Las locuras del Cebolla Rodríguez

Luego del partido contra Argentina el jugador de Atlético Madrid aprovechó las últimas horas en Uruguay para viajar a su pueblo Juan Lacaze donde se comió un asado, cabalgó, tomó unos mates y se fue sin dormir al aeropuerto

La ovación de la gente fue quedando a un lado. Las luces del Estadio se apagaron. Cebolla Rodríguez tomó la camioneta e inició el viaje que nadie imaginaba. Lejos de quedarse a descansar en la capital, tomó rumbo a su pueblo: Juan Lacaze.

Cuando se internó por las calles de la ciudad se percató de que todos descansaban. No era para menos. Pero el Cebolla, que parece estar más allá del bien y del mal, fue decidido a aprovechar las últimas horas que le quedaban en el país. Poco le importó que a las 9 tenía que presentarse en el aeropuerto.

¿Qué hizo después del partido?

Me fui a Juan Lacaze. Comimos un asado a las tres y media de la mañana y a las cinco y media estaba ensillando el caballo.

¿Y cuánto cabalgó?

Salí una horita a caballo y luego me tomé unos mates y me vine para el aeropuerto.

¿Tenía algún sentimiento especial el partido contra Argentina por lo que le pasó en el pasado proceso justamente en la última fecha? (NdeR: lo expulsaron con el partido finalizado, fue sancionado por tres partidos y Tabárez no lo llevó al Mundial).

Imágenes, imágenes que se me venía de la eliminatoria pasada y son cosas que uno va dejando de lado y va superando.

Mira la entrevista completa en la edición impresa de El Observador del jueves.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios