Las novedades de Cuevas para seguir trepando en el ranking

Viaja a Australia con raqueta nueva y algunas variantes
en el juego; defiende muchos puntos pero quiere meterse en el top ten
El riesgo para cualquier persona que haya transcurrido el mejor año de su vida es aburguesarse y quedarse en una rémora de recuerdos. Pero no es así para Pablo Cuevas. Ni figurativamente ni literalmente. El uruguayo no paró de entrenar ni siquiera el 31 de diciembre, y por estas horas se apresta a viajar a Australia, para la primera parte de la temporada tenística. Lejos de pensar en los muchos puntos que tendrá que defender en 2017, que lo hicieron el año pasado llegar hasta el puesto 19 del ranking (hoy en el 22°), ahora el uruguayo se planea objetivos más altos: conseguir más puntos para llegar al top ten.

Tras volver de la gira por Asia donde jugó la International Tennis Premier League, Cuevas alternó el fin de año entre Rosario –donde vive su entrenado Eduardo "Luli" Mancini–, Buenos Aires y Solanas, haciendo la pretemporada física y también sumando minutos de tenis, preparándose para debutar en el circuito el próximo lunes en el ATP de Sidney, primera parada antes de disputar el Australian Open.

"Encaro 2017 con la idea de arrancar bien en el cemento, pero tampoco me pongo presión. Voy con la misma idea que apliqué en el césped en 2016 (donde llegó hasta la final de Nottingham): utilizar lo que aprendí en años anteriores para ponerlo en práctica. No es algo nuevo, juego hace años, pero quiero encararlo diferente, convencido que puedo jugar bien. No voy pensando 'es cemento' como un cuco. No terminé bien el año, pero tuve bastante tiempo para entrenar", expresó a Referí el salteño.

Cambio en juego y raqueta
De entrada, Cuevas se planteó cambios en su juego. "Estuve trabajando mucho en la devolución, en ser agresivo desde adentro de la cancha, sobre todo con el segundo saque, porque a veces me voy para atrás. Tratar de estar un paso adentro, y lo mismo con el hecho de cortar la diagonal con el revés. Agresividad no solo significa meterse en la cancha, también se puede ser agresivo desde atrás. Nos necesariamente con la bola corta, también buscar cortarla y aprovechar".

Otro cambio es en la raqueta: si bien no cambió de marca –sigue con Head– varió el modelo. "Es un poquito más liviana y más corta, para manejarla mejor. Sentía que la anterior era larga y muy pesada".

"Hace mucho que vengo jugando con la misma raqueta, quería probar una liviana pero que salga la bola rápido. Generalmente cuando más pesada es, más rápido sale, entonces lo que busqué es una combinación de las dos cosas, a través de cuerdas más abiertas. Quitarle peso pero compensándolo con lo otro. Hace rato lo venía probando, Luli me ayudó a convencerme. En toda la gira de fin de año jugué con esa raqueta y la pretemporada estuve adaptándome. Estoy sintiendo más facilidad", agregó Cuevas.

El armado de la temporada
Lo que no va a cambiar será su estrategia a la hora de elegir la temporada de torneos, con una filosofía clara: jugar menos para poder concentrarse en los más fuertes –Masters 1000 y Grand Slams– que son obligatorios para el ranking. "Me quedó claro la importancia de hacer un buen calendario, con descansos necesarios. Tengo que ser consciente de eso, no tentarme por un jugar un torneo más. En 2016 pude jugar todo el año sin bajarme producto de elegir bien el calendario. No es casualidad, es clave junto a prepararme bien, entrenar, viajar con el equipo completo. Quiero repetir eso, no andar tomando riesgos innecesarios por jugar un torneo más, porque aumentás las chances de lesión. El descanso es parte de la preparación".

En ese sentido, la decisión de Juan Martín del Potro, de saltearse la gira australiana para no sentir el desgaste en el resto del año llamó la atención. Para Cuevas, la situación es diferente. "No hay que olvidar que Juan Martín terminó jugando dos o tres semanas después, por la final de la Copa Davis. Yo tuve un buen descanso, es más: ya estoy hasta con ganas de salir a competir. No juego el primer torneo para que los tiempos den bien. No se me va a hacer larga, después viene la gira sudamericana, que conozco, me siento bien, y se hace más llevadera".

Los puntos a defender
De esa manera, Cuevas –que viajará con Facundo Savio como coach a Australia, sumará a Luli Mancini en Sudamérica y luego intercalará a ambos el resto del año– jugará ahora Sídney y el Australian Open, y luego vendrá a la gira sudamericana, uno de sus puntos más fuertes del año. No participará del ATP 250 de Quito para poder descansar, y luego jugará Buenos Aires (250 puntos) San Pablo (250) y Río (500), donde defiende 750 de sus 1.780 unidades. En marzo viajará a Indian Wells y Miami, y más tarde a la gira europea de polvo de ladrillo, donde nuevamente descansará las semanas previas al Masters 1000 de Madrid y a Roland Garros, de manera de llegar con todas las energías.

"La defensa de los puntos es un poco relativo. Para tener un año igual o mejor necesito ganar lo mismo o más. Si no recupero en el mismo torneo, iré un poco para atrás en el ranking y cuando gane me meteré más arriba. Es como en la cancha: si estás pensando en eso estás muy en la chiquita, ahí es el error. Si viene la pelota y estás preocupado por no errarla, la vas a errar. Por algo entrenás tantas horas", agrega el salteño.

De todos modos, la meta del top ten sigue estando en la cabeza. "Todo esto que hago es con la idea de mejorar. Hace tiempo tengo en la cabeza meterme en el top ten, pero primero me quiero consolidar en los 20, y luego pensar en eso. No lo tengo que encarar así, el ranking tiene que ser una consecuencia del juego", cierra Cuevas, ya enfocado en tener un año aún mejor que el histórico 2016.

La gira por Asia

"Fue bastante intensa, en 9 días de competencia tuve 8 partidos. Algunos días doble y doble mixto, singles jugué uno solo. Estuvo entretenido, no había tiempo para aburrirse. En los 5 partidos tenias que estar a disposición, calentar, por eso que se puede cambiar en el medio del set, entrar en calor. La experiencia estuvo buena , y el entorno es espectacular, te tratan mejor que el circuito ATP. Con el equipo tuve muy buena onda, almorzábamos y cenábamos juntos. Con Ivanisevic hablé bastante. No me tiró piques de saque, pero contaba historias y pude entrenar mano a mano. Está bueno porque vas agarrando cositas de como piensan".

Su postura sobre la Davis

"Estuve pensando un poco, hablé con el capitán y quedamos en reunirnos antes que me vaya. Me encantaría estar, y sé que el objetivo es estar en el Grupo Mundial. Hoy estamos lejos, pero para ese objetivo tenemos que tener un equipo más consolidado. Esta puede ser una gran oportunidad para los chicos que vienen atrás, para que sumen confianza, puedan subir a Uruguay del grupo donde estamos y sea un buen envión de confianza. Va a depender si el capitán cree que suma más que esté o no esté, pero creo en este es un buen momento para que otros tengan su oportunidad. No vamos a tener rivales de gran jerarquía, y este equipo esta más que en condiciones para lograrlo. La gira de Futures estuvo buenísima para que esta camada siga fogueándose", dijo Cuevas.

Populares de la sección

Acerca del autor