Las claves de un nuevo escándalo en el fútbol uruguayo

La fijación de Liverpool-Peñarol está rodeada de cambios reglamentarios y varias suspicacias políticas en la recta final del torneo

El inicio
La fijación del partido de Liverpool y Peñarol desató una nueva tormenta política en el fútbol uruguayo. El club negriazul puso el grito en el cielo luego que la Mesa Ejecutiva se negara a fijarle el Estadio Viera (cancha de Wanderers), de manera de no darle ventaja deportiva a los carboneros, que son locales en el principal escenario deportivo durante todo el año. Liverpool  no puede fijar Belvedere ante los grandes por motivos de seguridad.

La fijación
Luego que Liverpool manifestara esa intención, la Mesa Ejecutiva se negó y fijó el Centenario, apelando la resolución 592/13, que indica que cuando un club no puede ser local en su escenario se debe recurrir a un “escenario AUF” (Estadios Centenario o Charrúa). Todos votaron la fijación del Centenario, aunque a favor de restituir la resolución 592/13 lo hicieron Juan Ceretta (representante de Racing, Daniel Barceló (Cerro), Rafael Fernández (Peñarol) y Fernando Costa (Danubio), y en contra Raúl Giuria (Nacional).

El doble criterio
La molestia de Liverpool se basa en que, cuatro fechas antes, cuando enfrento a Nacional, se le permitió fijar el Franzini, y ahora, en el cierre del campeonato, se le impide hacer lo mismo.

El cambio
Según reveló el integrante de la Mesa Ejecutiva Raúl Giuria, para justificar el cambio de postura la Mesa Ejecutiva realizó una modificación reglamentaria: restituyó la resolución 592/13, que había sido derogada antes del partido ante Nacional, lo que posibilitó que Liverpool pudiera llevar a Nacional al Franzini.

La desprolijidad
El doble cambio reglamentario en la recta final del torneo genera suspicacias en el ambiente futbolístico, por los puntos que se detallan a continuación.

A quién perjudica
Perjudica a Liverpool, que pretendía sacar del Centenario a Peñarol, que juega todo el año allí. E indirectamente también a Wanderers, rival de Peñarol en la lucha por el Clausura, que por eso había ofrecido su cancha. A su vez, Nacional se queja porque entiende que la situación lo perjudicó: mientras los tricolores tuvieron que salir del Centenario para enfrentar a Liverpool, Peñarol no tuvo que hacerlo.

A quién beneficia
A Peñarol, que no sale del Estadio. Pero también a Racing y Cerro, que luchan con Liverpool en la tabla del descenso.

La conexión política
Barceló y Ceretta son miembros de la Mesa Ejecutiva, pero provienen de Cerro y Racing respectivamente. Junto a Fernández (Peñarol) votaron a favor del cambio reglamentario. Para hacerlo se mantuvieron en lo que pensaban en un principio: en su momento, como delegados de Cerro y Racing, Ceretta y Barceló habían firmado una carta para impedirle a Liverpool cambiar de escenario ante Nacional. Sin embargo, también es cierto que con su postura del lunes votaron un cambio reglamentario con nombre y apellido, que perjudica al rival directio de sus clubes de origen.

Las consecuencias
El presidente de Liverpool José Luis Palma anunció que si se confirmaba la fijación del Centenario retiraría la confianza a la Mesa Ejecutiva, lanzando otra crisis política en el fútbol uruguayo. Además, Liverpool respondió fijando altísimos precios para el partido.


Populares de la sección

Comentarios