Las historias de... Walter Gargano

El volante de la selección compartió vestuario con un histórico como Javier Zanetti, le cebó un mate al Papa, en Napoli jugó con su cuñado, pero no se olvida de Jadson Viera

Los jugadores de la selección nacional tienen la particularidad de recorrer el mundo y compartir vestuario con las principales estrellas del fútbol mundial. Ahí, en el recinto sagrado, surgen historias, anécdotas que muchas veces quedan escondidas. Estas son algunas de las historias que Walter Gargano reveló a El Observador.

Con Zanetti

“Estamos hablando de una de las leyendas del fútbol mundial. Me tocó el placer de jugar con él, de hacer amistad y voy a decir una cosa extraña de un jugador que siente tanto por su selección argentina, que cada vez que jugamos un partido amistoso, por los caramelos o los chiclets, me escribe y me dice 'Vamos arriba Motita, vamo arriba Uruguay’. Viniendo de él, me llena de orgullo”.

Con Jadson Viera

"Me tocó mucho como persona y convivir con Jadson Viera fue muy importante para mí. Crecimos juntos en la casita de Danubio, sufriendo mucho juntos, él haciendo de padre nuestro porque ya estaba grande, ya era alto, ya era el viejo (risas). Para nosotros era Jadson, con el tiempo se consiguió una linda familia. Su suegro es otro fenómeno al que aprovecho a saludar, porque nos enseñó y nos dio tanto, me gustaría volver a encontrarlos".

Con Hamsik

"Además de ser el hermano de mi señora, es un gran jugador. Este año, por lesiones no pudo dar el máximo. Creo que tiene que cambiar de aire porque lleva muchos años en Napoli. Es una persona muy particular, porque es muy callado pero muy buena gente, lo considero un amigo".

Con el Papa

“Resulta que cuando entramos el presidente (de Parma) le estaba entregando los regalos y yo estaba tapado. En eso giro y el Papa me ve de costado. Lo escuché que le dice al presidente ‘no, no, muchas gracias’. Y me encara y me dice ‘¿usted no me ofrece el mate?’. Pah, quedé helado. “Lo preparé y todo, pero estaba medio lavadito, pero se lo tomó igual, un fenómeno. ¿Qué le dije? Lo que me surgió espontáneamente en ese momento: ‘Usted sí que sabe tomar el mate, no dejó agua abajo como varios argentinos'".


Fuente: Jorge Señorans, enviado a Sete Lagoas, Brasil

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios