Las historias de... Diego Forlán

El delantero de la selección compartió años de su vida con la mega estrella David Beckham, jugó al tenis con Van Nistelrooy y tiene una particular rutina a la hora de alimentarse

Los jugadores de la selección nacional tienen la particularidad de recorrer el mundo y compartir vestuario con las principales estrellas del fútbol mundial. Ahí, en el recinto sagrado, surgen historias, anécdotas que muchas veces quedan escondidas. Estas son algunas de las historias que Diego Forlán reveló a El Observador.

 

Con David Beckham

Buen pibe, humilde, pero con Beckham era imposible. Lugar donde íbamos esperábamos a que saliera él para irnos nosotros después sin que nadie te molestara porque se enloquecían todos con David. Tiene asesores, se viste bien todos los días. En el vestuario es normal, muy buen pibe, sabés que es una estrella, obviamente. Una vez salimos de una fiesta del club y nos fuimos a un Pizza Hut y fue imposible, lo vieron y ¡se armó un revuelo!

 

Con la fama

Ahora para salir tenés que elegir el momento más que el lugar, porque podés ir a todos lados, pero lo que vayas a hacer o ver en ese momento probablemente no lo vas a hacer tranquilamente. Por eso tenés que ver bien porque de lo contrario lo mejor es quedarte en tu casa. Después de tanto tiempo aprendés a convivir con eso. Por ejemplos los días feriados o fines de semana es imposible ir al cine. Fijate que la otra vez fui a Punta del Este y a la playa no pude bajar. Entonces, para ver si podía bajar fui como a las 8 de la noche, pero era un domingo, estaba lleno de gente, y no pude disfrutar con los amigos. Y me volví a casa. Es como todo. Nosotros somos personas que estamos en una vidriera y la gente quiere saber y ver.

 

Con Van Nistelrooy

Un día en Estados Unidos, en el centro de Nike en Fort Lauderdale, estábamos en la zona de tenis y había dos dirigentes de Manchester peloteando entonces uno me llama: ‘Diego, vení a jugar’. Les dije que no, que estaba de zapatos, dale, dale, me insistieron. Entonces fui con Van Nistelrooy y me tocó un zurdo de compañero y se me complica con otro zurdo. Entonces el plantel se armó alrededor de la cancha para mirar, los dos estábamos con botines y sacaba yo y Ruud tuvo una cantidad de quiebres, pero terminé ganando al game.

 

La dieta

A la mañana como bastante porque es le primera comida, luego viene el entrenamiento y es una alimentación muy importante. Omelette de clara con jamón y queso, a veces como sándwich. Tostadas, cereal, yogurth descremado o leche descremada y algún jugo y un poco de frutas. A veces no lo hago todo completo. Al mediodía un poco de pasta y luego variado, carne, pollo, pescado. Soy de levantarme temprano y trato de hacer todas las comidas del día. La cena es un poco más suave. Carne, pollo, con ensalada, sopa cuando hace frío, puré, verduras al horno. Y si salgo a cenar lo que más te gusta pero más suave. Si al otro día hay partido o entrenamiento exigente comés pasta a la noche. Hay cosas fritas que no las hacés seguido, sino una vez cada tanto”, reveló en el canal oficial de la FIFA.

 

Por qué no fue Indonesia

Me molestó y no me parecía justo que tuviera que ir a ese partido. Sé como se dieron las cosas, hablé con el Maestro, le conté como fue la situación y él me entendió. Como adulto que soy me atengo a las consecuencias tanto sean buenas o malas. Uno siempre respeta todo y se maneja de la misma manera y honestamente. Me molestó y no me pareció justo, que tuviera que ir a ese partido, cuando ese partido lo había conseguido mi hermano y había hecho todo lo posible para que Uruguay jugara. Al final no se dio y después al mes y medio se terminó jugando. No me pareció justo. En China hablé con los compañeros y entendieron perfectamente. Se dio así y me dijeron que les parecía justo por cómo se dio la situación.

 


Fuente: Jorge Señorans, enviado a Sete Lagoas, Brasil

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios