Las claves de la compleja batalla jurídica entre jugadores y Tenfield

El conflicto entre los jugadores, Tenfield y la AUF rápidamente derivó hacia los derechos de imagen. De hecho, es lo único de toda la negociación de los derechos comerciales que no está cerrado, y es la herramienta que los referentes de la selección pueden hacer fuerza en este inédito tira y afloje, donde han marcado una radical postura en contra del poder de Tenfield en el fútbol uruguayo.

Los jugadores anunciaron que no cederán sus derechos ni a la AUF ni a Tenfield, y la empresa de Casal aseguró que lo han hecho en varias oportunidades en los últimos años. ¿Cuál es la verdad?

Los jugadores han dicho más de una vez que nunca cedieron sus derechos a Tenfield explícitamente, y que se necesita una autorización expresa para utilizarlos, ya que es un derecho inalienable y personal.

Desde 1998 y hasta 2003, la AUF de Eugenio Figueredo cedió esos derechos a Tenfield de forma ilegítima, sin consultar a los jugadores.

¿Qué cedió la Mutual?

A partir de ese momento es que la situación empieza a complejizarse. Desde que el Ejecutivo de José Luis Corbo dejó de vender lo que no le correspondía a la AUF, Tenfield empezó a negociar con la Mutual la cesión de esos derechos.

¿Qué es lo que negocia Tenfield con la Mutual? "Los derechos de imagen de todos sus asociados", según establece el contrato entre ambos y según ratificó el jueves el secretario de, la gremial, Fabián Pumar, en entrevista con Sport 890. El actual acuerdo es válido hasta 2019, y es la herramienta que tiene Tenfield para asegurar que tiene los derechos de imagen de los jugadores de la selección. "Es un problema entre la Mutual y los jugadores", dijo a Referí una fuente de la empresa.

¿Como negocian los derechos?

En el fútbol local la situación es clara: los clubes ceden, dentro del paquete de derechos de TV del fútbol uruguayo que se vienen extendiendo desde 1998, sus derechos de imagen para ser explotados comercialmente por la empresa de Casal, que así tiene derecho de usar las camisetas, los escudos en publicidades propias, o hacer acuerdos para la venta de equipamiento deportivo.

Lo que le falta a eso son los derechos de imagen de los jugadores. Para eso, Tenfield tiene un acuerdo con la Mutual, que se refrenda año a año. La Mutual recorre cada club recabando las firmas de todos los jugadores del fútbol local, y además lo refrenda en una asamblea a fin de año. Los fondos de ese acuerdo, y el 1% del sueldo de sus asociados, es lo que le permite mantenerse al gremio de futbolistas.

Según supo Referí en base a fuentes de la AUF, solo un jugador del fútbol uruguayo se negó a ceder sus derechos de imagen a la Mutual y por ende a Tenfield: fue Diego Forlán, que cuando llegó a Peñarol hizo un acuerdo particular con el club por la cesión de derechos de imagen. De hecho, el ex Balón de Oro fue uno de los primeros que, en la selección, empezó a pelear por esos derechos, sobre todo cuando su imagen explotó en el Mundial 2010 y no vio un solo peso del producto de la venta de camisetas con su nombre.

¿Qué han hecho los jugadores?

Los jugadores de selección nunca han firmado ese documento, salvo algunos que han pasado por el fútbol uruguayo y se plegaron al modelo local. Otros también lo hicieron de forma indirecta cuando aún estaban en Uruguay y eran parte de las asambleas donde se aprobaba la cesión –aunque en ese caso no firmaron nada–. De todos modos, por ahí hay un punto donde Tenfield reclamará si el tema llega a tribunales.

A favor de los jugadores hay otro punto: técnicamente los jugadores de selección no son "asociados" a la Mutual, como establece el contrato con Tenfield, ya que no tienen contrato con clubes locales y por eso no destinan el 1% de su sueldo al gemio.

"El contrato hablaba de futbolistas de selección, pero hay controversia porque habla de futbolistas asociados a laMutual. El futbolista que no tiene contrato activo a nivel local deja de ser un futbolista asociado porque no paga el 1% de su salario", dijo Pumar en Sport, y agregó. "La legitimidad de eso no es la mejor. Un derecho de imagen es personal y hay que cederlos mediante una firma y los jugadores nunca firmaron en un papel esos derechos. De los dos lados puede haber herramientas para defenderse".

Pero por otro lado, los jugadores sí han cobrado por esos derechos, al menos hasta fines de 2015. Según relató Pumar, lo hacen desde la época que Paolo Montero era capitán del equipo: en cada doble fecha de Eliminatorias, el directivo va al Complejo, les paga y les hace firmar un recibo.

Es decir: si bien los jugadores nunca firmaron ningún documento expreso para ceder esos derechos, sí firmaron recibos aceptando ese dinero, lo que complica cualquier reclamo legal que pudieran hacer sobre lo ya pasado. No está claro, desde el punto de vista legal, si puede significar un problema respecto a la cesión futura.

Ese cambio de postura de los referentes de la selección refleja el trasfondo del conflicto con Tenfield: los jugadores empezaron reclamando un aumento en el monto de derechos –según Pumar eso se remonta a 2012, bajo la capitanía de Lugano–, pero a mediados de 2015, antes de la Copa América y ya con sus asesores españoles, la postura ya fue mucho más dura. Ya este año quebraron los lazos con Tenfield y empezaron a reclamar su salida del negocio para negociar directamente con las marcas finales, además de acercar la oferta de Nike –que les garantizaba cortar con Tenfield– y acusar a la empresa de Casal de explotar ilegítimamente su imagen. Al quedar por el camino la oferta de Nike, decidieron avanzar y dejar claro que no negociarían con Tenfield.

En este momento, la Mutual está en el medio de las dos aguas. Por un lado, tiene un documento firmado con Tenfield por el cual cede derechos hasta 2019, pero por otro no tienen ningún documento firmado con los jugadores, y así y todo, les han pagado por ese concepto. Y encima, hay una lucha interna en el gremio, entre los cercanos a Tenfield y los cercanos a los jugadores.

Con todo este panorama, es casi una certeza que el partido terminará en la Justicia.

Las claves

Los derechos individuales
El derecho de imagen es personal y tiene que haber una cesión explícita. Los jugadores nunca firmaron una cesión a Tenfield.

El cobro y lo que significa

Los jugadores sí cobraron por esos derechos, lo que complica cualquier reclamo que hicieran para atrás. Según Tenfield, eso descarta la idea de que los derechos se explotaran de forma "ilegítima".

El contrato de tenfield y el problema con la mutual

La Mutual cedió los derechos de imagen de los jugadores de Tenfield a la selección, cobró por ellos y se los traspasó a los jugadores. Ese contrato está vigente hasta 2019, pero desde el momento que los jugadores reclaman que nunca cedieron ese derecho, se genera un complejo problema que seguramente termine en la Justicia.

Acerca del autor