La travesía de Jano

El olímpico Alejandro Foglia se despide de la clase Laser con una cruzada aventurera en la que unirá Montevideo con Punta del Este

Agua, un teléfono con GPS, comida y una radio. Alejandro Foglia ya tiene preparado su bolsito para subir a su barco clase Laser y realizar una travesía con gusto a aventura: llegar a Punta del Este partiendo del puerto del Buceo.

“La aventura me gusta mucho”, explica Jano a El Observador.

“Es una despedida para cerrar el año, por lo que significaron los Juegos Olímpicos y porque me cambio de categoría”, agrega.

Octavo en Londres, Foglia ya decidió que en Río de Janeiro 2016 competirá en clase Finn.

“Ya he navegado de noche pero en barcos de fórmula, hice Buenos Aires-Florianópolis en cinco días, u Olivos-Punta del Este que es una noche, pero nunca en Laser, que es un barco chico en el que se navega solo”, afirma.

Planificada inicialmente para este miércoles, Foglia modificó, primero para hoy a la hora 17 su partida, pero finalmente quedó para mañana a la hora 18, por las condiciones climáticas.

Lo acompañará una lancha donde su padre y un par de amigos lo custodiarán para brindarle condiciones de seguridad.

“La idea es salir de tarde para que se sume la mayor cantidad de gente a la rambla y navegar por la costa, tranquilo, sin posiciones en las que tenga que forzar el cuerpo para que me permita ir tuiteando el viaje”, explica.

“Es algo desconocido para mí, no sé con qué me voy a encontrar”, afirma con ansiedad.

El recuerdo latente

“El 2012 fue el mejor año de mi carrera, sin dudas. En los torneos previos a los Juegos no me fue muy bien pero Londres tapó todo; fue como salir por la puerta grande”, dice.

“En los Juegos Panamericanos de 2011 y el Mundial de Perth del mismo año, y en el Mundial de Alemania de 2012 me había quedado afuera de los objetivos principales por muy pocos puestos. Fueron tragos amargos, pero nunca perdí la confianza”, recuerda. “Con lo de Londres (medal race y diploma olímpico) me sigo emocionando, por el resultado, cuando veo fotos o videos, cuando leo notas; fue casi perfecto y es una motivación seguir entrenando y llegar a Río con motivación de lograr algo más”, anuncia.

Ya probó el Finn

Jano volvió a Barcelona (donde reside desde fines de 2009) el 25 de setiembre. A estudiar Educación Física y a dar clases de náutica los fines de semana a un grupo de chicos entre 15 y 20 años.

En octubre y noviembre, Foglia se trasladó a Valencia para probar el barco nuevo. La experiencia resultó muy positiva.

“La empresa a la cual le voy a comprar el barco tenía un grupo de entrenamiento y fui; estuvo muy bueno”, explica. Tras una vida de sacrificios, Foglia disfruta de los momentos de éxito y del reconocimiento de todo el país.

Vida sacrificada

Hizo fletes por Europa y trabajó como entrenador de velas en Barcelona para financiar su último ciclo olímpico. Alternó entrenamiento con trabajo, sueños con ilusión y deseos con jornadas interminables de gimnasio. El triunfo de los deportes menores en Uruguay está asociada a una sola realidad: el sacrificio personal y ese amor propio que conduce a algunos pocos elegidos a protagonizar historias de entrega y pasión como la de Jano, el héroe de la delegación celeste que participó en Londres 2012.

Durante casi cuatro años de trabajo en el anonimato, de esfuerzos sin pausas, de sacrificios incalculables, de sufrimientos que marcan a fuego la personalidad y refuerzan el espíritu ganador de un atleta. Porque es a partir de eso cuando se llega arriba.

La evolución deportiva la contó el propio Foglia: “En Atenas fui 34º, en Beijing 17º y en Londres octavo. Me dediqué este año con poco presupuesto, intentando juntar dinero por donde podía para hacer lo que creía que tenía que hacer para estar al nivel de las potencias mundiales y lo logré. Armé un equipo excelente con el técnico Romero, que es de Argentina y que en China logró medalla de bronce. Además, llevamos a Londres el preparador físico, a nuestro costo. Los resultados están a la vista. Ahora solo falta que mañana el pueblo lo acompañe.


Populares de la sección

Comentarios