Las mujeres de arena, otra polémica en la previa de Rio 2016

Una asociación pretende prohibir las esculturas de la playa de Copacabana alegando que alientan el turismo sexual

En la playa de Copacabana, unas esculturas de arena de mujeres con prominentes nalgas atraen a turistas y curiosos, pero una asociación pretende prohibirlas alegando que alientan el turismo sexual en Rio de Janeiro, sede de los Juegos Olímpicos de 2016.

Jassim Al-Alawadhi detiene su bicicleta para tomarse una selfi delante de una mujer en tanga, de tamaño natural y acostada sobre su vientre, al lado de un gran papa Noel a medio hacer.

"Es sólo arena, no creo que haga apología de la prostitución o del vicio. Es sólo una escultura hecha por una persona pobre que hace esto a cambio de un poco de dinero", dice a la AFP este analista financiero de 26 años, que está de vacaciones en Rio.

Mujeres de arena

Ubiratan dos Santos, de 63 años, es el creador. Desde hace 23 años, se dedica a hacer esculturas de arena en esta zona de la playa de Copacabana. "He creado a mujeres de todo tipo. Hoy en bikini, mañana de falda. Pretender prohibirlas es una falta de respeto a mi trabajo", considera.

Con los dedos, acaricia suavemente las nalgas firmes y generosas de una de sus creaciones, que acaba de rociar con agua de mar para redondearla un poco más. Hay que mojar todo el tiempo las esculturas "porque si hace un poco de viento, ¡se acabó!", explica.

Cuenta que un empleado de la alcaldía vino a pedirle esta semana que abandonara este trabajo, porque algunos habitantes del vecindario lo consideran una incitación a la prostitución.

"No es una buena imagen para la ciudad", confirma a la AFP el alcalde adjunto Bruno Ramos, quien contactó el servicio jurídico de la municipalidad para saber si es legal prohibir las esculturas.


"Esto es un circo", replicó el artista. "Deberían ocuparse de la violencia en la ciudad".

Dos Santos vive en Olaria, en la periferia norte, y mantiene vigilado su trabajo durante las noches para evitar que lo destruyan.

¿Mal gusto?

"Y las mujeres que están en la playa, ¿no están casi desnudas? Esto es arte, es hermoso y defiendo esta forma de arte", afirma una turista brasileña de Sao Paulo, Luciane Silvestre, de 48 años, luego de haber tomado fotos y dejar unas monedas al artista.

Durante la visita del papa Francisco en 2013 para las Jornadas mundiales de la Juventud, Dos Santos había puesto faldas a todas sus esculturas "en respeto al soberano pontífice".

"Copacabana fue catalogada como ruta del turismo sexual y estas esculturas son por lo menos de un gusto dudoso", declara a la AFP Horacio Magalhaes, un abogado de 48 que preside la asociación de Amigos de Copacabana.

Magalhaes dice haber recibido muchas quejas sobre las mujeres de arena en este barrio de 180.000 habitantes.

Mujeres de arena

"Hay esta connotación sexual que se le envía a los turistas, para que vengan a Rio no a admirar los bellos paisajes, disfrutar las playas o conocer nuestra cultura y nuestro patrimonio histórico, sino a explorar la región glútea de nuestras mujeres", dice el abogado.

Definitivamente, no es el tipo de turismo que se quiere promover, agrega. "Queremos que Copacabana, cuna de la bossanova, reencuentre su encanto de antaño, se convierta en un barrio residencial y familiar, y estas esculturas no contribuyen a ello".


Fuente: Por Claire De Oliveira Neto, AFP