Las lluvias inundan al Maracaná

Las precipitaciones en Río de Janeiro provocaron anegaciones en las afueras del estadio y en algunas instalaciones

Las fuertes lluvias que cayeron en Rio de Janeiro, un temporal que provocó inundaciones y caos en esta ciudad sede de la final del Mundial de Fútbol-2014 y de los Juegos Olímpicos 2016, afectaron las instalaciones del mítico estadio Maracaná.

La zona sur, la más turística de la ciudad, y el centro no escaparon del efecto de las lluvias. En muchas calles se formaron lagunas que complicaron el tránsito. Trechos de la avenida Maracaná, el barrio donde queda el legendario estadio que recibirá la final del Mundial, estuvieron inundados durante la mañana.

Según informó el portal Infobae, el estadio que recibirá la final del Mundial 2014 tiene problemas recurrentes cuando es alcanzado por fuertes lluvias.

Las lluvias caídas en las últimas horas provocaron la inundación del sector en donde se ubica el banco de suplentes, de los salones en los que se ofrecen ruedas de prensa, de los estacionamientos VIP, de baño y corredores  internos, agregó el portal.

Especialistas que fueron contactados por el portal del diario brasileño O Globo explicaron que el  problema del Maracaná es el tipo de terreno sobre el que está emplazado, que se encuentra por debajo del nivel del mar y está influenciado por diversos ríos.

Por su parte, una vocera del consorcio que administra el estadio manifestó a AFP que en el estadio "no hubo problemas" con el campo ni las instalaciones.

El estadio estuvo cerrado por más de dos años para una profunda reforma para ponerlo al nivel del "padrón FIFA", que incluyó un moderno sistema de drenaje en el césped.

En marzo del año pasado, con el Maracaná aún en obras, otro temporal dejó el área donde estaría el campo convertida en un lodazal, despertando inclusive dudas sobre si el estadio estaría listo para recibir la Copa Confederaciones, tres meses después.

El Arena Fonte Nova de Salvador (Bahia, noreste) sí sufrió un accidente días antes de la Confederaciones, cuando parte de la membrana en plástico que cubre el techo se rompió por las lluvias torrenciales.


Fuente: En base a AFP y medios

Populares de la sección

Comentarios