"Las diferencias físicas son imposibles"

El DT de Los Teros analizó la derrota ante Australia y se quedó con un saldo positivo aunque reconoció que el equipo tuvo un retroceso con respecto al debut por la forma en que concedió algunos tries
Qué sensación le dejó el partido?

Ambigua. Por un lado veía que se podía jugar, que los chiquilines trataron de ser más ofensivos, en la búsqueda del try. Y eso es muy bueno. Por otro lado me dejó una sensación rara de que nos meten algunos tries que tienen cero construcción del otro lado. Que nos marquen puntos no me preocupa, posiblemente sea un Mundial donde se marquen mucho puntos. Pero cuando hay tries que tienen cero construcción o falta de sistema considero que es en donde tenemos que trabajar.

¿Se avanzó o se retrocedió respecto al debut?
En el partido pasado el rival tuvo que hacer mucho más trabajo para hacer los tries. En este partido no nos marcaron tantos puntos más, pero sí más fácil. Ahí es donde hay un retroceso frente al partido pasado, pero también el rival es otro. Australia es un rival que no duda, que juega de una manera sola. Jugamos con el 2 del mundo. Posiblemente mucha gente esperaba arriba de 100 puntos, esperaban un partido de Uruguay en el que pudiéramos mostrar mucho menos. No se concretó en los puntos, pero hay que seguir trabajando. El déficit físico se acentúa con los tamaños, y encima jugamos contra un equipo fresco porque habían hecho 14 cambios. A nosotros nos costó mucho recuperarnos del partido de Gales. Hoy creo que hubo más diferencia física con Gales, en tamaño son muy impresionantes para lo que estamos acostumbrados. Ahora viene Fiyi que es dificilísimo, hay que buscarle la vuelta para poder marcar más puntos y tratar de imponer nuestro juego de forwards. Nos vamos a encontrar con un pack muy grande, tanto como el de Australia. Los chicos se van a tener que preparar para una batalla importante.

Fue muy difícil pararlos por momentos, ¿fue virtud de ellos?
Una de las cosas que falló fue el sistema defensivo. Pero hay grandes virtudes de ellos, tuvieron dos o tres ball carriers que nos requerían tres jugadores para detenerlos. Si tenés tres para detener a uno es muy difícil. Y no es por falta de actitud, todo lo contrario. Los chiquilines pusieron el alma, pero a veces las diferencias físicas son imposibles, y tenés que ir equiparándolo con el tiempo, con los años. Los tackles errados es una cosa natural contra un rival más rápido, más fuerte y mucho más frontal, a diferencia del otro día con Gales que era más lateral y con más capacidad de recuperar. Es otra cosa, otro nivel de equipo. Si hay que sacar una conclusión del partido, no deja de ser positiva.

El line mejoró en la obtención y también se pudo evitar que ellos armaran algunos mauls.
En el primer tiempo, en el line tuvimos 100% de obtención, Germán (Kessler) estuvo exacto en la tirada y los anuncios fueron muy buenos. Eso fue un acierto. En el segundo perdimos todos los lines. Es un retroceso. El scrum lo vi con más oportunidades en el primer tiempo que en el segundo. Hubo momentos que no jugamos el scrum, era penal o se derribaba. Quizás es un tema físico. Hay que trabajarlo. Son armas que usamos durante mucho tiempo y hoy no las tenemos. Lo único que hay que hacer es empezar de vuelta. No es un tema solo técnico, hay que trabajarlo con tiempo. No es una presión que tengamos que meternos ahora. Cuando pudieron armar el maul fueron imposibles de parar. Pero estuvo bien la alternativa de no jugarles el maul, logramos un manejo mejor de esas situaciones.

¿Lo deja tranquilo que el equipo haya buscado tries en lugar de patear?
Lo que me conforma de que el equipo quiso probar es que la semana que viene tendremos la obligación y la ambición de ir a buscar puntos. Todo el mundo espera un partido más parejo con Fiyi. Los que estamos mirando el potencial de Fiyi, sabemos que está jugando a un nivel abismal, y ha sacado buenos resultados con Inglaterra y Australia. Pero tenemos que ser más protagonistas. El try va a ser una opción. Una de las maneras es un line y un maul. Hoy obtuvimos, fuimos, tratamos de meternos, nos caímos, tuvimos errores pero se logró la construcción de lo más difícil de ir obtener a cinco metros. Les va a dar mucha confianza, para que los chicos visualicen que sí pueden y lo logren. Sería la frutilla de la torta.

¿El respeto que se está generando este equipo es una buena carta de presentación en el mundo?
Quizás muchos conocedores del rugby esperaban resultados más abultados con Gales y Australia, y otro tipo de rugby, más avaro, sin proponer, sin mostrarse ni se protagonistas. Esto es una carta de presentación. Sobre todo hemos tenido un reconocimiento de parte de World, Mark Egan (gerente de desarrollo) estuvo toda esta semana siguiéndonos. Si los evaluadores del rugby mundial nos evalúan correctamente creo que es una buena carta de presentación. Quizás a los ojos de alguien un 65-3 le llama la atención. Pero los que sabemos de rugby, a los que nos ha tocado jugar sabemos que siempre perdimos por 80 o 90 puntos contra los top.

Acerca del autor