Las historias increíbles del mundial de handball

El exseleccionador español campeón del mundo de handball, Valero Rivera, hoy DT de Catar, soportó siete goles de su hijo de España; dos hermanos jugaron en equipos distintos

El Mundial de Handball que se desarrolla en Catar ha dejado historias dignas de contar cuando ayer terminó la primera ronda.

Por un lado, la selección de Catar, con el técnico español campeón del mundo con España en 2013 y con el que había conseguido el bronce en el anterior  disputado en 2011, Valero Rivera, debió enfrentar no solo al combinado de su país, sino a su hijo que tiene su mismo nombre.

Por otro, en el enfrentamiento de ayer entre Croacia y Bosnia, dos hermanos se vieron frente a frente en la cancha del Duhail Sports Hall. Igor Karacic fue uno de los principales jugadores croatas, mientras que su hermano Ivan Karacic fue uno de los encargados del ataque bosnio.

Ambos países son escindidos de la vieja Yugoslavia luego de la guerra de los Balcanes, y si bien los dos nacieron en la ciudad bosnia de Mostar, el menor de ellos, Igor de 26 años, fue llamado por el técnico croata y hace un tiempo que ya juega en este seleccionado.

Los siete goles del hijo
No fue un día más para el técnico español de Catar, Valero Rivera.  Previo al comienzo del encuentro, ambos se saludaron con un efusivo abrazo, aunque obviamente que cada uno tiraba para su lado.

Quizás porque era un partido muy importante, quizás porque debía enfrentar a su padre, Valero Rivera Jr. no solo se transformó en la figura de la cancha, sino que fue el goleador y su padre debió soportar siete goles –uno de penal- convertidos por parte de quien porta su propia sangre.

El seleccionado local perdió en el último minuto el partido, aunque, al igual que España, ya está clasificado para octavos de final.

“Estoy muy, muy feliz por mi hijo”, dijo, antes de empezar a hablar sobre el desempeño de Catar. “Por supuesto que fue un momento muy, muy especial para muchas personas, incluyéndome a mí. Estoy feliz de que Valero jugó bien”, agregó. Y también sostuvo: “espero que España llegue a la final”.

Valero Jr. sufrió especialmente con críticas en España cuando su padre lo eligió para formar parte del seleccionado nacional europeo por primera vez. Sin embargo, ahora toda la prensa lo apoya.

“Durante el partido tuve sensaciones extrañas. A veces no me podía molestar si España nos metía un gol, no sólo ya mi hijo, sino jugadores a los que quiero mucho. Eso no lo había sentido nunca antes”, indicó Rivera en la conferencia de prensa. “Siempre me alegro por mi hijo cuando mete goles. Pero cuando hizo los tres primeros del partido, pensé ‘a ver si los mete todos’” dijo sonriendo.

Rivera López concluyó diciendo: “creo que para él era más difícil el partido que para mí. Él está jugando y yo estoy fuera. Seguro que él tiene mucha más presión que yo”.

Hermanos frente a frente
“Nunca pensamos que podríamos enfrentarnos cara a cara nada menos que en un Mundial”, dijo Ivan Karacic, figura del combinado de Bosnia cuando se le consultó que debía enfrentar a su hermano Igor de Croacia.

“Bosnia siempre estuvo lejos de los campeonatos de elite y, por otro lado, mi hermano siempre luchó con todas sus fuerzas por la selección croata desde hace años”, agregó el playmaker bosnio.

Casualidad o no, los dos juegan con el número 18 en sus camisetas desde hace un buen tiempo.

Ivan agregó que “hasta ahora he hinchado por mi hermano. Croacia también es mi equipo. Me gustan los dos equipos, pero yo juego por mi país. Adoro esta generación bosnia. Igor siempre soñó jugar por Croacia y yo estoy feliz por él, como él también es feliz por mí. Nuestra familia está orgullosa de nosotros”.

Su hermano Igor dijo: “lo que tengo claro es quién no la pasó bien luego de este partido: mi madre. Sé que ella dijo que no lo vería por televisión porque se pone muy nerviosa de vernos a ambos enfrentados. Sin embargo, mi padre y mi hermano no se separaron nunca de la TV”.

Según Igor, en los partidos anteriores y cuando jugaban a la misma hora en distintos escenarios, “en casa usaban dos televisores para vernos a los dos en vivo”.

Ivan e Igor Karacic jugaron como si nada. Con todo el profesionalismo que este deporte requiere en la elite mundial. Lo que quizás no saben es que escribieron una nueva página de la historia.


Fuente: Marcelo Decaux, invitado a Catar

Populares de la sección

Comentarios