Las manos que cuidan a los uruguayos

Daniel Zarrillo jugó al fútbol en Cerrito y Huracán y ahora es el deportólogo celeste

Enviado

De muy chico descubrió su vocación: la medicina. De grande la pasión: el deporte. Y a los 47 años, el destino puso Daniel Zarrillo en esa esquina perfecta donde lo vocacional convive con el gusto. Este el médico de la delegación uruguaya en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Su debut a este nivel se dio en los Juegos Odesur de Santiago 2014, luego ejerció su tarea en los segundos Juegos Olímpicos de la Juventud, Nanjing 2014 y en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. "Este es mi primer Juego Olímpico, es el evento por excelencia para el deportista y también para un médico por la gran cantidad de deportes de países y las experiencias de la villa olímpica donde somos todos iguales, es algo increíble", contó a Referí.

"Quería ser médico desde muy chico y cuando decidí dedicarme tuve que abandonar el deporte", contó.

"Jugué en Cerrito en la B y en Huracán Buceo en la A en la década de 1980, empecé en 1986 hasta que se me hizo incompatible con el estudio. En 1988 entré a facultad y a fines de 1990 dejé la pelota".

"El destino, la vida me fue llevando a lo que me gusta que es el deporte, donde tuve una mínima experiencia y hago lo que me gusta me gusta viviéndolo desde otro rol", expresó.

Zarrillo trabajó como doctor en Fénix desde 1996 a 2012, lleva 14 tempordas en Trouville, estuvo 10 años en Capurro y ahora tiene una clínica de atención al deportista amateur: "Es otro esfuerzo desde el punto de vista económico, pero te reditúa desde otro lado".

Zarrillo tiene un dormitorio y sala médica en la villa en el mismo piso que los deportistas uruguayos a los que se les hizo un seguimiento y estudios en la recta final de la preparación, salvo a Dolores Moreira con la que empezó antes por la lesión de espalda que el año pasado la sacó del Mundial de Omán.

El doctor supo ser director de deportes de la Intendencia de Montevideo al suceder a Gonzalo Halty de quien fue su asesor otros cinco años.


Acerca del autor