llegó al empate, pero el árbitro uruguayo Ángel Pazos lo anuló. Hubo invasión, la Policía lanzó gases y la gente corrió hacia la salida provocando una avalancha: 312 personas murieron aplastadas.

Caballos en la Puerta 12

Los clásicos entre River Plate y Boca Juniors tienen perlas memorables y una tragedia. El 23 de junio de 1968, con Argentina bajo dictadura militar, se produjo la tragedia más recordada del fútbol argentino. La puerta 12 del Monumental era la indicada para que salieran los hinchas de Boca, pero por causas nunca aclaradas, el acceso hacia la calle estaba trancado. La Policía Federal ingresó con caballos y empezó a arrinconar a los simpatizantes visitantes que se querían retirar. En un clima de desesperación, hubo 71 muertos por asfixia contra las paredes y puertas del estadio. La mayoría eran menores de edad.

Desastre de Ibrox

En el Ibrox Park de Glasgow se dio la mayor tragedia en la historia del Old Firm, el clásico más antiguo del mundo entre Celtic y Rangers. El 2 de enero de 1971 y ante más de 100 mil espectadores, Celtic hizo el 1-0 a los 89 minutos. Cuando miles de hinchas de Rangers se retiraban a segundos del final, Rangers llegó al empate agónico. En las angostas escaleras del estadio se vivió un infierno debido a que por el gol varios hinchas cayeron por la escalera generando una estampida. Por asfixia y aplastamiento murieron 66 personas y más de 200 hinchas fueron heridos. A raíz de ese incidente trágico, el estadio fue remodelado hasta cumplir con los máximos estándares de calidad.

Asfixia de Luzhniki

Tiene una historia muy similar al desastre de Ibrox, pero en el estadio de Lenin en Moscú y en un partido por la Copa UEFA entre Spartak de Moscu y HFC Haarlem el 20 de octubre de 1982. Un gol agónico del equipo ruso a falta de 20 segundos para el final del partido desató la locura de los hinchas que abandonaban el estadio cerca del final lo que originó una estampida por los corredores y las escaleras del recinto. Producto de la estampida y el control fallido de la Policía, hubo asfixiados por compresión que murieron en el acto. Si bien los medios soviéticos se negaban a reconocer que hubo muertos, la cifra oficial de fallecidos se conoció 48 horas después y ascendió a 300 personas.

Fuego de Valley Parade

Tuvo lugar el 11 de mayo de 1985 en el Estadio del mismo nombre ubicado en Bradford, Inglaterra, en un partido correspondiente a la Football League Third Division entre Bradford City y Lincoln City. El estadio, con tribunas aún de madera, vio como se prendía fuego una de sus cabeceras producto de un cigarrillo mal apagado y de las bolsas de basura que se escondían debajo de la grada. La mayoría de los hinchas saltaron hacia el campo de juego y otros corrieron a la entrada para salir hacia la calle. Sin embargo, la Policía había trancado las puertas para evitar que ingresara público sin pagar. En apenas cuatro minutos el fuego consumió la estructura y la tribuna cayó, dejando un saldo de 56 muertos y 265 heridos.

Pelea de Heysel

Ocurrió en el Estadio de Heysel, en la capital de Bélgica, durante la final de la Copa de Europa del 29 de mayo de 1985. El estadio, con capacidad para 60 mil espectadores, estaba lleno de hinchas de Liverpool y Juventus, los dos mejores equipos de Europa. Ante la expectativa, la organización decidió vender también la zona detrás de los arcos donde no había butacas. Problemas entre los hooligans ingleses y los tifosi juventinos derivaron en incidentes que se cobraron la vida de 32 italianos, cuatro belgas, dos franceses y un inglés. El partido se jugó con más de una hora de postergación, pese a la negativa italiana y con varios cadáveres aún en las gradas. Un gol de Platini definió el pleito a favor de Juventus.

TRAGEDIA DE HEYSEL
Hooligans y tifosis protagonizaron una batalla en las tribunas de Heysel
Hooligans y tifosis protagonizaron una batalla en las tribunas de Heysel

Desastre de Guatemala

Un partido correspondiente a las eliminatorias de Francia 1998 entre Guatemala y Costa Rica terminó de la peor manera el 16 de octubre de 1996. Al Estadio Mateo Flores asistieron 45.796 personas cuando el recinto tenía una capacidad original para 34 mil espectadores. Una investigación determinó que hubo 7.000 boletos falsos y que una vez comenzado el partido los boleteros dejaron entrar gratis a los niños. Una avalancha producto de la falta de espacio terminó con la vida de 83 personas, de las cuales seis eran menores de edad y siete mujeres. La recaudación de esa noche fue de 1.445.000 quetzales, que se utilizaron para indemnizar a las víctimas.

Lágrimas de Accra

El 9 de mayo de 2001 en Ghana tuvo lugar el peor desastre en un estadio africano y 127 personas murieron en una avalancha. Hearts of Oak le ganó 2-1 a Asante Kotoko y hubo incidentes. Los gases lacrimógenos de la Policía dieron rienda suelta a una estampida fatal. La justicia determinó el procesamiento de seis efectivos.

Trasfondo político en Port Saíd

El Estadio de Puerto Saíd se bañó de sangre el 1 de febrero de 2012 durante la primavera árabe y luego de finalizar el partido entre Al-Masry y Al-Ahly con victoria del local por 3-1. Una vez terminado el juego los hinchas locales ingresaron al campo de juego armados con botellas, palos, cuchillos y piedras para atacar a los hinchas visitantes. El fútbol fue una excusa para saldar cuentas políticas. Los locales eran fervientes defensores del dictador Hosni Mubarak, derrocado meses antes en revueltas políticas y sociales donde los fanáticos del Al-Ahly tuvieron una participación activa. En el incidente fallecieron 74 personas y hubo casi dos mil heridos. Un año después, un tribunal egipcio condenó a la pena de muerte a 21 acusados de los incidentes en el estadio.

TRAGEDIA DE PORT SAID.JPG
La batalla campal en Port Saíd tuvo un trasfondo político
La batalla campal en Port Saíd tuvo un trasfondo político



Populares de la sección

Acerca del autor