Las dos caras de Peñarol

El equipo de Da Silva sufre para anotar pero es el menos goleado del torneo con Juventud

Peñarol sigue su lucha por la búsqueda incesante del gol, algo fundamental para cualquier equipo y mucho más para un grande que hizo un gasto muy importante para la actual temporada. El club muestra dos caras totalmente opuestas, ya que ofensivamente no logra convertir y es el conjunto que menos goles ha convertido en el campeonato, mientras que en defensa, junto a Juventud de Las Piedras, es el que menos recibió.

El Polilla probó prácticamente con todo lo que tenía de mitad de cancha hacia arriba con el mismo resultado en la enorme mayoría de los partidos: cero gol.

En el debut (0-0 ante Liverpool) jugó con Hernán Novick y Luis Urruti como volantes por afuera, en tanto que en ofensiva los titulares fueron el paraguayo Gabriel Ávalos y Junior Arias. En el transcurso del encuentro, a Urruti lo sustituyó Nicolás Albarracín, en tanto que Diego Rossi lo hizo por el punta guaraní.

Posteriormente, en el único de los seis encuentros en el que hizo goles, ante Fénix, colocó a Nicolás Dibble –quien se había perdido el debut del torneo por encontrarse suspendido- y a Hernán Novick como mediocampistas externos, en tanto que en ofensiva, ordenó el debut oficial de Gastón Rodríguez quien acompañó a Arias. Miguel Murillo ingresó por Arias y convirtió el segundo ante los albivioletas tras una gran habilitación de Novick en un tiro libre al borde del área.

Para el tercer compromiso (0-1 contra Wanderers), Da Silva dejó a los mismos cuatro participantes ofensivos, es decir, Dibble y Novick volanteando y Arias y Gastón Rodríguez arriba. Esa vez, el colombiano Murillo entró nuevamente por Arias, pero a diferencia del partido anterior, no pudo desnivelar.

Se venía Boston River y Peñarol quería salir de un atolladero en el que estaba metido en la tabla de posiciones. Por tercer encuentro consecutivo, Da Silva apostó a la misma fórmula: Dibble, Hernán Novick, Arias y Gastón Rodríguez. Al ver que no se lograba anotar un gol ante Boston River, probó con tres cambios ofensivos en el segundo tiempo: Albarracín por Novick, Murillo por Gastón y Ávalos por Arias. Resultado: 0-0.

Los nervios seguían en aumento ante la falta de gol y se venía Juventud de Las Piedras. El Polilla cambió el dibujo táctico y jugó sin volantes externos, con Dibble jugando prácticamente de enlace y con Arias y Murillo arriba. Desde los 17 minutos y merced a un error defensivo se perdía 1-0 y en el complemento, Da Silva le dio ingreso a Hernán Novick por Mathías Rodríguez, entrando también Gastón Rodríguez por Murillo y le dio 8 minutos al debut de Juan Martín Boselli por Dibble. Nada funcionó y Peñarol perdió bien 1-0.

En el último partido, el técnico aurinegro trató de mantener la compostura más allá de que los resultados seguían sin ayudar. Se fueron un par de días antes del encuentro ante Plaza Colonia a Conchillas para desenchufarse un poco de la rutina de Los Aromos, pero ni aún así y ni con un penal a favor se pudo conseguir anotar un gol.

Dibble volvió a jugar de enganche, mientras que en ofensiva esta vez fueron titulares Gastón Rodríguez y Murillo, por lo que Arias fue suplente por primera vez en el campeonato. Otra vez Da Silva apeló a las variantes ofensivas, por lo que de entrada en el segundo tiempo entró Arias por Nahitan Nandez, y luego lo hicieron Novick por Dibble y Ávalos por Murillo.

El Polilla utilizó toda su munición gruesa, los nuevos y los que estaban en el plantel, pero el equipo no logró convertir goles en cinco de los seis encuentros disputados, algo negativamente histórico para el club ya que como publicó Referí, nunca había acontecido esto en todo el profesionalismo, y eso que se publicó cuando se había disputado un partido menos.

En defensa va bien

Como contrapartida, Peñarol es, junto a Juventud de Las Piedras, el equipo menos goleado del campeonato, ya que solo le convirtieron dos goles.

Da Silva allí también utilizó prácticamente a todo lo que tiene para formar la línea de cuatro del fondo y también en algunos compromisos le dio cabida a una variante táctica con Nandez como lateral derecho.

En estos seis encuentros, en la línea de cuatro y sin contar al volante recientemente nombrado, jugaron ocho futbolistas: Andrés Rodales, Maximiliano Perg, Bressan, Maximiliano Olivera, Mathías Rodríguez, Yefferson Quintana, Alex Silva y Carlos Valdez.

La simbiosis del fondo se mostró mejor que los hombres de ofensiva y le ha dado réditos al conjunto aurinegro que, de todas maneras, si no convierte goles, va a seguir pecando y bajando en la tabla de posiciones, más allá de que está a seis unidades de la punta, algo que aún no parece tan lejano.


Populares de la sección