La traumática salida de Da Silva tras ser campeón

Pese a ganar el Uruguayo, Da Silva se fue mal en 2013
Da Silva se fue campeón, pero no se fue bien de Peñarol. Tras obtener el título ante Defensor en junio de 2013, el DT le comunicó esa semana a la directiva que no iba a seguir en el club, por el desgaste emocional que había acumulado durante esos meses.

Es que antes de ser campeón, el puesto de Da Silva había estado en duda varias veces. Incluso, tras una derrota ante Defensor Sporting la fecha antes del clásico, se mostró molesto por una visita de los directivos a Los romos, y lo hizo saber públicamente en una entrevista con El Observador tras obtener el título, en la que también reconoció que nos e sintió querido por el club.

"Ese domingo después de perder con Defensor, me reuní con el presidente, el vice, con Walter Pereyra y el gerente deportivo en la casa de Juan Pedro y hablamos del momento, de la confianza que ellos tenían de que íbamos a revertir ese momento. Pensé que era suficiente, pero Peñarol es un club en el que la directiva está dividida y todos querían tener protagonismo de hablar y de opinar contra el técnico. Muy en contra de lo que yo pienso los atendí, más que nada por respeto y por educación, pero me molestó muchísimo. Lo que por momentos fueron a buscar fue protagonismo, después se comentaba públicamente. Me pareció totalmente fuera de lugar. Fue una semana difícil", dijo Da Silva en ese entonces.

"No me parecía bien que en la semana previa al clásico tuviera que reunirme tres o cuatro días con diferentes sectores de la directiva. Estaba totalmente fuera de lugar y me fastidió, me molestó, más que nada cuando lo único que se busca es querer tener el protagonismo y beneficios políticos y yo como entrenador no puedo estar prestándome a eso. Estuve perdiendo el tiempo en una semana en la que debería haberme preocupado exclusivamente del equipo, atendiendo a algunos dirigentes que lo que me podían aportar a mí era muy poco", agregó el entrenador tras abandonar el club".

Sobre la hinchada, el DT también destinó conceptos fuertes: "El hincha de Peñarol me respetó. Tampoco me sentí querido por la hinchada de Peñarol y es normal. Te los tenés que ganar. Yo no sé si alcanza para ganarte el crédito de la hinchada porque es un club tan grande, tan rico y con tantos logros que están acostumbrados a otros logros. Pero yo creo que me van a tener un poco más de respeto del que tenía la semana previa al clásico".


Populares de la sección