La viola cerró el arco: 413 minutos sin goles

Defensor pelea por el campeonato basado en un gran trabajo defensivo y con su golero Campaña invicto.

Dice el mito popular  que los equipos se arman de atrás para adelante.

Que los campeonatos se ganan con grandes goleros y defensas que colaboran para mantener el cero en el arco.

Si lo sabran los equipos grandes que cimentaron muchos de sus triunfos internacionales bajo esa estructura. Otro tanto ocurrió con la selección uruguaya, cuna de grandes defensas.

Y en el fútbol uruguayo es muy difícil que los entrenadores piensen de otra manera.

Oscar Tabárez es un claro ejemplo. Primero trabaja en limitar al rival y luego en analizar las virtudes de su equipo para vulnerar.

Salvo Juan Ramón Carrasco, que brinda especial atención al esquema ofensivo, el resto de los conductores se inclina por seguir las enseñanzas de sus antecesores.

Defensor Sporting parece estar dispuesto a recorrer el mismo camino.

Superados una serie de problemas por lesiones que pusieron en apuros a la última zona, el equipo se consolidó defensivamente. Y como arriba tiene jugadores de calidad que pueden desnivelar en cualquier momento, se trepó a la pelea por el campeonato.

La realidad marca que los conducidos por Tabaré Silva acumulan 413 minutos sin recibir goles.

 La última vez que le marcaron fue en el partido contra Progreso por la cuarta fecha del torneo Clausura. Martín Campaña está invicto desde que ocupa el arco violeta.

Antes de que ello ocurriera debió correr agua bajo el puente.

El campeonato lo inició con Jonathan Irrazábal en el arco. El golero titular de la viola no transmitió seguridad en algunos partidos.

De cara al inicio del Clausura el entrenador no pudo contar con Ignacio Risso debido a que una lesión lo sacó del equipo.

Silva debió buscar en las formativas y se encontró con Matías Malvino que le terminó brindando una gran mano.

En el lateral izquierdo pasaron Robert Herrera, que es el habitual titular, pasó Juan Martín Fernández y ahora es el turno de Gastón Silva.

De los tres jugadores citados, dos son zagueros centrales y debieron ser improvisados para cubrir el lateral.

Esto marca la ductilidad de los hombres que tiene la viola en la defensa. Robert Herrera, Gastón Silva y Ramón Arias, pueden jugar tanto de zaguero como de lateral. Esto es una ventaja para el cuerpo técnico que tiene varias opciones.

En el viaje se lesionó Irrazábal y se debió recurrir al suplente Martín Campaña. Un hombre con la experiencia de haber atajado en Primera y hasta en los Juegos Olímpicos.

Campaña respondió de tal manera que ahora se genera la duda. Es que, producto de su rendimiento, al técnico se le hace muy difícil hacer retornar a Irrazábal.

Desde que el ex uno de Cerro Largo custodia la valla violeta, el club no recibió goles.

El domingo ante Danubio en Jardines del Hipódromo volvió a tener destacada actuación salvando no menos de cuatro goles.

La viola está en la pelea otra vez. Lo hace basado en un gran trabajo defensivo que le permitió poner candado a su arco que acumula 413 minutos sin recibir goles.


Populares de la sección

Comentarios