Las claves del caso Darío Rodríguez

El jugador será notificado el viernes sobre un positivo en un control de dopaje y le retirarán la ficha médica; está expuesto a recibir una sanción y a los 38 años parece escribir el peor final de su carrera.

De pronto, todo se transformó en la vida de Darío Rodríguez. Aquella tarde del 5 de mayo, en la que el zaguero integró el banco de suplentes de Peñarol en el partido ante Nacional por el Clausura más como un elemento de motivación para sus compañeros que por su aporte futbolístico –porque se recuperaba de un desgarro y no podía jugar–, desembocó en la peor noticia deportiva de su carrera, porque un control de dopaje cambiaría su destino.

El futbolista fue notificado que dio positivo en un control de dopaje, al que fue sometido en el clásico de mayo, en tanto la Asociación Uruguaya de Fútbol fue informada que el próximo viernes Darío deberá presentarse ante la Organización Nacional Antidopaje de Uruguay (ONAU) para ser notificado de los resultados del control, le retirarán la ficha médica y será sancionado. La misma dependerá de las evaluaciones que realice el Comité de Disciplina de la ONAU, que desde el 15 de diciembre se encarga del dopaje en Uruguay, que puede extenderse hasta dos años.

El viernes, el futbolista de Peñarol podrá informar a la ONAU su deseo de abrir la segunda muestra. En ese caso tendrá que pagar la apertura de la muestra B y viajar él o alguno de sus representantes a Madrid, al laboratorio con el que trabaja Uruguay.

Según pudo saber El Observador, la sustancia prohibida que encontraron en la orina del jugador fue corticoides –no es ninguna droga social– y que la misma era utilizada en la recuperación de la lesión muscular que le impedía jugar.

El detalle, informaron, es que en la documentación que acompaña el control de dopaje, ni el jugador ni el médico declararon la utilización de esa sustancia prohibida. Si lo hubieran realizado, la situación del defensa por estos días sería diferente debido a que podría evitar la sanción. Vista la situación en la que se encuentra, es inevitable que el jugador sea suspendido. El Comité de disciplina determinará por cuánto tiempo.

El médico de Peñarol, Alfredo Rienzi, no respondió a los llamados de El Observador. El jugador tampoco y el único que se expresó en representación del futbolista y del club sobre el tema fue el delegado Jorge Barrera, quien manifestó a El Observador: “Darío no va a hablar hasta que no se conozca el resultado definitivo”. Y agregó: “A Darío le llegó una notificación que dice que en un análisis de dopaje se encontró una sustancia no permitida. Y que esto se va a comunicar a las autoridades respectivas. Hasta el momento ni el club ni la AUF tienen notificación. Hasta la hora 18 (de ayer) él no tiene ninguna citación para el viernes”. Además, agregó: “Como club vamos a esperar el resultado definitivo porque es clave. Ratificamos quien es Darío, su profesionalismo, que siempre cumplió con los protocolos de actuación médica, que jamás utilizaría ningún recurso extra medicinal para lograr ventajas deportivas. Que el análisis fue en un partido en el que no iba a jugar”.

De todas formas, el futbolista está expuesto a recibir una sanción y a los 38 años parece escribir el peor final de su carrera.

El caso Forlán
Un neutral de la Asociación Uruguaya de Fútbol explicó a El Observador que en 2011 el futbolista Diego Forlán estuvo en una situación similar a la de Darío Rodríguez, pero los médicos de la selección cumplieron los requisitos cuando se tomaron las muestras de orina. En el formulario adjunto a las muestras dejaron constancia de que el jugador estaba en tratamiento con una sustancia que se detectó en el control antidopaje. Debido a ello, el jugador no fue sancionado.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios