Las historias de... Martín Cáceres

El defensa de la selección compartió años de su vida en el galáctico vestuario de Barcelona y comentó que con Messi comía asados; considera que Eto’o es complicado y compartió ronda de mate con Cannavaro

Los jugadores de la selección nacional tienen la particularidad de recorrer el mundo y compartir vestuario con las principales estrellas del fútbol mundial. Ahí, en el recinto sagrado, surgen historias, anécdotas que muchas veces quedan escondidas. Estas son algunas de las historias que Martín Cáceres reveló a El Observador.

Con el mate

El mate lo llevé a Italia y tomé con los argentinos. Felipe Melo era otro que se prendía pero tomaba poco, después lo probaron Cannavaro y Grosso una vez, pero tienen la intriga. Fui compañero de Eto’o, era complicado por su forma de vivir, por su carácter un poco duro; por eso no se quedó en Barcelona. Yo no era gran amigo de Samuel pero hablaba y me llevaba bien.

Asados con Messi

En la ciudad deportiva me cambiaba al lado de Dani Alves y Lio Messi con quienes hice amistad por ser sudamericanos. En el Camp Nou cada uno tenía su lugar asignado y me tocaba al lado de Silvinho y Puyol. Existe un gran profesionalismo en todo sentido, a la hora de hablar, en la vestimenta, para viajar por ejemplo hay que ir de traje. A Lio Messi y Silvinho los tenía de vecinos y salía asado con Dani, con Lio que se ponía las manos para hacerlo porque yo no hacía nada.

Con Del Piero

En la Juventus me cambió el idioma pero el tano no es difícil y lo aprendí en el día a día. Es un club grande. Los tanos son más fanáticos entonces se me complicaba para salir a comer. Tenía pocos lugares. Hablaba mucho con Trezeguet, a Camoranessi lo tenía a tres minutos de casa y pasaba todo el día con él. Cannavaro habla español, se defiende el monstruo. Es buena persona. Del Piero es otro, es un loco sencillo y humilde.


Fuente: Jorge Señorans, enviado a Sete Lagoas, Brasil

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios