La última locura de Bielsa

Otra vez, Marcelo Bielsa se fue de forma inesperada de un equipo; ahora renunció a Marsella apenas en la primera fecha
Un presidente "aturdido", un plantel "decepcionado" y una afición en estado de 'shock'. La renuncia sorpresa del argentino Marcelo Bielsa hundió al Marsella en una oscura crisis, y ratificó la personalidad del "Loco" como impredecible al extremo, capaz de generar alegrías con su fútbol y asombro con sus decisiones fuera de la cancha.

Desde el inicio de su carrera como entrenador, el argentino ha desarrollado tres características: Un juego espectacular, el amor de los aficionados y el desafecto con los directivos.
"Conocemos al entrenador, es capaz de todo", dijo el capitán del Marsella Steve Mandanda el sábado tras la sorprendente dimisión.

Dos días después de haber confirmado su continuidad y tras responder a todas las preguntas de los periodistas acerca de la derrota 1-0 ante el Caen, en la primera jornada del campeonato francés, llegó el último golpe: "Acabo de dimitir de mi puesto en el Olympique de Marsella", señaló reprochando al club haber querido cambiar los términos del contrato que estaba a punto de firmar hasta 2017 después de dos meses de negociaciones.

En la urgencia, el club decidió que el francés Franck Passi, ayudante del 'Loco', se haga cargo del equipo provisionalmente.

No fue su dimisión más precoz: en Atlas Guadalajara en 1997 el técnico rosarino dimitió al inicio de su conferencia de prensa de presentación.

Los motivos del alejamientoPara mantenerlo, el presidente, Vincent Labrune, le propuso un nuevo contrato hasta 2017 con un consecuente aumento de salario. Todos los términos estaban acordados entre las dos partes.
Parecía que la paz había llegado al Marsella. El entrenador agradeció los esfuerzos realizados por el presidentepara traer a los jugadores que había solicitado y confirmó que seguiría en el club. "Hasta ahora no hemos firmado, pero estamos de acuerdo con respecto a los detalles del contrato", dijo Bielsa a la prensa.

Pero el miércoles, el director general cambió algunos términos del contrato. Bielsa afirmó que fue esa modificación la que motivó su dimisión. "La confianza se había roto, así no puedo seguir trabajando", aseguró el entrenador, que negó que la desavenencia sea económica y que tenga contactos para entrenar otros clubes o selecciones. "Mi trabajo aquí ha terminado, vuelvo a mi país", se limitó a decir en su lacónica despedida.

"Estoy aturdido por la decisión brutal de Marcelo Bielsa", señaló Labrune en un comunicado publicado por el OM en la madrugada del sábado."Me cuesta comprender como una sencilla reunión, el miércoles, sobre los detalles técnicos del contrato, puede originar esta salida precipitada, cuando todos sus deseos se habían cumplido", añadió.

Hombre de confianza de la dueña Margarita Louis-Dreyfus, Labrune quedó expuesto al caos, y admitió que la decisión de Bielsa pone al club "en dificultades".

El domingo el club reaccionó con dureza a la dimisión del técnico: "El Olympique de Marsella tiene valores únicos y posee una historia suficientemente rica para rechazar someterse a la ley de un solo hombre". "El OM no puede en ningún caso ser prisionero de las exigencias de alguien que pone sus intereses personales por delante de los de la institución", añadió en un comunicado.

Balance agridulceBielsa deja en Marsella un balance agridulce. Su juego vistoso, la franqueza de sus planteamientos, su método devolvieron la ilusión a los aficionados, que le convirtieron en un ídolo. Los "Bielsa no se va" escritos en castellano inundaron la ciudad cuando parecía que podía abandonar el club.

Mucho más distante fue su relación con el club, que nunca pareció poner toda la confianza en el técnico, permanentemente en tensión con sus dirigentes. En el duelo, Bielsa fue ganando poder, apoyado en el aliento de la tribuna y el respeto de los jugadores, que no paraban de ensalzar el progreso que para el equipo había supuesto la llegada del "loco".

Su paso por Francia quedará marcado,también, por el buen juego que mostró el equipo, la asfixiante presión desconocida en ese país y el reconocimiento casi unánime de sus colegas.

Marsella amaneció este domingo huérfana. La aventura francesa del 'Loco' llegó a su fin de forma violenta, dejando a miles de aficionados llorando la marcha de 'San Marcelo'.

Sus otras renuncias

En 1997 en Atlas de México renunció durante la conferencia de presentación. Luego, en 1998, dirigió al Espanyol durante seis jornadas, antes de irse a la selección Argentina, a la que renunció seis años por desavenencias con su presidente, Julio Grondona. De Chile también salió de manera inesperada, por diferencias con los dirigentes, lo mismo que Athetic Bilbao, donde no le renovaron en su segunda temporada.

Populares de la sección