Las historias a seguir en el Super Bowl

Mañana se juega la final del fútbol americano entre Seattle Seahawks y New England Patriots


Para los fanáticos de la NFL, mañana hay misa. El mundo se detiene cuando desde la hora 21.30, en el estadio de la Universidad de Phoenix, Arizona, se enfrenten New England Patriots y Seattle Seahawks por el Super Bowl XLIX, la final de la temporada.

Que es el evento deportivo del año en Estados Unidos no es novedad: el año pasado 114 millones de personas lo vieron por TV, el rating más alto de un show en vivo. Que Estados Unidos se paraliza por el evento, tampoco, y de punta a punta del país se organizan fiestas para ver el partido.

En Uruguay, año a año, más gente se arrima en esta instancia atraída por el show del entretiempo (este año canta Katy Perry) o por el glamour que arroja el deporte que mejor maneja el marketing en el planeta. Pero también hay mil historias para seguir: deportivas y de las otras, para disfrutar el show al 100%.

Un consejo de parte de Álvaro Martín, el relator de ESPN con quien conversó El Observador en una entrevista que saldrá mañana: “El recién llegado tiene que seguir el ovoide, para entender que está pasando. Pero, si tienes paciencia, empiezas a apreciar el deporte cuando dejas de ver el ovoide y ves la panorámica. Qué está pasando del otro lado, en la defensiva. Qué hace el esquinero, dónde se está colocando el receptor. Cuando ves esos detalles y entiendes lo que el equipo quiere lograr, el plan de ataque, es que empiezas  a apreciar la figura. Lo bruto se ve a flor de piel, pero lo otro es el ajedrez con vida”.

Tradición  vs rebeldía
El duelo de mariscales de campo suele ser una de las narrativas más interesantes del partido. En este caso lo cumple con creces, y refleja fielmente a sus equipos. De un lado, Tom Brady (37 años) y los New England Patriots, que simbolizan la tradición: ocho visitas al Super Bowl y tres victorias, todas con Brady, que también perdió dos. De ganar, subirá al podio de los mariscales de la historia. Los Patriots están entre los grandes de la liga, siempre candidatos. Pero la ventana de triunfos se les está cerrando, porque pronto muchos veteranos dejarán el equipo (Brady primero en la fila) o se irán producto de los topes salariales que establece la Liga. Es una de las últimas grandes chances de agrandar la leyenda.
Russell Wilson (26) lidera a los actuales campeones Seattle Seahawks, que consiguieron su primer Super Bowl en 2014, y son el epítome de la rebeldía. Desde su entrenador, Pete Carroll, fanático del estudio de la defensa, hasta su plantel, lleno de jugadores que no estaban en los primeros planos, pero que se adaptaban 100% a su plan de juego. Tiene otros líderes como el corredor Marshawn Lynch o el esquinero Richard Sherman, que se han destacado por desafiar varias decisiones de la liga, lo que les ha valido ese mote de rebeldes.

Defensa de Seatlle vs Brady
Si hay algo que destaca por sobre todo en Seattle, es la defensa, la más fuerte de la liga por segundo año consecutivo. Tiene su identidad: la llaman “The legion of boom”. Richard Sherman, Earl Thomas, Kam Chancellor y Byron Maxwell son especialistas en el fondo de la cancha, pero la línea defensiva también es el terror de unos cuantos mariscales, sobre todo los que juegan en el “bolsillo”, como Brady, que tienen poca movilidad. Es una de las claves del partido: si los Seahawks le llegan a Brady con facilidad, o si este saca sus pases rápidos y logra avanzar en la cancha.

El milagro
Seattle tenía 99,9% de chances de perder a falta de 3 minutos en la final de conferencia ante Green Bay, cuando caía 19-7. Sin embargo, su mariscal Wilson se despertó y obró el milagro. Hay quienes dicen que si Seattle no perdió allí, no pierde más.

“Deflategate”
En los días posteriores a la victoria de New England ante Indianápolis por la final de la conferencia americana, todo Estados Unidos –incluso el presidente Barack Obama– habló del escándalo generado luego de que se descubriera que los Patriots habían desinflado levemente las pelotas usadas en el primer tiempo de la goleada 45-7. Las luces apuntaron sobre Bill Belichick, DT de los Patriots, un viejo “bicho” especialista en torcer las reglas al límite de lo legal –y a veces un poco más–, pero este apuntó a Brady. La liga inició una investigación, que tendrá sus resultados después del Super Bowl. Es poco probable que haya influido en el resultado, pero agrandó la fama de New England como un equipo que no tiene problema en apelar a la trampa.

Beastmode
Junto a Russell Wilson, la ofensiva de Seattle tiene su mayor arma en Marshawn Lynch, el corredor estrella del equipo. Fue un arma fundamental ante Green Bay y en varios momentos claves de la temporada. Es la válvula ideal para cuando Wilson decide evitar un juego por aire en el que no tiene receptores especialmente destacados. Pero, por su rareza, es además un personaje al que aman los medios. Lynch odia dar declaraciones a la prensa, y en el “media day” del Super Bowl, el martes, tenía la disyuntiva de mantener su actitud o recibir una fuerte multa. Resultado, Beastmode se sentó frente a los periodistas y dijo: “Solo estoy aquí para no ser multado”. Lo curioso es que lo repitió ¡35 veces! ante cada pregunta que le hicieron.

La TV
El partido se emite en ESPN y Fox Sports desde la hora 21.30, pero ambos tendrán grandes transmisiones previas. Los muy fanáticos también pueden contratar, por US$ 10 y hasta el 11 de febrero, el GamePass de la NFL (compatible con Chromecast y Apple TV) y ver 24 horas de programación previa y posterior al gran partido.


Populares de la sección

Comentarios