Las cifras del insólito fútbol uruguayo

Desde 2007 la venta de entradas viene en picada; en la temporada pasada varios equipos fueron a pérdida con las recaudaciones. El 71% de la recaudación bruta del torneo Clausura fue destinado a gastos de montar el espectáculo

Cuando la mayor parte de los partidos brindan déficit y no se recauda dinero ni para salvar los gastos. Cuando hay clubes que tienen reclamos por más de 400 mil dólares. Cuando muchos no tienen ingresos porque no forman jugadores ni tienen la cantidad de socios para solucionar el tema pero así y todo cuentan con soluciones mágicas para pagar. Cuando no hay más ideas que esperar que la selección los salve económicamente. Cuando se golpea siempre la misma puerta para pedir dinero a cambio de otorgar derechos de televisión. Cuando todo eso sucede es lógico que se tenga la preocupación por saber quien abonará la multa que le aplicaron a Luis Suárez como ocurrió e informó El Observador la pasada semana.

Se avecina una nueva temporada del fútbol uruguayo y los viejos vicios del pasado se mantienen intactos.

Parece mentira pero esta historia, no por vieja, deja de ser conocida. De pronto puede cobrar más fuerza en año de elecciones pero no hay inicio de temporada donde no suene la misma música: dirigentes quejándose por falta de dinero y cambios que nunca se instrumentan.

Y este año no podía ser la excepción. Antes del Mundial muchos se quejaron de los gastos  de la selección. Algunos presidentes hablaron de “selección rica y clubes pobres”. Además le pasaron la factura al expresidente de la AUF, Sebastián Bauzá, por el acuerdo por los premios con los jugadores. El plantel se lleva el 50% de lo producido en torneos importantes. Entonces, cuando llega el reparto del dinero de los beneficios de la celeste, se encuentran con una suma que no colma sus expectativas. Nadie toma en cuenta que en ninguna parte del mundo la selección soluciona los problemas del fútbol doméstico.

Cae la venta.
En las últimas horas se sumó una nueva preocupación: la merma en la venta de entradas en el campeonato uruguayo. En una de las últimas asambleas de clubes la Mesa Ejecutiva presentó los números e informó sobre la caída en la venta de boletos. Un tema que preocupa, pero que no es nuevo, sino una tendencia que viene de largo y que se profundiza.

Los dirigentes hablaron en más de una oportunidad de buscar soluciones a la merma en la venta. Dijeron de montar espectáculos alternativos, de darle otra cosa a los aficionados. Pero no se ponen en el lugar de la gente que tiene que concurrir a una cancha donde le ofrecen tribunas donde no se ve bien, entradas muchas veces caras y baños donde no se puede entrar. Entonces la comodidad paga: se queda en la casa.

Lo cierto es que en el último torneo se produjo una merma en la venta de boletos. Es la más baja desde la temporada 2007/2008 a la fecha.

El hecho es que los gastos superan a las ganancias y ahí es donde se produce el desfasaje. Los dirigentes tratan por todos los medios de abaratar los costos del montaje de los espectáculos pero no lo pueden lograr.

El principal gasto, de acuerdo al informe oficial de la Asociación Uruguaya de Fútbol al que accedió El Observador, es el referido a la seguridad. La Policía se llevó una cuota importante de los ingresos por brindar servicio.

La dura realidad
Pero el análisis de los números de los torneos arroja datos asombrosos y que llaman a hacer un acto de realismo.

El informe oficial de la AUF dice que en el torneo Clausura se vendieron un total de 310.851 entradas. Por tal concepto, la recaudación bruta fue de 39.469.590,00.

Las deducciones, es decir los gastos que se generaron por poner los partidos en cancha, fueron de $ 27.951.829,76. En consecuencia, las ganancias totales que le quedaron a los clubes fueron de $ 11.517.760,24.

Qué indica esto: que el promedio general de todo el Clausura arroja que un 71% de la recaudación bruta es destinada a gastos de montar el espectáculo y los clubes solo tuvieron una ganancia del 29%. En consecuencia es un torneo a perdida porque al margen de partidos puntuales, en la mayoría, con la venta de entradas, no se salvan los gastos.

A modo de ejemplo, a Cerro le quedaron por los dos torneos (Apertura y Clausura) $ 371.953 que pasados a dólares son 16.300. No cubrió ni un mes de salarios del plantel.

Y todo esto va formando la cadena. Los clubes no venden entradas. Tienen escasos socios que, como la mayoría no tiene mucho para ofrecerles a nivel social, el escaso beneficio que se les brinda es entrar gratis cuando son locales. Eso va en detrimento de las recaudaciones.

Algunos ni siquiera trabajan en formativas de la manera adecuada y por ende no tienen ingresos por transferencias.

Contratan jugadores por arriba del dinero que les corresponde por derechos de televisión muchas veces vendidos bajo la necesidad de tener que cubrir deudas.

¿De qué viven? Prendiendo velas para que no llueva cuando juegan contra los grandes. De mecenas o gerenciamientos. De la ilusión que la selección los salve y de pedir dinero prestado a la empresa que tiene los derechos de TV (como expresó el propio Freddy Varela presidente de El Tanque Sisley) para poder saldar los reclamos y poner en rodaje la maquinaria.

Pero no es todo. En 2015 los clubes deben tener las licencias profesionales que pidió como obligatorias la FIFA.  “Muchos se van a encontrar con que clasifican a la Libertadores y si no tienen la licencia no van a poder jugar”, reveló un dirigente. La AUF se debe adecuar a las normas que exige la FIFA pero nadie se preocupa del tema.

Bajo estas perspectivas en pocos días se desarrollará un nuevo acto eleccionario en la Asociación. Mientras tanto los clubes se reúnen entre ellos y cada uno tira agua para su molino. Jugar es la única consigna. Después habrá tiempo para saldar los problemas que ello genera.

Venta de entradas por temporada

2007/2008    845.256
2008/2009    760.605
2009/2010    1.031.192
2010/2011    874.899
2011/2012    723.178
2012/2013    916.146
2013/2014    704.071


Fuente: Jorge Señorans pampajs@hotmail.com

Populares de la sección

Comentarios